Cae una red de ciberestafadores a través de apps de pago

  13 Julio 2019    Leído: 280
Cae una red de ciberestafadores a través de apps de pago

Defraudó un millón de euros anuales que blanqueaba con la compra de criptomonedas.

La Policía Nacional ha desarticulado una nueva red de ciberestafadores en una operación en la que han sido detenidas 47 personas que se hacían con las claves bancarias de sus víctimas por correo electrónico para después sacar dinero en cajeros o realizar compras a través de aplicaciones de pago por móvil.

Según los investigadores, se calcula que esta organización estafó a más de 300 personas de diferentes puntos de España como Madrid, Cataluña, Galicia, la Costa del Sol, Aragón, Asturias o Melilla. Pero además, la policía ha detectado actuaciones similares por parte de la red en Bélgica, Holanda y Marruecos.

De las 47 personas detenidas, 24 residían en España, mientras que los otros 23 arrestos se produjeron en Marruecos. Además la Policía registró ocho domicilios situados en Madrid y en la Costa del Sol. La organización internacional logró defraudar más de un millón de euros anuales, que posteriormente blanqueaban con la compraventa de criptomoneda.

Obtenían los claves de las tarjetas bancarias a través del correo electrónico y las vinculaban a aplicaciones de pago.

La investigación se inició en abril de 2018 cuando se constataron numerosas denuncias tanto de particulares como de entidades bancarias por la utilización fraudulenta de tarjetas de crédito con un denominador común: en todos los casos había una denuncia de extracciones de dinero en efectivo en cajeros o compras en comercios físico a través de aplicaciones de pago por móvil, como Wallet.

Tras las primeras pesquisas, los agentes descubrieron el «modus operandi» de la red. El primer paso de la estafa consistía en hacerse con información financiera a través del método conocido como «phishing». Los delincuentes realizaban un envío masivo de correos electrónicos trampa simulando ser entidades bancarias para, de ese modo, hacerse con las claves de la banca electrónica de quienes recibían el mensaje.

Red wifi abierta
Los mails eran enviados desde redes wifi abiertas o de establecimientos públicos, como restaurantes o bares para evitar dejar rastro. Una vez obtenidos los datos y las contraseñas, vinculaban las tarjetas bancarias a aplicaciones de pago instaladas en sus móviles, desde los que realizaban extracciones de efectivoo compras que eran cargadas a las tarjetas y cuentas de los estafados, utilizando sistemas contactless y basándose en el protocolo NFC, que permite la transmisión instantánea de datos entre dispositivos que se encuentren a poca distancia. La operación continúa abierta y no se descartan más detenciones.

Abc


Etiquetas: ciberestafadores