Sanders busca consolidarse como favorito en Nevada

  22 Febrero 2020    Leído: 406
Sanders busca consolidarse como favorito en Nevada

Las minorías negra e hispana tendrán gran peso hoy en los caucus demócratas.

El circo electoral de las primarias demócratas llega hoy a Nevada, tercer estado en votar tras Iowa y New Hampshire, con un electorado más diverso que en las dos anteriores citas y que puede dar una idea más ajustada del momento de cada candidato. Un tercio de los votantes de Nevada son negros o hispanos, mientras que en Iowa y New Hampshire el electorado es blanco de forma mayoritaria, y las minorías son decisivas en las primarias demócratas.

Estos votantes son, en principio, el punto fuerte de Joe Biden, el candidato que fue favorito durante buena parte de la campaña electoral, pero que se ha hundido por sorpresa en los dos primeros estados. «Entramos ahora en una fase especialmente importante, porque hasta ahora no hemos escuchado al electorado más comprometido del partido demócrata –la comunidad afroamericana– y al segmento de la sociedad que más crece, la comunidad latina», dijo Biden la semana pasada en un mitin electoral.

Quizá es un recurso de Biden por mantener la esperanza, pero según una reciente encuesta de Telemundo el exvicepresidente con Barack Obama tiene el apoyo del 34% de los hispanos, mientras que el actual favorito, el izquierdista Bernie Sanders, cuenta con el 31%. Otro sondeo de otro canal de televisión en español, Univisión, otorga a Sanders el 33% y deja a Biden con el 22% del voto latino.

Bloomberg no estará
La diferencia en los números es quizá una indicación de que ese electorado sigue estando en el aire. Lo que parece más previsible es que Sanders se anotará aquí otra victoria, después de su triunfo en New Hampshire y de lo que parece un empate técnico con Pete Buttigieg en Iowa, donde todavía no se ha decidido el ganador.

Las encuestas otorgan una ventaja clara al veterano senador de Vermont respecto a Biden (29% frente a 16%, según el acumulado de RealClearPolitics), mientras un cuarteto de candidatos –Buttigieg, Elizabeth Warren, Amy Klobuchar y Tom Steyer– se pelean por el tercer puesto con entre el 10% y el 17%, en función del sondeo.

Quien no estará en Nevada es Michael Bloomberg, el gran protagonista de las primarias tras ascender en las encuestas y convertirse en objetivo de todos los ataques en el debate del pasado miércoles en Las Vegas. Su estrategia es no competir en los cuatro primeros estados y centrarse en los estados del «Supermartes», que se celebra el 3 de marzo.

Sanders tiene hoy algo más a su favor: por primera vez, Nevada ha permitido el voto anticipado, en el que han participado 75.000 ciudadanos (casi tantos como los que votaron en total en las primarias de 2016, 84.000). Según los datos del Partido Demócrata de Nevada, cerca de la mitad de estos votantes anticipados participa en las primarias por primera vez, lo que puede suponer una ventaja para Sanders, que domina el voto joven (en la encuesta del «Las Vegas Review-Journal», le apoyan tres quintas partes de los menores de 30 años).

Los sondeos, sin embargo, hay que tomarlos con precaución por el sistema de votación de Nevada. Como en Iowa, las primarias se deciden en los caucus, miles de reuniones vecinales donde los votantes se alinean con uno u otro candidato.

El proceso es el mismo: los partidarios de cada candidato se colocan en una esquina del polideportivo, iglesia o aula en la que se celebra el caucus. Se cuenta el número de personas en cada grupo y aquellos votantes que están en grupos que no llegan al umbral del 15% de los apoyos, escogen otro candidato que sí sea viable o pueden decidir al grupo de indecisos. Después de ese cambio, se recuenta el número de votantes en cada grupo y se asigna a través de una fórmula matemática el número de delegados estatales para cada candidato.

Por lo que reza el partido es por que la votación no sea como en Iowa, donde un fallo en el software utilizado para contar y trasmitir los resultados dio errores y se ha tenido que revisar todo el recuento, para escarnio de los demócratas. Nevada iba a usar el mismo software, pero decidió eliminarlo y ha desarrollado a última hora un sistema con tabletas digitales cuyo éxito tendrá a todo el partido en vilo.

abc


Etiquetas: