La Cámara del Congreso reclama a Trump la salida de la guerra de Yemen

  15 Febrero 2019    Leído: 584
La Cámara del Congreso reclama a Trump la salida de la guerra de Yemen

¿A quién corresponde declarar la guerra? No a la Casa Blanca sola, puntualizó ayer el Congreso estadounidense, que se reafirmó en su poder para fijar la política exterior del país con la aprobación de una resolución en la Cámara de Representantes que “exige” al presidente Donald Trump poner fin a la intervención en la guerra de Yemen. Pendiente de aprobación por el Senado, la Casa Blanca ya ha advertido que podría rechazar la orden.

Nunca desde su aprobación en 1973, en tiempos del presidente Richard Nixon, en plena guerra de Vietnam, había el Capitolio hecho uso de la llamada ley sobre poderes de guerra, que preserva la autoridad de la institución para determinar la política exterior del país. El motivo, el malestar de los congresistas de todos los signos con la crisis humanitaria en Yemen y el apoyo que presta la Casa Blanca a Arabia Saudí en esta contienda, en especial desde el asesinato de Jamal Khashoggi y su defensa de la versión exculpatoria del príncipe heredero, Mohamed bin Salman.


Impulsada por los demócratas, que desde enero controlan la Cámara de Representantes, la resolución salió aprobada por una amplia mayoría gracias al apoyo de 18 republicanos, con un total de 248 votos a favor y 177 en contra. “Es un voto histórico”, se felicitó la ponente, la demócrata Ro Khanna. “No se trata sólo de Yemen. Se trata de que el Congreso tome una posición y todos los futuros presidentes tengan que pensárselo dos veces antes de autorizar una intervención militar sin apoyo del Congreso”, añadió Khanna.

El texto pasa ahora al Senado, que tiene un mes para votarlo. Aunque el año pasado ya se aprobó una resolución similar con apoyo de varios senadores republicanos, que controlan 53 de los 100 escaños de esta cámara, su destino es incierto.

La resolución, que da 30 días al presidente para retirar su apoyo militar a la guerra yemení, podría provocar un choque sin precedentes por la política exterior entre las ramas legislativa y ejecutivo del gobierno federal estadounidense. La Casa Blanca amenaza con no firmar la legislación, que considera mal argumentada porque no hay tropas estadounidenses sobre el terreno. Su papel se limita a dar ayuda logística y de espionaje a Yemen en su lucha contra los rebeldes hutíes.

lavanguardia


Etiquetas: Yemen   Trump