Buttigieg, la alternativa moderada a Biden, se pone líder en el estado clave de Iowa

  18 Noviembre 2019    Leído: 440
Buttigieg, la alternativa moderada a Biden, se pone líder en el estado clave de Iowa

ería el presidente más joven de la historia de EE.UU. —tiene 37 años—, el primero abiertamente gay en llegar a la Casa Blanca.

El demócrata Pete Buttigieg ha sido siempre, en la terminología electoral estadounidense, un candidato «long shot» en la carrera presidencial. Es decir, un tiro lejano, con pocas probabilidades. Sería el presidente más joven de la historia de EE.UU. —tiene 37 años—, el primero abiertamente gay en llegar a la Casa Blanca —en un país con sectores muy conservadores en estados clave— y con poca experiencia de gestión: es el alcalde de South Bend, una localidad de Indiana de poco más de cien mil habitantes.

Buttigieg, sin embargo, está teniendo un desempeño mejor del esperado y este fin de semana ha levantado expectación con un hito en su campaña: una encuesta asegura que lidera la intención de voto Iowa. Es el primer estado que celebra primarias —serán a principios de febrero— y los resultados allí se miran de reojo. En primer lugar, porque es la primera medición real del apoyo de los candidatos. Y, además, porque Iowa es un estado bisagra, de esos que pueden caer de lado republicana o demócrata y contribuir a inclinar la elección de un presidente.

El sondeo lo realizaron el principal periódico de Iowa, «The Des Moines Register», junto con la cadena CNN y coloca a Buttigieg como la primera opción para el 25% de los votantes demócratas. Le siguen, casi en empate técnico, quienes siguen siendo los favoritos en las primarias: la senadora Elizabeth Warren (16%) y el ex vicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders (ambos con 15%).

Es un progreso considerable para Buttigieg, que en otro sondeo de los mismos medios realizado en septiembre solo conseguía un 9% de la intención de voto.

Los resultados muestran una vez más la inestabilidad de las primarias demócratas, donde la posición de Joe Biden, en su día favorito irremediable, se erosiona, mientras que los candidatos izquierdistas Warren y Sanders ganan apoyos pero sin conseguir un liderato sólido.

A pesar de los inconvenientes que pueden suponer su juventud y su identidad sexual, Buttigieg es un candidato de diseño que está sabiendo jugar a la perfección la carta de la moderación. Combina educación en Harvard con experiencia militar en Afganistán y atracción al votante joven con un discurso moderado dedicado al votante de mayor edad. Se ha opuesto a las propuestas ambiciosas de Warren y Sanders sobre un sistema de cobertura sanitaria universal de corte socialdemócrata y a la subida de impuestos que conllevaría, posiciones que encajan bien en estados del Medio Oeste, como Iowa.

A Buttigieg, además, le ha venido bien el flojo desempeño de Biden en los debates —él, al contrario, siempre ha dado buena imagen—, la creciente desconfianza sobre su capacidad de imponerse a Trump y la incógnita sobre el impacto que puede tener en el ex vicepresidente la investigación del «impeachment» al presidente, que le podría salpicar.

El alcalde es la carta moderada que podrían jugar muchos votantes que no crean en Biden y que estén asustados por las propuestas izquierdistas del resto de candidatos. Es la misma razón por la que en los últimos días se han asomado a las primarias candidatos de centro como el multimillonario Michael Bloomberg o el ex gobernador de Massachussetts Deval Patrick. La diferencia es que Buttigieg lleva muchos meses de trabajo de campaña en la mochila y eso le podría dar ventaja. En Iowa, al menos, le ha funcionado y, si se confirma su ascenso, su tiro podría no ir tan desencaminado.


Etiquetas: Buttigieg   Iowa   Biden