Benjamín Netanyahu, acusado formalmente de corrupción

  29 Enero 2020    Leído: 420
Benjamín Netanyahu, acusado formalmente de corrupción

El premier israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, que se juega su futuro político en los comicios de marzo, ha sido acusado formalmente por 3 casos de corrupción.

El fiscal general del régimen de Israel presentó el martes ante un tribunal una solicitud para el procesamiento del premier israelí por casos de soborno, fraude y abuso de confianza.

Netanyahu fue acusado de corrupción al poco de que él mismo retirase la petición de inmunidad parlamentaria que habría evitado su enjuiciamiento.

El premier israelí en funciones, que se encuentra de visita en Washington (EE.UU.) para el anuncio del llamado “acuerdo del siglo” por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, explica que había retirado su petición para “no dejar que continúe este juego sucio”.

El anuncio de Netanyahu se produjo el mismo día en que el parlamento israelí preveía discutir la formación de una comisión para abordar su petición de inmunidad. Se espera que el parlamento israelí se reúna de todos modos.

Los medios locales daban por seguro que el parlamento rechazaría la solicitud de inmunidad del premier, asestando así un severo golpe a Netanyahu en momentos en que busca salir reelegido en las elecciones del 2 de marzo, las terceras que celebra el régimen en menos de un año.

En el caso 4000 se le imputan a Netanyahu cargos por cohecho, fraude y violación de la confianza por impulsar regulaciones que beneficiaron al accionista mayoritario del grupo Bezeq, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura favorable del portal Walla. En el caso 1000, por fraude y violación de la confianza al recibir regalos ilícitos valorados en 183 000 euros a cambio de favores.

Y en el caso 2000, también por fraude y violación de confianza, al acordar con el diario Yedioth Ahronoth debilitar al diario de la competencia Israel Hayom —favorable a Netanyahu— a cambio de una cobertura más favorable al premier en el primer medio.

Su esposa Sara también está siendo investigada por malversación de fondos públicos.

El primer ministro israelí rechazó en su día los cargos y los achacó a una “caza de brujas” y a “pesquisas con tintes políticos” de policías y fiscales que, según denunció, “perpetraron un golpe de Estado” para intentar derribarle del poder.

HispanTV


Etiquetas: