Roma y Berlín dificultan un acuerdo para relanzar la unión bancaria europea

  05 Diciembre 2019    Leído: 930
Roma y Berlín dificultan un acuerdo para relanzar la unión bancaria europea

Los ministros de Finanzas de la zona euro encallan en las principales reformas.

Las nuevas crisis políticas en Roma y Berlín amenazaban este miércoles con volver a aguar las esperanzas de los Diecinueve de alcanzar un acuerdo para relanzar la Unión Bancaria. Los países del euro debían dar nuevas competencias al fondo europeo de rescates (Mede) y fijar una hoja de ruta para el fondo de garantía de depósitos. Las tensiones en el Gobierno alemán, la agria polémica italiana por el Mede y las discrepancias aún existentes entre norte y sur ponían en riesgo los posibles pactos. Alrededor de las 23.00 del miércoles, los ministros seguían reunidos aunque, según fuentes comunitarias, habían encallado en las principales reformas.

Los ministros de Finanzas de la zona euro afrontaban un Eurogrupo clave con total incertidumbre. Hace solo un mes, las capitales daban por hecho con un cierto “optimismo” que podrían cerrar por fin la reforma del Mede y acordar los próximos pasos que deben dar para crear un fondo de garantía de depósitos comunitarios, después de que Berlín levantara su bloqueo a ese instrumento con una propuesta que formuló su vicecanciller y responsable de Finanzas, Olaf Scholz.

España renuncia a pedir los eurobonos y un Tesoro europeo en la próxima reforma del euro
Sin embargo, la posición de Scholz dentro del Gobierno alemán ha quedado debilitada después de que el pasado fin de semana perdiera la carrera por liderar el SPD. Scholz era el principal valedor dentro del gobierno de coalición no solo de un fondo comunitario que garantice los depósitos de todos los ahorradores, sino también de un instrumento europeo de paro. “La situación interna sin duda complica las cosas”, señalaron fuentes diplomáticas.

El principal escollo que amenazaba la reunión, aun así, procedía de Roma, donde la reforma del Mede ha provocado un vendaval político azuzado por el líder de la Lega, Matteo Salvini. La reforma da más poderes de supervisión sobre los países con desequilibrios económicos e incluye cuestiones como las cláusulas de acción colectiva (CAC). Estas buscan facilitar los procesos de reestructuración de la deuda, impidiendo que un accionista minoritario pueda bloquear ese proceso en contra de los mayoritarios.

Con una deuda del 135%, los críticos en Italia con esa cláusula temen que su inclusión puede llevar a una reestructuración casi inevitable. Ese extremo está siendo desmentido en Bruselas constantemente. Sin embargo, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, amenazó en una entrevista a Corriere della Sera con bloquear la reforma del Mede en caso de no quedar satisfecho con el proyecto para la unión bancaria.

Discrepancias entre norte y sur
Los responsables y ministros de la zona euro, salvo Italia, pidieron a su llegada al Eurogrupo no obstaculizar la aprobación de unas medidas, las relativas al Mede, que llevan ya meses negociadas. “Los cambios fueron acordados en general en junio. Creo que no penalizan a ningún país y, por tanto, tampoco a Italia”, sostuvo el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.

Sin embargo, fuentes diplomáticas explicaron que los países no pudieron vencer la negativa de Roma. Y ello a pesar de que su ministro de Economía, el socialdemócrata Roberto Gualtieri, era partidario de no torpedear los acuerdos en Bruselas. Según estas fuentes, a medianoche Italia no había ni siquiera aceptado un principio de acuerdo sobre las cláusulas de acción colectiva e incluso llegó a plantear reabrir los textos legales ya acordados, a lo cual se negaron Berlín y París. El Eurogrupo no pudo cerrar aún, pues, los documentos para crear un cortafuegos para bancos en quiebra de 65.000 millones y el diseño de líneas precautorias para países que sufran shocks puntuales.

Los Diecinueve, sin embargo, también encallaron en la tarea de fijar una hoja de ruta para el fondo de garantías de depósitos, acompañada por otras medidas como una armonización legal para favorecer la creación de grupos bancarios transnacionales y medidas para limitar el balance de bonos en los bancos, que a juicio de Alemania y Francia son la vía por la que las crisis por la que se expanden las crisis de deuda soberana al sector financiero, y viceversa.

En este caso, fuentes diplomáticas coinciden en que las diferencias eran todavía muy grandes entre Alemania, cuyo ministro se habría quedado sin demasiado margen de maniobra tras su derrota en las elecciones del SPD, y países como España o Italia. Berlín pretendía castigar la sobreexposición de deuda exigiendo colchones de capital a partir de una determinada cantidad de bonos. España, que desvincula la creación del fondo de garantías de la exposición de deuda de la banca, rechazó esa medida. Según fuentes del Ministerio de Economía, otras medidas que estaban sobre la mesa eran más digeribles, como tener en cuenta el nivel de bonos de las entidades cuando estas hicieran sus aportaciones al fondo de garantías.

A medianoche del miércoles, los ministros casi daban por concluida la reunión que arrancó a las tres de la tarde, aunque decidieron posponer al jueves la oficialización del desencuentro.

elpais


Etiquetas: Berlín   Roma   uniónbancariaeuropea