Empieza la vista de Netanyahu por su presunta implicación en tres casos de corrupción

  02 Octubre 2019    Leído: 558
Empieza la vista de Netanyahu por su presunta implicación en tres casos de corrupción

 La vista del primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, por tres casos de corrupción empieza en el edificio del Ministerio de Justicia, en Jerusalén.

El fiscal general del Estado, Avijai Mandelblit, llegó esta mañana al lugar donde se celebrará la comparecencia en la que Netanyahu tendrá que defenderse de una posible imputación formal por los tres casos.


No está claro si el jefe del Gobierno asistirá a la primera vista o solo lo hará su equipo de abogados.

El fiscal podría acusar formalmente a Netanyahu por delitos de cohecho, fraude y abuso de confianza en los llamados Casos 1000, 2000 y 4000.

El último caso es el que se considera más grave y es el que, según los analistas, tiene más posibilidades de acabar en condena.

Se sospecha que, entre los años 2012 y 2017, el primer ministro hizo diversos favores al gigante de telefonía israelí Bezeq, controlado por el empresario Shaul Elovitch, a cambio de que el popular digital de noticias Walla, que también depende de Elovitch, ofreciera una cobertura favorable a Netanyahu y su esposa, Sara.

La Policía considera que dispone de pruebas suficientes para que se acuse a Netanyahu formalmente de cohecho, fraude y abuso de confianza en este caso.

En el Caso 1000, se sospecha que Netanyahu aceptó lujosos regalos de dos millonarios para él y su familia por valor de hasta un millón de shekels (unos 260.000 euros). Los obsequios habrían sido viajes, joyas, puros y champán francés. A cambio, el primer ministro les habría hecho favores como aprobar una ley que limita los impuestos para israelíes que regresen del extranjero.


La fiscalía considera que dispone de las pruebas necesarias para demostrar que sus sospechas son ciertas. Netanyahu admite haber recibido regalos, pero asegura que se los hicieron a cambio de nada, por amistad.

En el Caso 2000, se investiga si Netanyahu intentó pactar con Arnon Mozes, editor del principal diario de pago de Israel, el "Yediot Ahronot", una cobertura más positiva sobre él y su familia a cambio de dañar la distribución del periódico rival, el gratuito "Israel Hayom".

La vista de Netanyahu, que niega todas las acusaciones, se prolongará hasta la semana que viene y se dividirá en cuatro sesiones.

El fiscal puede tardar entre dos y cuatro meses en anunciar si lo acusa o no, pero si hubiera juicio, podría durar años.

Aunque lo acusen formalmente, Netanyahu no estará obligado a dimitir mientras sea primer ministro. Él asegura que es inocente y que lo demostrará.

Sputnik


Etiquetas: Netanyahu   corrupción