¿Por qué Gibraltar no ha votado en las elecciones de Reino Unido?

  14 Diciembre 2019    Leído: 305
¿Por qué Gibraltar no ha votado en las elecciones de Reino Unido?

Los resultados de los comicios arrastran al enclave británico fuera de la UE a pesar de la oposición de sus ciudadanos al Brexit.

La aplastante victoria de Boris Johnson en las elecciones que este viernes se han celebrado en el Reino Unido arrastrará a Gibraltar fuera de la Unión Europea (UE) el próximo 31 de enero, a pesar de la oposición de los ciudadanos del enclave británico, que deseaban permanecer en la UE.

La victoria del líder 'tory' aleja la posibilidad de un segundo referéndum sobre el Brexit y a pesar de tratarse de una decisión de este calibre, los gibraltareños no estaban llamados este 13 de diciembre a las urnas. ¿Cuáles son los motivos y cómo les afecta el resultado de estos comicios?

¿Por qué los ciudadanos de Gibraltar no han votado?
De los 46 millones de personas que estaban llamadas a votar en estas elecciones, ninguna de ellas es gibraltareña. Gibraltar no tiene derecho a votar al primer ministro del país al que pertenece por ser un territorio de Ultramar.

Los 34.500 vecinos de este enclave británico sí pudieron votar hace menos de dos meses. El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, adelantó las elecciones al Parlamento de su territorio para el pasado 17 de octubre cuando la salida de la UE estaba prevista para apenas 13 días después, antes de que se produjera una nueva prórroga de las cuatro que ha sufrido el proceso. 

¿Qué opinan en Gibraltar del Brexit?
Los ciudadanos de Gibraltar ya expresaron su deseo de continuar en la UE. Lo hicieron en el referéndum de junio de 2016, donde una aplastante mayoría votó a favor de continuar formando parte de los 28: el no al Brexit ganó con el 95,91 % de los votos, frente al computo total del conjunto del Reino Unido que arrojó una escueta mayoría del 51,9 % favorables a abandonar la UE.

¿Cuáles son las consecuencias del Brexit para Gibraltar?
Salvo sorpresas de última hora, dentro de un mes y medio el paso fronterizo de La Línea pasará a separar un territorio europeo de uno británico. Se trata de un punto por el que cada día atraviesan 15.200 trabajadores, casi 10.000 de ellos españoles.

Este trasiego suponen un importante volumen de actividad económica, tanto para las miles de familias españolas que viven gracias a los salarios obtenidos en el Peñón, como para el desempeño de otros empleos indirectos que este volumen de trabajadores suponen en el propio Gibraltar.

Consecuencias económicas
En el Peñón, los más optimistas esperan que las cosas no cambien mucho. Hasta ahora, aunque Gibraltar pertenece a la UE como parte del Reino Unido, se encontraba fuera del espacio Schengen (espacio de la UE en el que se permite la libre circulación de personas, bienes, servicios y capital) y de la unión aduanera (que unifica aranceles a los productos importados de fuera de la UE y no aplican tarifas internas).

La colonia británica posee uno de los PIB per cápita más altos del mundo (24.882 euros) y su paro es inexistente, frente al 31,91 % de desempleo que sufren en La Línea de la Concepción, la localidad al otro lado de la verja fronteriza de la que proceden la mayoría de los trabajadores españoles que casi a diario se desplazan al Peñón a trabajar.

Mano de obra
El Gobierno de Gibraltar quiere solventar la dependencia que su economía tiene de los trabajadores transfronterizos. Así, el Ejecutivo ha desarrollado un plan para aumentar la capacitación de los trabajadores gibraltareños para reducir progresivamente la presencia de los extranjeros.

Hasta ahora el Peñón se nutre de una gran cantidad de mano de obra foránea que desempeñan fundamentalmente los trabajos de más baja remuneración, por lo que se deberá de encontrar un modo de solventar las dificultades que pueda haber para la movilidad de estos trabajadores.

¿Cómo afecta a los ciudadanos gibraltareños?
Los ciudadanos del Peñón viven en un estado de permanente incertidumbredesde que hace ya tres años dieran su 'no' rotundo al Brexit.

En septiembre el Gobierno británico se vio obligado a desclasificar el informe 'Operación Yellowhammer', fechado el 2 de agosto, justo 10 días después de que Boris Johnson se convirtiera en primer ministro. El documento incluye algunos de los posibles peores escenarios que contemplaban las autoridades de producirse una salida sin acuerdo del Reino Unido de la Unión Europea.

El texto afirma que Gibraltar no estaba preparado para esa circunstancia y que aún no ha tomado las decisiones necesarias para invertir en infraestructuras de contingencia, como ajustes portuarios o la gestión de residuos.

Además, el informe preveía que el territorio sufriría una interrupción en el suministro de bienes, incluidos alimentos y medicamentos, así como en el envío transfronterizo de residuos. También vaticina retrasos de más de cuatro horas al menos durante varios meses en el movimiento de trabajadores, residentes y turistas a través de la frontera.RT


Etiquetas: