Los Reyes empiezan en Cuba la visita más incómoda de la democracia

  12 Noviembre 2019    Leído: 848
Los Reyes empiezan en Cuba la visita más incómoda de la democracia

Las esperanzas están puestas en el discurso que Don Felipe dirija la noche del miércoles.

Los Reyes empezarán hoy en Cuba la visita de Estado más incómoda y cuestionada de la democracia. Durante décadas se pensó que el primer viaje del Rey de España en 500 años a la antigua provincia española debía suponer un soplo de aire fresco, democracia y libertad para la isla. Siempre se pensó que si los Reyes iban a Cuba deberían tener algún gesto o contacto con la disidencia y deberían aprovechar el prestigio internacional de la Corona y sus lazos con Iberoamérica para que esa visita marcara un antes y un después. Sin embargo, el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ha impuesto a los Reyes una visita de Estado muy diferente, de la que no se espera el menor gesto de apertura y que algunos sectores interpretan como un apoyo a la dictadura cubana en unos momentos en los que ha endurecido su persecución a la oposición.

Con la excusa del 500 aniversario de la fundación de La Habana por los españoles, que se celebra el próximo 16 de noviembre, Sánchez ha decidido satisfacer, sin contrapresos democráticos, la vieja aspiración de las autoridades cubanas, que llevaban años reclamando la visita de los Reyes. De esta forma, el Gobierno en funciones ha dado más importancia a la efeméride histórica y a la supuesta necesidad de «poner fin a una anomalía» que a las reivindicaciones de democracia y libertad.

Política o derechos humanos
Además, Sánchez ha quemado el «as de oros» que habría supuesto el viaje del Rey a Cuba en otras cinrcunstancias con el argumento de que «el Rey no hace política», latiguillo que repiten estos días fuentes diplomáticas a la prensa cuando se les pregunta por los derechos humanos.

Una vez conocido el programa de los Reyes en la isla, donde no se les ha permitido reunirse con los representantes de la oposición o sus familiares, puesto que algunos están en la cárcel o en paradero desconocido, todas las esperanzas están puestas en el discurso que dirija el Rey la noche del miércoles (de madrugada en España) ante las autoridades cubanas, un discurso que, como todos, estará refrendado por el Gobierno. Don Felipe pronunciará, en total, dos discursos: el que pronuncie ante las autoridades y el que dirija a los españoles que residen en la isla. Está pactado que el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, no hable en público en presencia del Rey en los tres días que durará la visita.

En esas circunstancias, Don Felipe y Doña Letizia partieron en la tarde de ayer desde Madrid en avión oficial y tenían previsto aterrizar la pasada madrugada en el pabellón de Estado del aeropuerto internacional José Martí para iniciar hoy una visita que debía ser histórica.

Los Reyes viajaron acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, y el secretario de Estado de Cooperación y América Latina, Juan Pablo de Laiglesia. También les acompañan durante la visita, aunque viajaron en vuelos regulares, los presidentes de la CEOE, Antonio Garamendi, y de la Cámara de Comercio de España. José Luis Bonet.

Reunión con Díaz-Canel
Tras el recibimiento oficial en el aeropuerto, al que asistieron el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez; la directora de Europa, Alba Soto, y el encargado de España, Miguel Moré, los Reyes empezarán hoy la visita con una ofrenda ante el Memorial de José Martí en la plaza de la Revolución y desde allí se trasladarán al Consejo de Estado, donde serán recibidos por el presidente de la República. Allí se celebrará la ceremonia oficial de bienvenida, tras la cual Don Felipe mantendrá un encuentro con Díaz-Canel y después, en presencia de ambos Jefes de Estado, se firmará el Acuerdo marco Cuba-España, en materia de Cooperación.

El plan de Doña Letizia
Tras el recibimiento oficial, la Reina mantendrá su propio programa, que consiste en visitar la Escuela Taller Gaspar Melchor de Jovellanos, fundada por Cooperación Española, y el Convento de San Francisco. Después de estos encuentros Doña Letizia se reunirá de nuevo con Don Felipe para asistir juntos a un almuerzo privado.

Por la tarde, los Reyes harán un programa que casi se podía definir como turístico, pues visitarán una exposición organizada por la agencia Efe e Iberia bajo el título «España y Cuba, contigo en la distancia», y después asistirán a una gala en el Gran Teatro Alicia Alonso.

La primera jornada en Cuba terminará con la cena oficial de bienvenida que ofrecerán las autoridades cubanas a los Reyes en el Consejo de Estado y en la que no está previsto que Don Felipe pronuncie discurso alguno. A esta cena no podrán acceder los medios de comunicación y se celebrará a puerta cerrada.

abc


Etiquetas: LosReyes   Cuba   democracia