Sabina cancela su concierto con Serrat en Madrid tras caerse desde el escenario y dañarse un hombro

  13 Febrero 2020    Leído: 274
Sabina cancela su concierto con Serrat en Madrid tras caerse desde el escenario y dañarse un hombro

El cantante es hospitalizado por el fuerte golpe que sufrió al perder pie y precipitarse desde casi dos metros en el WiZink Center.

Joaquín Sabina tuvo que cancelar el concierto que ofrecía en la noche de este miércoles con Joan Manuel Serrat en el WiZink Center de Madrid después de precipitarse del escenario desde una altura de casi dos metros. A la media hora de recital, y mientras empezaba a presentar Mediterráneo, el cantante no se dio cuenta de que se encontraba en el mismo borde de las tablas, perdió pie y cayó al foso de seguridad entre el escenario y las primeras filas del público. El artista ha sido hospitalizado para evaluar el alcance de las lesiones, que no revisten gravedad, y prometió en persona a sus seguidores que regresará con Serrat el 22 de mayo al mismo recinto.

El artista jiennense, que precisamente este miércoles ha cumplido 71 años, quiso salir al escenario para disculparse por la cancelación. Sentado en una silla de ruedas, saludó a los 12.000 seguidores que abarrotaban el pabellón de deportes y casi bromeó, en alusión a otros dos percances en el WiZink (2014 y 2018): “Estas cosas solo me pasan en Madrid”. Ya en un tono más contrito, relató: “Me he dado un golpe muy fuerte que duele mucho. Con todo el dolor de mi corazón nos vamos al hospital, porque el hombro este lo tengo muy, muy, muy, muy dolorido”. Riff Producciones, una de las empresas organizadoras, confirmó poco antes de las once de la noche que el concierto se aplazaba al 22 de mayo, aunque quienes deseen devolver su entrada podrán hacerlo a partir del martes próximo

Sabina ha sido atendido en la Clínica Rúber, a escasa distancia del WiZink, donde se comprobó su buen estado general. “Se encuentra bien y no ha perdido en ningún momento la conciencia. Parece que le ha cegado un foco. El martes había estado pletórico, mejor que nunca”, relató una portavoz de Get In, otra de las promotoras del espectáculo. Paz Aparicio, directora del WiZink, confirmó que Sabina permaneció “dolorido, pero tranquilo”, y acompañado por su representante y por Jimena Coronado, su pareja.

El espectáculo estuvo detenido unos 20 minutos, mientras las asistencias médicas realizaban las primeras exploraciones. Fue el propio Sabina quien quiso tranquilizar a los asistentes y comunicar en persona lo sucedido. El público le jaleó con una fuerte ovación y gritos de “¡Te queremos!”.

El de esta noche es el tercer percance de consideración que sufre Sabina en Madrid en los últimos cinco años, siempre sobre el escenario del WiZink. El 13 de diciembre de 2014 acortó el concierto sensiblemente después de sentirse “indispuesto” y presa del miedo escénico. Con posterioridad explicó que ya había sufrido “un vahído” antes de comenzar siquiera el recital. “Me ha dado un Pastora Soler”, dijo en ese momento, en referencia a un parecido ataque de pánico que había sufrido esta cantante. Más tarde admitiría que telefoneó a la artista sevillana para disculparse por la alusión.

Aquel susto provocó sorpresa y desasosiego entre sus seguidores, porque se trataba de su primera aparición en Madrid en cinco años y la expectación era mayúscula. Pero más complicadas aún resultaron las cosas durante la gira de Lo niego todo (2017), el que todavía es su último álbum de estudio. El 16 de junio de 2018 se repitió la espantá, esta vez atribuida a “una afonía” que le obligó a dar por finiquitado el concierto cuando en la hoja de repertorio aún estaban previstas tres canciones y los bises. Los médicos le pidieron reposo y él tuvo que cancelar las cuatro citas (A Coruña, Córdoba, Albacete y Granada) aún pendientes para concluir el calendario de actuaciones. Curiosamente, aquella cita coruñesa ya había sido pospuesta: el 22 de abril de 2018 debía de haber actuado en el Coliseum de la ciudad gallega, pero hubo de ser hospitalizado en el Rúber de Madrid esa misma mañana por un trombo en una pierna.

La gira de Lo niego todo ya registró en su primer tramo algunos sobresaltos, con dos conciertos en México y tres en Canarias que nunca llegaron a celebrarse por diferentes problemas de salud. Apenado por esa mala racha, en la noche que dejó a medias en Madrid ya le confesó a su público que “envejecer es una puta mierda” y lamentó haberse familiarizado con “pasillos de sórdidos hospitales”.

El concierto de esta noche en Madrid era el cuarto y último de los previstos en la capital dentro de la gira No hay dos sin tres, todos con las entradas agotadas con mucha antelación. Las tres actuaciones previas habían transcurrido con normalidad, si bien la primera, el lunes 20 de enero, comenzó un cuarto de hora tarde y entre disculpas porque el vídeo con que comienza el espectáculo (y en el que Serrat y Sabina aparecen caracterizados de aviadores) se paró y reinició en un par de ocasiones. Entre las abundantes muestras de solidaridad de este miércoles, incluso el presidente, Pedro Sánchez, publicó un tuit: “Confío en que pronto volvamos a disfrutar contigo en el escenario. Mucha fuerza, maestro”.

elpais


Etiquetas: Sabina