Empieza el tercer día de vista de Netanyahu ante la fiscalía por tres casos de corrupción

  06 Octubre 2019    Leído: 258
Empieza el tercer día de vista de Netanyahu ante la fiscalía por tres casos de corrupción

 El tercer día de la audiencia previa al posible procesamiento del primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, comenzó en el edificio del Ministerio de Justicia, en Jerusalén.

La vista, a la que el jefe del Gobierno no asiste sino que está representado por su equipo legal, se acabará el 7 de octubre.


La audiencia se centrará este día 6 en los llamados casos 1000 y 2000, en los que Netanyahu estaría implicado por delitos de fraude y abuso de confianza.

El caso 1000 se centra en las sospechas de que Netanyahu recibió lujosos regalos por valor de cientos de miles de shekels de magnates, principalmente el productor de Hollywood Arnon Milchan.

Se cree que Milchan y su exsocio comercial, el multimillonario australiano James Packer, dieron a Netanyahu y su esposa cajas llenas de botellas de champán, cigarros y otros artículos, según las demandas de los Netanyahu.

El borrador de la acusación dice que el primer ministro "actuó como cargo público a favor de Milchan en numerosos asuntos personales y comerciales, entrando en un gran conflicto de intereses entre el bien común y su compromiso personal con Milchan".

La principal línea de defensa de Netanyahu en este caso es su afirmación de que "está permitido recibir regalos de amigos". Según él, Milchan le dio los artículos debido a su amistad personal y no por la influencia que ejerce como primer ministro.
Netanyahu también afirma que su difunto abogado, Jacob Wienroth, le dijo que no había ningún problema si recibía estos objetos.

El primer ministro intentó minimizar aún más el asunto al decir que su esposa pudo haberle pedido a Milchan que hiciera algunas de las compras sin su conocimiento.

En cuanto a su participación en asuntos relacionados con Milchan, Netanyahu afirmó que sus motivos siempre fueron apropiados.

El caso 2000 gira en torno a los lazos de Netanyahu con Arnon Mozes, el editor del diario israelí Yedioth Ahronoth, el rotativo de pago más vendido en Israel.

Se sospecha que el primer ministro se ofreció a promover una legislación que frenara al principal competidor de este periódico, el gratuito Israel Hayom, que es el diario más leído en el país, a cambio de que el Yedioth Aharonot y su página web, el digital Ynet, ofrecieran una cobertura más positiva del primer ministro.Algunas de las conversaciones entre Netanyahu y Mozes se grabaron, a petición del primer ministro, en el teléfono celular del entonces jefe de su oficina, Ari Harow, que ha testificado en el caso.

Netanyahu y Mozes afirmaron que no planeaban actuar de acuerdo con las promesas que hicieron durante sus conversaciones y que solo intentaron manipularse mutuamente.

El primer ministro también afirmó que la Policía no debería involucrarse en los lazos entre los representantes públicos y los medios de comunicación y que la investigación refleja un sesgo por parte de la Policía.

El 2 y el 3 de octubre pasados, los abogados de Netanyahu presentaron sus alegaciones sobre el Caso 4000, el tercero en el que la fiscalía implica a Netanyahu y que le podría suponer una acusación formal por cohecho, fraude y abuso de confianza.

El Caso 4000 se considera más grave y es el que, según los analistas, tiene más posibilidades de acabar en condena.


Se sospecha que, entre ellos años 2012 y 2017, el primer ministro hizo diversos favores al gigante de telefonía israelí Bezeq, controlado por el empresario Shaul Elovitch, a cambio de que el popular digital de noticias Walla, que también depende de Elovitch, ofreciera una cobertura favorable a Netanyahu y su esposa, Sara.

Fuentes presentes en los dos primeros días de audiencia de los abogados de Netanyahu ante el Fiscal General del estado, Avijai Mandelblit, en los que se trató el Caso 4000, señalaron que los abogados del primer ministro no presentaron ninguna prueba nueva, sino explicaciones que supuestamente contradicen los cargos contra Netanyahu.


Etiquetas: