Merkel, Beckham, Scarlett Johansson y otras víctimas de los ‘hackers’ antes que Bezos

  24 Enero 2020    Leído: 286
Merkel, Beckham, Scarlett Johansson y otras víctimas de los ‘hackers’ antes que Bezos

El espionaje al móvil del fundador de Amazon es el último episodio de una práctica que ha afectado a artistas, deportistas y políticos.

Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo y uno de los grandes genios tecnológicos de nuestra época, ya sabe lo que significa que te hackeen el móvil. Piratas informáticos accedieron durante meses a sus archivos y aplicaciones después de que recibiera un vídeo enviado desde la cuenta de  WhatsApp de Mohamed bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudí, según concluyeron los expertos contratados por el propio Bezos. El caso del fundador de Amazon y dueño de The Washington Post es el último episodio conocido de espionaje a celebridades para robar información privada o detalles íntimos de sus teléfonos móviles o correos electrónicos. 

News of the World.  El caso más sonado y prolongado en el tiempo fue el protagonizado por el tabloide británico News of the World, propiedad del News Corporation, de Rupert Murdoch. Fundado en 1843, llegó a ser el diario más vendido en lengua inglesa. A partir de 2006 se tuvo que enfrentar a acusaciones de hackeo de teléfonos móviles de celebridades. La lista es interminable: el príncipe Guillermo, primeros ministros como Boris Johnson, Gordon Brown o Tony Blair y su mujer Cherie; futbolistas como David Beckham, Paul Gascoigne o Ashley Cole; actores como Hugh Grant o Brad Pitt o los mensajes del mismísimo Paul McCartney a su novia de aquel entonces, Heather Mills. El escándalo estalló con estrépito en 2011, cuando el diario accedió al buzón del teléfono de Milly Dowler, una adolescente que había desaparecido. La presión popular obligó al cierre del diario ese mismo año, tras 168 de existencia, y después de que ofreciera disculpas el mismísimo Murdoch.

Scarlett Johansson.  Las fotos de celebridades desnudas han constituido un objetivo de primer orden para los piratas informáticos. En 2011, un grupo de hackers logró hacerse con las fotos íntimas en las que aparecían desnudas 50 famosas entrando en sus teléfonos. Entre ellas, artistas como Scarlett Johansson, Christina Aguilera, Mila Kunis o Renee Olstead. EL FBI no tardó en encontrar al autor, Christopher Chaney, 36 años por aquel entonces, de Jacksonville, Florida, que fue sentenciado a diez años de cárcel.

Jennifer Lawrence.  Johansson fue una suerte de triste precursora. La moda del hackeo de celebridades desnudas registró un auge tres años después, cuando afectó de una tacada a las actrices y cantantes Jennifer Lawrence, Kate Upton, Mary Elizabeth Winstead, Kirsten Dunst, Hope Solo, Krysten Ritter, Yvonne Strahovski o Teresa Palmer. Las más perjudicada fue Jennifer Lawrence. En las imágenes robadas de su móvil, podía verse a la actriz en topless, posando ataviada con sugerentes biquinis y bañadores o haciendo gestos provocativos a cámara. Algunas de ellas son selfies que ella misma habría tomado y otras han sido realizadas por otra persona. La oscarizada Lawrence reconoció la autenticidad de las imágenes. El autor fue detenido en 2016,

Bella Thorne.  La ex chica Disney, Bella Thorne, fue extorsionada con fotos suyas que habían conseguido hackeando su teléfono. Su reacción fue bastante sonada: decidió publicar ella misma en su cuenta de Twitter sus propias fotos íntimas en las que posa desnuda de cintura para arriba acompañada de un texto que lo decía todo: “Que te jodan a ti y al poder que crees que tienes sobre mí”. Cuando estalló el escándalo de agresiones perpetradas por el productor Harvey Weinstein, Thorne confesó que había sufrido abusos «desde que tiene uso de razón». En aquella ocasión también utilizó las redes sociales para denunciar su experiencia y visibilizarla.

Angela Merkel.  La canciller alemana es una hackeada asidua. En 2013, el semanario Der Spiegel reveló que EE UU llevaba espiando a la líder de la CDU desde 2002, tres años antes de que comenzase a dirigir Alemania. El escándalo provocó un seismo diplomático y el presidente Barack Obama tuvo que dar explicaciones.

La cosa no queda aquí: a primeros de 2019 se produjo en Alemania una filtración masiva de datos personales de centenares de políticos, entre ellos la canciller, Angela Merkel, además de periodistas y artistas, si bien en este caso el hackeo fue informático, y no a móviles. El ministerio confirmó que resultaron víctimas del ataque los principales partidos alemanes, desde la CDU de Merkel hasta los Verdes, pasando por los socialdemócratas y los liberales. Todos salvo a uno: la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD). Cuatro días después, las autoridades alemanas detuvieron al presunto culpable, un chico alemán de 19 años identificado como Jan S. Los primeros análisis de las autoridades dan a entender que los datos fueron recuperados a través de un uso fraudulento de las contraseñas de acceso a servicios de almacenamiento en la nube informática, en cuentas de correos electrónicos y de las redes sociales. 

Albert Rivera.  El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, denunció en septiembre del año pasado que había sufrido un ataque en su teléfono móvil mediante un mensaje trampa y que había puesto el caso en manos de la Guardia Civil. En concreto, el hackeo ha afectado a su cuenta de WhatsApp. El líder de Ciudadanos fue víctima de un ataque de phising. Su atacante no necesitó desplegar un arsenal tecnológico para realizar su hazaña: bastó con un poco de ingeniería social.

elpais 


Etiquetas: hackers