Violencia y disturbios en la segunda fase de las elecciones indias

  19 Abril 2019    Leído: 152
Violencia y disturbios en la segunda fase de las elecciones indias

En Cachemira y Jammu el Gobierno ha movilizado a miles de soldados y policías desplegados en la capital, Srinagar, para "garantizar la seguridad del estado"

La segunda de las siete fases de la 17ª Lok Sabha, las elecciones generales de la India, se ha celebrado hoy con 157 de los 900 millones de electores acudiendo a las urnas en un total de 97 circunscripciones y 13 estados al norte y sur del país. En juego están 95 de los 543 escaños del Parlamento, en el que los dos grandes candidatos, Narendra Modi y su opositor, Rahul Gandhi, necesitarán 272 representantes para convertirse en el próximo líder indio.

Las elecciones de hoy han estado determinadas por el voto en los extremos geográficos del país. En el norte ha votado el estado de Cachemira y Jammu, donde Delhi está inmerso en un conflicto armado desde 1947, y al sur lo han hecho, entre otros, en parte del estado de Karnataka y el estado de Tamil Nabu, los cuales son cruciales para que el Partido del Congreso (PC) liderado por Gandhi tenga opciones para arrebatarle el poder al BJP.

En Cachemira y Jammu el Gobierno ha movilizado a miles de soldados y policías desplegados en la capital, Srinagar, para "garantizar la seguridad del estado", según fuentes gubernamentales. Asimismo, las fuerzas indias han cortado varias carreteras en la capital y han aconsejado a los residentes evitar ciertas partes de la ciudad como la rivera del río Jhelum, donde se ha reforzado la presencia armada. Las fuerzas que Delhi ha mandado a la región se han unido a los 500.000 soldados que el Gobierno tiene en el estado desde 1989, cuando se produjo el último gran alzamiento insurgente.

Por su parte, dos de los grupos rebeldes de la región, el Jamaat-e-Islami Jammu y Cachemira, y el Frente de liberación de Cachemira, ambos ilegalizados por el Gobierno en febrero tras ser acusados de "asociación ilícita y perjudicial para la seguridad interna y el orden público", han llamado a boicotear el voto "porque es un ejercicio ilegítimo llevado a cabo bajo una ocupación militar", según 'The National'. "Muchos de los colegios electorales estaban desiertos, con más fuerzas de seguridad y voluntarios electorales que votantes", ha indicado un reportero de dicho rotativo indio.

Por otro lado, el ataque bomba que en febrero pasado mató a 40 miembros de las fuerzas de seguridad indias que se dirigían en un convoy hasta Srinagar, se ha convertido en uno de los ejes de la campaña de Modi, cuyo partido nacionalista hindú ha pivotado alrededor de la sangría para reforzar su conocida posición anti-islamista.

Algo que el opositor Gandhi asegura que está llevando al país hacia una deriva nacionalista que está provocando "un desastre nacional", enfrentando al Gobierno con la comunidad musulmana del país, unos 200 millones de personas, y la casta de los dalits (los parias), mayoritariamente budistas (40%), pero también seguidores del sijismo (31%), el hinduismo (20%) y el cristianismo (9%), los cuales son parte integrante de la campaña de Gandhi, que si gana ha prometido un desembolso gubernamental de 50 millones de dólares "para los más pobres, en total unos 250 millones de personas", según declaraciones del candidato.


Al sur del país, la jornada electoral ha comenzado y acabado con disturbios y la suspensión del voto en la circunscripción de Vellore, en el estado de Tamil Nadu, donde la policía ha incautado "1,5 millones de dólares en efectivo que estaban destinados a influenciar a los votantes", según TRT World. Desde marzo de este año, la policía asegura haber interceptado en dicho estado 18 millones de dólares por el mismo motivo.

Haciendo campaña en el sur, Modi ha hecho un llamamiento a todos los indios para que "elijan un Gobierno fuerte", según ha afirmado durante un mitin electoral en el estado de Karnataka, en el que además ha acusado al Partido del Congreso de "dividir a la sociedad cuando sienten que su existencia peligra". Además, ha asegurado que el PC quiere "un Gobierno impotente. Si queréis ver un Gobierno fuerte mirad hacia Delhi, si queréis ver uno débil sólo tenéis que mirar hacia el de Karnataka", ha añadido.

El líder de la coalición gobernante en el estado, H.D. Kumaraswamy, no ha tardado en responder asegurando que la alianza de su partido, Janata Dal Secular (JDS), con el PC, con quien gobierna desde hace 15 años, conseguirá "entre 10 y 12 de los 14 escaños que están en juego", según ANI. Asimismo, el líder regional ha explicado que "las elecciones son cruciales para los intereses de los granjeros", la provincia es mayoritariamente agrícola, los cuales asegura no son una prioridad para el Gobierno central del BJP.


En el estado de Bengal Oeste se han producido disturbios de diversa consideración, sobre todo en la ciudad de Chopra, la cual es parte de la famosa circunscripción de Darjeeling, donde la policía antidisturbios se ha enfrentado a un grupo de manifestantes del partido del Congreso de Trinamool (TMC), los cuales han cortado la carretera y han intentado sustraer varias máquinas para votar en la escuela Coronation, en la ciudad de Raiganj, quejándose de que no habían podido hacerlo en la ciudad de Digirpar. Los agentes han realizando cargas y han utilizando balas de goma y gas para disolver a la muchedumbre. De momento, no se han reportado víctimas.

En el estado de Odisha, situado al sureste de la India y en el que en esta segunda fase están en juego 5 de los 35 escaños de la región, los comicios han empezado tarde y con quejas por parte de todos los partidos concurriendo "por problemas técnicos con las máquinas electrónicas para votar (EVMs, según sus siglas en inglés) en las circunscripciones de Sundergarh, Talsara y Bonai", entre otras, según Catch News.

En ese mismo estado, en la ciudad de Kansamari, se ha producido la nota triste de la jornada cuando un hombre de 95 años, identificado como Natabar Behera, ha fallecido mientras estaba en la cola del colegio electoral esperando su turno para votar en el maratoniano "festival de la democracia", según Modi describió recientemente a las elecciones más grandes del mundo.

elmundo.es


Etiquetas: LaIndia