Heridas sin sanar e interrogantes a un año de los atentados de Cataluña

  14 Agosto 2018    Leído: 870
Heridas sin sanar e interrogantes a un año de los atentados de Cataluña

El 17 de agosto de 2017, a las 16H30 locales, una furgoneta se abalanzó contra la multitud en las Ramblas, vía emblemática de Barcelona, iniciando cuatro días de terror que los investigadores aún intentan explicar y los sobrevivientes superar.

El conductor, Younes Abouyaaqoub, un marroquí de 22 años, abandonó el vehículo y desapareció entre la gente en un mercado. Robó un vehículo y mató al hombre que lo conducía.
Cuando fue abatido por la policía tras cuatro días a la fuga, había matado a 15 personas de nueve nacionalidades diferentes, entre ellos un australiano de 7 años y un español de 3, y herido a más de 100.

Cinco de sus cómplices lo imitaron en la noche del 17 al 18 de agosto, arrollando transeúntes en la población balnearia en Cambrils, al sur de Barcelona, y luego atacándolos con cuchillos.

Una mujer murió apuñalada. Los asaltantes fueron abatidos por la policía. Tenían 17, 19 y 24 años.

Los investigadores reconstruyeron los atentados, si bien aún buscan establecer si la célula yihadista, de la que tres miembros están en prisión, tenía efectivamente nexos con el grupo Estado Islámico (EI), que reivindicó los ataques.

Lo que sí establecieron es que Abdelbaki Es Satty, un marroquí de 44 años que estuvo en prisión por tráfico de drogas, devino imán en Ripoll, una pequeña población al pie de los Pirineos, y adoctrinó a una decena de jóvenes, en su mayor parte inmigrantes marroquíes de segunda generación.

- Sin conexión internacional -

El imán murió el 16 de agosto con otro miembro de la célula de 22 años en una deflagración accidental cuando preparaban explosivos para un atentado de una envergadura mucho mayor.

La catedral de la Sagrada Familia, el Camp Nou del FC Barcelona o una discoteca gay fueron evocados como posibles objetivos.

La destrucción de los explosivos llevó a los jóvenes terroristas a improvisar los atentados con atropellos masivos, semejando los de Niza (86 muertos el 14 de julio de 2015) y otras ciudades europeas.

Más allá de las similitudes y de que el imán dejara un texto en nombre de los "Soldados del Estado Islámico", los investigadores han intentando en vano saber si la célula de Ripoll tuvo contactos en el extranjero que les dieran instrucciones.

En los 18 meses precedentes al ataque, efectivamente algunos miembros del grupo viajaron a Suiza, Francia, Bélgica o Marruecos.

"En ninguna de las líneas de investigación que tenemos hasta la fecha hemos encontrado de forma fehaciente un elemento catalizador exterior de los atentados", afirmó a la AFP el teniente coronel Francisco Vázquez, de la Guardia Civil española.

- La sombra de la secesión -

Las víctimas y los sobrevivientes rehúsan en su mayoría evocar los hechos. Javier García, padre del pequeño Xavi de 3 años muerto en las Ramblas, se quejó en una entrevista reciente a la televisión catalana de que los periodistas "no nos han dejado tener el duelo".

El dolor de las víctimas fue rápidamente eclipsado por la actualidad de la tentativa de secesión de Cataluña en octubre pasado, tras un referéndum de autodeterminación ilegal marcado por la violencia policial.

La necesidad de respetar a las víctimas parece haber otorgado una tregua esta vez al conflicto entre el gobierno central y los separatistas catalanes.

Las organizaciones independentistas han pedido no protestar contra la presencia en las ceremonias por el aniversario de los atentados el viernes en Barcelona del rey Felipe VI, a quien el presidente catalán, Quim Torra, le hizo saber que no era bienvenido.
La tensión con Madrid marcó la investigación en Cataluña, donde la Policía Nacional, la Guardia Civil y la policía regional, los Mossos d'Esquadra, son por igual competentes en materia de terrorismo.

"La rivalidad, la desconfianza y el cruce de acusaciones (...) entre ellas representan sin duda la nota más negativa, más allá de las víctimas causadas por el propio atentado", indicó el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo, un centro de estudios privado.

AFP.com


Etiquetas: