Dos candidatos a la sucesión de Merkel suman fuerzas frente al aspirante rupturista

  26 Febrero 2020    Leído: 495
Dos candidatos a la sucesión de Merkel suman fuerzas frente al aspirante rupturista

La derrota de los conservadores este domingo en Hamburgo agudiza la crisis dentro del partido de la canciller alemana.

Puesta de largo en Berlín, con sorpresa incluida, de los candidatos a presidir el partido de Angela Merkel. El ministro de Sanidad y hasta el martes uno de los cuatro aspirantes a liderar la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Jens Spahn, ha renunciado a competir en solitario y se ha incorporado como número dos a la candidatura de Armin Laschet, uno de los contendientes con más posibilidades. La idea es sumar fuerzas para contrarrestar el tirón de Friedrich Merz, el candidato más derechista y, sobre todo, el más rupturista con el legado de Merkel.

La renuncia hace un par de semanas de la delfín de Merkel, Annegret Kramp-Karrenbauer, a la presidencia del partido, abrió de par en par la carrera por la sucesión en la mayor economía europea. La CDU, inmersa en una aguda crisis, celebrará el 25 de abril un congreso extraordinario en el que elegirá a su nuevo líder, que previsiblemente será el candidato a la cancillería en las elecciones generales de otoño de 2021, cuando expire el cuarto y último mandato de Merkel. Eso siempre y cuando la CSU, la hermana bávara de la CDU, dé su visto bueno al candidato.

Este martes en Berlín, tres de los aspirantes presentaron su candidatura ante la prensa, dejando claro que más allá de personalidades, la batalla se libra en torno al legado de Merkel. Dos de los candidatos —Laschet y Norbert Röttgen, que ya presentó su candidatura la semana pasada— abogan por el continuismo del centro merkeliano. Frente a ellos, Merz, un asesor de negocios adinerado de 64 años y rival histórico de la canciller, propuso “un nuevo comienzo”. “Represento el cambio, la renovación de la CDU”, defendió Merz, que promete recuperar los votantes conservadores que han migrado a la extrema derecha.

Merz cuenta con el apoyo de muchos de los que en la CDU acusan a Merkel de haber “socialdemocratizado” el partido, abriendo un hueco en el espacio político a la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). Reniegan sobre todo de la política de puertas abiertas que permitió la entrada de más de un millón de demandantes de asilo en 2015. “Si un Gobierno pierde el control de la migración en su país, no debería sorprenderse si pierde la confianza de la gente”, dijo este martes Merz.

Un posible triunfo suyo inyectaría fuertes dosis de inestabilidad en la política alemana. Su enemistad con Merkel —la canciller lo sustituyó como jefe del partido en el Parlamento en 2002 y años después, Merz abandonó la política— hace que se prevean tensiones entre la jefa del Gobierno y el del partido. Su victoria dificultaría además una posible coalición con Los Verdes, el segundo partido en intención de voto según las encuestas.

Laschet y Spahn forman un tándem heterogéneo que aspira a seducir a las distintas corrientes que conviven en el partido. Laschet, de 59 años, es el jefe de Gobierno en Renania del Norte-Westfalia, el Estado más poblado de Alemania, y ferviente defensor del legado de Merkel. Más joven (39 años) y crítico con la política de refugiados de Merkel, Spahn representa al ala más a la derecha del partido. “Tenemos que estar unidos”, pidió Spahn, quien consideró que la CDU atraviesa “la mayor crisis de su historia”. La formación, que el domingo recibió un nuevo varapalo en las elecciones regionales de Hamburgo, precisa, dijo Spahn, una candidatura capaz de tender puentes y coser las heridas en unas filas divididas.

Merz no ha querido formar parte de ningún equipo, alentado por algunas encuestas que le conceden cierta ventaja. “Hoy tenemos una carrera abierta en la CDU”, anunció ante la prensa, y explicó que representa una “dirección diferente” y que por eso ha decidido no formar parte de una candidatura integradora. Durante su presentación, criticó de soslayo la iniciativa de sus competidores, por considerar que "en la vida real" estarían "hablando de un cártel".

Merz ya compitió por la presidencia del partido cuando fue derrotado por la mínima por Kramp-Karrenbaueren el congreso de Hamburgo de 2018. Vicepresidente de la comisión de Economía de la CDU, Merz renunció en febrero a la dirección del consejo de supervisión de BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, para centrarse en la política.

elpais


Etiquetas: