La Policía mantendrá unos días un fuerte despliegue a lo largo de Nueva Zelanda

  17 Marzo 2019    Leído: 551
La Policía mantendrá unos días un fuerte despliegue a lo largo de Nueva Zelanda

La Policía neozelandesa mantendrá unos días un fuerte despliegue en Christchurch y en el resto del territorio nacional para garantizar la seguridad, dijo a los periodistas el comisario Mike Bush.

"Verán una presencia policial altamente visible en las calles, cerca de sus negocios, cerca de sus escuelas e incluso en el aire, en todo el país. Por lo tanto, estarán seguros al hacer lo que quieran hacer mañana [18 de marzo]", declaró Bush en una rueda de prensa celebrada en Wellington.

El comisario reiteró que las autoridades hacen cuanto está a su alcance para que las víctimas de la masacre en dos mezquitas de Christchurch sean enterradas lo más pronto posible.

"Tenemos más de 200 miembros del personal policial haciendo diversos papeles. Tenemos personal médico forense, personal de Policía altamente capacitado, todos trabajando para permitir que el jefe forense pueda iniciar y completar este proceso tan pronto como sea posible por respeto a sus seres queridos", afirmó Bush, citado por la emisora de radio RNZ.

Previamente, la primera ministra Jacinda Ardern dijo que los cuerpos de las víctimas serían entregados a sus familiares a partir de esta noche, y que se espera terminar este proceso para el miércoles 20.

El 15 de marzo, un hombre armado entró en la mezquita Al Noor, en el centro de Christchurch, y abrió fuego cuando en el recinto estaban congregadas unas 300 personas.

El atacante llevaba un arma semiautomática, ropa militar y varios cargadores.

Más tarde, se informó de disparos en otra mezquita, la de Linwood.

El perpetrador de la masacre, un supremacista blanco que se identificó como Brenton Tarrant, de 28 años, nacido en Australia, hizo circular minutos antes del ataque un extenso manifiesto y grabó fragmentos de la matanza en un vídeo.

El doble ataque terrorista, que la primera ministra Ardern calificó como "uno de los días más oscuros de Nueva Zelanda, provocó 50 muertos y decenas de heridos, entre ellos algunos críticos. 


Etiquetas: