SpaceX enviará turistas espaciales más lejos que nunca en 2022

  20 Febrero 2020    Leído: 197
SpaceX enviará turistas espaciales más lejos que nunca en 2022

La compañía de Elon Musk ha firmado un acuerdo con Space Adventures, que ya ha enviado varios clientes adinerados a la Estación Espacial Internacional. Ahora el plan es lanzarles «dos o tres veces más allá».

Tras el anuncio de que la nave Crew Dragon, diseñada para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS), empezará en primavera las primeras pruebas con tripulación, SpaceX ha anunciado la forma de un acuerdo con Space Adventures, la compañía responsable de los primeros vuelos espaciales comerciales. Así, estaría previsto que para 2022 pudiesen viajar a la distancia más lejana que jamás un turista espacial ha alcanzado hasta la fecha.

En concreto, la intención es llevar a cuatro afortunados (y adinerados) viajeros civiles «dos o tres veces» más allá de la ISS previsiblemente durante una semana. Y, como se puede esperar, el billete no será para todos los bolsillos. Lanzar un cohete Falcon 9 tiene un coste de unos 62 millones de dólares (algo más de 58 millones de euros); además, la Crew Dragon no está preparada con servicios básicos como baños o dormitorios, necesarios para una estancia de varios días, por lo que habrá que diseñar una cápsula nueva, lo que estiman los expertos que podría costar unos 100 millones de dólares más (casi 93 millones de euros). «No será barato», han afirmado los responsables.

«Nuestro objetivo es tratar de alcanzar aproximadamente dos o tres veces la altura de la estación espacial», dijo a la AFP el presidente de Space Adventure, Tom Shelley. La ISS orbita a 400 kilómetros sobre la superficie de la Tierra; sin embargo, aún no se ha aportado la altura exacta cuestión que, segú Shelley, será determinada por SpaceX. Tampoco se ha dado una fecha exacta, si bien el arco está entre finales de 2021, «probablemente más en algún momento de 2022», señaló el directivo de Space Adventures. La duración del viaje dependerá de los propios pasajeros: «Lo que quieran los clientes».

El billete, a unos 20 millones de dólares
Los anteriores viajes comerciales han tenido como destino la ISS: el primero fue el multimillonario estadounidenseDennis Tito, quien en 2001 pagó un billete de 20 millones de dólares (algo más de 18 millones de euros) por una estancia de ocho horas en la estación espacial. El último turista espacial fue Guy Laiberte, fundador del Cirque du Soleil, en 2009, que pagó una cantidad similar. Según ha adelantado la empresa, el billete para montar en la Crew Dragon estaría en el mismo rango de precios. «Tenemos una red bastante buena de individuos con alto patrimonio en todo el mundo, muchos de los cuales sabemos que están interesados en los vuelos espaciales», agregó.

Sin embargo, lo que será diferente es la preparación a la que se someterán los viajeros espaciales: los turistas que visitaron la ISS se pasaron unos entrenamientos que duraron cerca de seis meses; en el caso de los ocupantes de la Crew Dragon, solo será de una semana.

Otro viaje a la ISS y nadie irá a la Luna
Space Adventure ha anunciado además que antes de enviar a turistas espaciales más allá de la ISS su intención es ofertar a dos personas billetes para la estación que viajarán a bordo de un cohete riso en 2021. Por otro lado, ha anunciado que la misión de conquistar la Luna como destino turístico ha sido abandonada de momento.

SpaceX no es la única compañía aerospacial involucrada. Virgin Galactic, de Richard Branson, y Blue Origin, de Jeff Bezos, están detrás de copar el mercado del turismo espacial. Sin embargo, la compañía de Elon Musk, SpaceX, va a la cabeza en el desarrollo de la tecnología. De momento, ya ha colocado el cohete reutilizable Falcon 9 en diferentes misiones de la NASA y está previsto que Crew Dragon sea el vehículo oficial de los astronautas estadounidenses a la ISS.

Al mismo tiempo, Boeing también está desarrollando una cápsula de la tripulación llamada Starliner, también con la intención de transportar astronautas estadounidenses a la estación.


Etiquetas: