Banco central de México rebajaría tasas de interés por segunda vez consecutiva

  26 Septiembre 2019    Leído: 601
Banco central de México rebajaría tasas de interés por segunda vez consecutiva

El Banco de México (Banxico, central) podría bajar por segunda vez consecutiva la tasa de interés de referencia, actualmente en 8,0%, gracias a que la inflación está en la meta esperada por las autoridades monetarias y financieras, dijo el economista Ignacio Martínez Cortés.

Entre las señales para esperar un recorte a la tasa de interés, previas a la decisión que se anunciará la tarde de este jueves y luego de la reducción acordada por la Junta de Gobierno de Banxico el 15 de agosto pasado, "destaca el predominio de una política monetaria que está coadyuvando al crecimiento y al consumo del mercado interno", dijo el experto, doctorado por el Colegio de México.

Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (Lacen) señala que "el rango de la baja inflación registrada en meses recientes, provoca que haya mayor consumo", ante los precios bajos o estables de las mercancías.

En efecto, en la primera semana de septiembre la inflación fue de 2,99 a tasa anual, mientras que la meta del banco central y la cartera federal de Hacienda, encargada de las finanzas públicas, es de 3,00% (+/- 1,00).

"La tasa de interés a la baja motiva el consumo e inhibe el ahorro, por lo tanto, en el laboratorio consideramos que se puede esperar un crecimiento económico en el tercer trimestre de 0,9%", pronostica el investigador del Lacen de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Otra variable que juega a favor de bajar las tasas es la anticipación del gasto público del año próximo, anunciada por el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, que mejoraría el clima económico, y serviría para contrarrestar el pesimismo por la contracción de 0,2% en el primer trimestre del año y el estancamiento en el segundo trimestre de 2019, que puso al país al borde de la recesión técnica de dos trimestres de caída del Producto Interno Bruto (PIB).

El Gobierno federal se comprometió a comenzar a ejercer desde el último trimestre de este año el gasto previsto para 2020, relajando el control de las finanzas públicas que exigen las políticas de austeridad, aplicadas al comienzo de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El especialista anticipa que la suma del ejercicio del gasto público anticipado (480.000 millones de pesos) más 1,7 billones de pesos, arroja un total de casi 2,2 billones de pesos "que van a estimular la actividad económica".

La segunda economía latinoamericana recibirá de esta forma "una inyección total que equivale a entre 60.000 y 70.000 millones de dólares, que provocará producción, ventas y empleos", pronostica el economista.

En términos fiscales, con esta actividad favorable concertada también se estarían beneficiando las arcas públicas en la recaudación de impuestos.

Escenario inédito

Cortés señala que, por primera vez en un cuarto de siglo de existencia de un banco central autónomo, "se alinean la política económica y la política monetaria del Banco de México", cuya principal misión es vigilar la inflación, antes que propiciar el crecimiento de la actividad económica.

Esa convergencia "es algo nunca visto", incluso desde antes de la que existiera la autonomía del banco central y era controlado por el Gobierno de turno.

"Nunca se había registrado una política monetaria que estimulara el crecimiento económico, sin violar la autonomía de las autoridades monetarias", prosigue el experto.

Desde 1994 que llegó el banco autónomo en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte "nunca se había presentado una política económica y monetaria alineadas al crecimiento del país", enfatiza Martínez.

Con la entrada este año de dos nuevos miembros a la Junta de Gobierno de cinco integrantes de Banxico, Gerardo Esquivel y Jonathan Heat, "sin perder su autonomía, vemos que los tres componentes decisivos se conjugan para esperar una rebaja a las tasas", indica el analista.

Los tres elementos que flotan en el ambiente son: primero, inflación baja, en el rango previsto por primera vez desde enero de 2017; y segundo, un tipo de cambio estable (19,5 pesos por dólar), que están estimulando a los consumidores en el mercado interno.

El tercero es "una inversión pública que estimula la circulación de mercancías, es lo que va a tomar en cuenta la Junta de Gobierno para votar su decisión y reducir las tasa de interés", apuesta el analista.

El factor externo que pesará en la decisión es que aumentó la fricción comercial entre Estados Unidos y China.

"El discurso incendiario proteccionista (del presidente estadounidense Donald Trump) puede provocar un comportamiento al alza del dólar, pero es solo coyuntural", atempera.

No obstante, a partir del 1 de septiembre pasado, López Obrador "ha comenzado a ensayar otra narrativa hacia los inversionistas, sin enfrentamiento con los empresarios".

En México, la inversión pública y privada representa poco más del 27% del PIB; las exportaciones, sobre todo a Estados Unidos, el 32%; el gasto público corriente, un 22%.

En este clima "el consumo aumentaría 1 punto, a 9%", puntualiza la previsión del Lacen. Sputnik


Etiquetas: