Chalecos amarillos de Europa

  19 Febrero 2019    Leído: 311
  Chalecos amarillos de Europa

Tras el incidente diplomático entre Italia y Francia, el movimiento ciudadano de democracia directa queda en papel mojado, víctima de la carrera electoral europea

Los chalecos amarillos empezaron como un movimiento político, ciudadano y sin líderes visibles. Democracia directa y popular. Después del incidente diplomático entre Italia y Francia, todo ha quedado en papel mojado.

El movimiento como lo conocíamos ha desaparecido para siempre, víctima de la carrera electoral europea. La foto con Luigi di Maio, viceministro italiano y líder del movimiento 5 estrellas, vino a confirmar algunas tristes verdades que hasta ahora estaban escondidas.


Como producto de marketing, los chalecos venden, tanto sea a extrema derecha como a extrema izquierda y de esto hay mucho en el movimiento.

La falta de líderes ha jugado también en contra de los intereses, sin un representante reconocido, cualquier persona es libre de hablar ante los micrófonos o en las redes sociales y cada vez que hablan el precio del pan sube. Desde llamamientos a la guerra civil hasta levantarse en armas contra Macron.

Christophe Chalençon, retengan este nombre, a veces portavoz del movimiento, ha lanzado su propio partido político de cara a las europeas. MAC, movimiento de alternativa ciudadana, nace con la intención de agrupar a los chalecos amarillos que no se sienten representados por el RIC, es un llamado a todas las personas de extrema derecha o de izquierda para presentar un frente común.

El RIC, manifestación de iniciativa ciudadana, era hasta estos momentos la lista oficial de los chalecos para las europeas.

Los franceses se han cansado del movimiento, la simpatía que podían haber despertado al principio ha desaparecido.


El presidente Macron, ha golpeado la mesa y, aprovechando el tirón de las últimas semanas en los sondeos, ha declarado la guerra a los populismos.

Sin embargo, nadie en la Unión Europea parece haber tomado nota y la carrera hacia los extremos no ha hecho más que comenzar.

La foto de amistad transalpina puede ser una muestra de lo que puede ser el Parlamento europeo el próximo 27 de mayo. Las alarmas siguen sonando.

lavanguardia


Etiquetas: Europa