Utah, donde Dios puso el Oeste

  07 Mayo 2016    Leído: 668
Utah, donde Dios puso el Oeste
Los habitantes de este estado americano están convencidos de tal afirmación.
Y no exageran, porque ha sido escenario de multitud de películas de vaqueros. Ahora, los turistas van en busca de deporte y aventura.

Si se buscan los genuinos paisajes del Oeste americano, aquellos que nos mostraban las viejas películas de este género, Moab, en el estado de Utah, es su destino. No es raro que al revisar las películas de John Ford reconozca algunos parajes. Por ellos efectivamente cabalgó John Wayne en su papel de capitán Brittles, o arreó como Ringo el tiro de una diligencia.

Lo que se propone es un viaje por la naturaleza salvaje de este estado salpicada por ruinas y vestigios de los anasazi, una civilización que se pierde antes de la llegada de los españoles —fueron los primeros exploradores de la zona— y cuya desaparición sigue constituyendo un misterio.

La zona está escasamente poblada, en parte, porque la tierra, salvo en el curso de algunos ríos —el Colorado cruza la zona del lago Powell y del Gran Cañón— no es fértil e incluso resulta muy dura para el ganado. Sólo el norte del estado es más verde. Los dos aeropuertos más próximos son Grand Junction, en Colorado, y Farmington, en Nuevo México. El primero está a solo una hora y media de carretera de Moab, pequeña ciudad turística y el mejor rincón para iniciar el viaje por la zona en un coche de alquiler, a ser posible un todocamino aunque sea pequeño.


El alojamiento no debe preocupar. Salvo en días muy especiales siempre se encuentra sitio en hoteles de cadenas como Best Western, Holiday Inn o Marriot Courtyard. Y quienes busquen alojamientos más especiales en la zona pueden llamar a la puerta del Sorrel Ranch o el Red Cliff.

Etiquetas:  


Noticias