Un planeta rocoso del doble del tamaño de la Tierra podría ser "un mundo oceánico" habitable

  28 Febrero 2020    Leído: 217
Un planeta rocoso del doble del tamaño de la Tierra podría ser "un mundo oceánico" habitable

El planeta K2-18b, descubierto en 2015, se encuentra a 124 años luz del nuestro. Anteriormente ya se había detectado vapor de agua en su atmósfera.

Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) ha descubierto que un exoplaneta de más del doble del tamaño de la Tierra es potencialmente habitable, según un estudio publicado esta semana en la revista The Astrophysical Journal Letters.

Se trata del K2-18b, un planeta rocoso que se encuentra fuera del sistema solar —exoplaneta— que se encuentra a 124 años luz de la Tierra. El radio y la masa del K2-18b son mayores que los de nuestro planeta y orbita su estrella dentro de la zona de habitabilidad, donde las temperaturas podrían permitir la presencia de agua líquida.

Un modelo sugiere que hay en el universo mejores planetas que la Tierra para albergar vida
Ese exoplaneta fue descubierto en 2015, y el año pasado otro grupo de investigadores informó sobre la detección de vapor de agua en su atmósfera. Sin embargo, el tamaño de esa atmósfera y las condiciones en el interior de K2-18b seguían siendo desconocidas.

Un 'mini Neptuno'
"Se ha detectado vapor de agua en las atmósferas de una serie de exoplanetas, pero, incluso si el planeta está en la zona de habitabilidad, eso no significa necesariamente que haya condiciones habitables en la superficie", dijo el doctor Nikku Madhusudhan del Instituto de Astronomía de Cambridge, quien dirigió la nueva investigación. "Para establecer las perspectivas de habitabilidad, es importante obtener una comprensión unificada de las condiciones interiores y atmosféricas en el planeta, en particular, si el agua líquida puede existir debajo de la atmósfera", explicó.

Dado el gran tamaño de K2-18b, los científicos de la Universidad de Cambridge sugieren que ese planeta es una pequeña versión de Neptuno, con una 'envoltura' de hidrógeno significativa rodeando una capa de agua a alta presión, mientras que su núcleo interno es de roca y hierro.

Según los investigadores, si la 'envoltura' de hidrógeno fuera bastante gruesa, la temperatura y la presión en la superficie del agua serían demasiado grandes para sustentar la vida. Pero en el caso de K2-18b, su 'envoltura' no es demasiado gruesa y la capa superficial de agua podría tener las condiciones adecuadas para soportar la vida.

"Mundo oceánico"
Además, se ha determinado que la atmósfera de ese exoplaneta es rica en hidrógeno con una cantidad significativa de vapor de agua. Al mismo tiempo, los niveles de otras sustancias químicas como el metano y el amoníaco son más bajos de lo esperado, aunque queda por ver si esos niveles pueden atribuirse a procesos biológicos.

Por otro lado, los autores del último estudio han descubierto que la cantidad mínima de hidrógeno en la atmósfera de K2-18b es similar a la de nuestro planeta. En particular, "una serie de escenarios permiten un mundo oceánico, con agua líquida debajo de la atmósfera a presiones y temperaturas similares a las que se encuentran en los océanos de la Tierra", señala el estudio.


Etiquetas: