El Rey apoya en Cuba a los empresarios españoles amenazados por las sanciones de Washington

  14 Noviembre 2019    Leído: 880
El Rey apoya en Cuba a los empresarios españoles amenazados por las sanciones de Washington

Felipe VI se reúne en La Habana con directivos de compañías demandadas en Estados Unidos.

El Rey ha dado este miércoles un fuerte espaldarazo en La Habana a los empresarios españoles que se enfrentan en Cuba a las graves dificultades derivadas de la escalada de sanciones de la Administración Trump y la aplicación de la ley Helms-Burton, que ha abierto la puerta a que muchas de estas compañías sean demandas en Estados Unidos. En la recepción a la colonia española, celebrada en el antiguo palacio del Centro Gallego, Felipe VI ha expresado su “total apoyo” a unos empresarios que luchan por sacar adelante sus negocios “en condiciones no siempre fáciles y muchas veces adversas”, según sus palabras. “No ignoramos las dificultades a las que hacéis frente y que tenemos muy presentes. Nuestras autoridades están trabajando para aliviar su impacto sobre vosotros”, dijo,

Media decena de empresas españolas, como el grupo hotelero Meliá, la aerolínea Air Europa o el banco BBVA, se enfrentan a demandas millonarias en Estados Unidos por parte de descendientes de cubanos expropiados por la revolución y muchas más se preparan para ello. El Gobierno español ha comunicado a dichas compañías que no reconoce la extraterritorialidad de la ley Helms-Burton y que, amparándose en el artículo 13 de la Convención de La Haya, no contestará las demandas de información ni tramitará las notificaciones judiciales que realicen las autoridades estadounidenses al amparo de la misma. Aunque ha recomendado a las empresas que ignoren la ley, fuentes gubernamentales reconocen que estas tienen derecho a personarse en los procesos abiertos contra ellas y a defender sus intereses en EE UU.

Tras la recepción con la comunidad española, a la que acudieron un millar de los casi 150.000 españoles que viven en la isla caribeña (la tercera colonia más numerosa de América Latina, tras Argentina y Venezuela), el Rey almorzó con un reducido grupo de 18 empresarios. España es el principal socio comercial de Cuba en la UE (exporta unos 1.000 millones de euros al año, tanto como los 27 restantes países) y su principal inversor turístico, con más de 70 hoteles gestionados por empresas españolas.

Entre los invitados estaban los responsables de grupos con intereses en el sector turístico (Meliá e Iberostar), aéreo (Aena, Iberia y Globalia) o financiero (Banco de Sabadell) y la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba, que aglutina a más de 260 compañías asentadas en la isla, así como los presidentes de la CEOE, Antonio Garamendi, y la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet.

Los empresarios comunicaron al Rey su satisfacción por la visita y la importancia del respaldo institucional en estos momentos difíciles."Hace años nos planteamos como objetivo tener una línea regular de Iberia, que se levantaran las restricciones al crédito a Cuba y que viniera el Rey. Nunca pensamos que lo último sería lo que más nos costaría", recordaba uno de ellos antes del encuentro.

Uno de los temas abordados fue la aplicación de la ley Helms-Burton, ante la que consideran de vital importancia una actitud firme del Gobierno español y la UE. Los demandados no solo han tenido que contratar costosos bufetes para defenderse en Estados Unidos, sino que se enfrentan a una situación de incertidumbre. Además, el Departamento de Estado norteamericano ya ha empezado a notificar a los directivos de algunas de estas empresas que se les negará el visado a ellos y a sus hijos menores, por lo que no podrán entrar en Estados Unidos; una decisión discrecional al margen de cualquier procedimiento judicial.

También se pusieron sobre la mesa las crecientes dificultades de los bancos para realizar cualquier transacción u operación financiera debido a las presiones y multas de EE UU, lo que dificulta enormemente hacer negocios en Cuba. Además, se trató la deuda a corto plazo acumulada por Cuba con los empresarios españoles, que asciende a unos 350 millones de euros. Los retrasos en los pagos son en algunos casos de años y tienen asfixiados a muchos proveedores españoles, por lo que el respaldo institucional para conseguir que se solucione este problema se considera vital.

Felipe VI y doña Letizia iniciaron la jornada con una visita al Templete, el emplazamiento donde se fundó La Habana hace 500 años, y al palacio de los Capitanes Generales, que lucía en su fachada un tapiz con el escudo de la capital cubana, un regalo de los Reyes de España a la ciudad confeccionado por la Real Fábrica de Tapices. Cruzaron la plaza de Armas acompañados por el historiador de la ciudad y máximo responsable de su rehabilitación Eusebio Leal, que fue condecorado con la Gran Cruz de la orden de Carlos III.

La multitudinaria recepción a la colonia española sirvió al Rey para constatar la profundidad de los vínculos entre los dos países, más allá de las cambiantes relaciones entre ambos Gobiernos. En Cuba viven 150.000 españoles, que se espera lleguen a más de 200.000 cuando culmine su aplicación la llamada ley de nietos, que afecta al 1,5% de la población de la isla. “Nada de lo que ocurra en Cuba es ajeno a España y nada lo que ocurra en España es ajeno a Cuba. Vosotros españoles, y también cubanos, sois la viva expresión de lo mucho que une a nuestros pueblos”, les dijo.

elpais


Etiquetas: Cuba   Washington