Turquía pone al predicador Fethullah Gülen en la mirilla

  21 Julio 2016    Leído: 391
Turquía pone al predicador Fethullah Gülen en la mirilla
Un simpatizante del presidente Erdogan, con un muñeco que representa al clérigo Fethullah Güllen ahorcado, en una manifestación en Taksim (Estambul).
EEUU recibe documentación para extraditar al clérigo a quien Ankara culpa del intento de golpe, mientras Obama promete respaldar a ErdoganTurquía suspende a 8.000 policías por supuesta relación con el golpe de estado fallido
LLUÍS MIQUEL [email protected]
20/07/2016 03:05Caza total al enemigo golpista por invisible que sea. Éste es el objetivo prioritario del Gobierno islamista turco. Por eso el martes consumó, al ampliar su caza de brujas a todo presunto miembro de la comunidad del archienemigo, la mayor purga de funcionarios de la historia republicana de Turquía. 49.321 funcionarios, la mayoría empleados por el Ministerio de Educación, perdieron el martes su trabajo. A la vez, Ankara inició los trámites para solicitar a EEUU la extradición del teólogo.Cifras mareantes para no dar tregua a los gülenistas: a las purgas habidas desde el sábado pasado se sumaron el martes 15.200 funcionarios de Educación, que fueron suspendidos, 21.000 maestros de escuela privada que perdieron su licencia y 1.577 decanos forzados a dimitir. La Dirección de Asuntos Religiosos apartó de su cargo 492 miembros de su cuerpo, entre ellos imanes y muecines y hasta se despidió a 257 funcionarios de la Oficina del primer ministro.El ejecutivo de Binali Yildirim no ha explicado tamaña limpia, si bien es cierto que, en Turquía, en varios países europeos y en EEUU, afines a Gülen poseen numerosas escuelas, universidades y otras instituciones educativas. Hasta el punto de considerarse que uno de los motivos de la ruptura entre Erdogan y Gülen, y que ya llevado a la crisis actual, fue la decisión de cerrar en 2013 las academias de preparación de exámenes universitarios. Un cuarto de estas, se cree, eran negocios gülenistas.La persecución a todo aquel susceptible de simpatizar con la causa del anciano predicador se extendió a los medios próximos al Hizmet - Servicio, en turco, así se conoce en Turquía a la comunidad de Gülen -. El Consejo Supremo de Radio y televisión (RTÜK) canceló la licencia de 24 emisoras consideradas gülenistas. La purga alcanzó las oficinas de la misma cadena nacional TRT, donde se abrió expediente a 370 empleados. A estos números se añaden los más destacados del lunes: 7.899 miembros policiales apartados de su cargo junto a 614 gendarmes, 30 delegados del gobierno y 47 delegados provinciales. Más allá, 103 generales y almirantes detenidos y cerca de 6.000 soldados bajo custodia por presunta complicidad con el golpe fallido del viernes pasado, cuyos supuestos directores ya han sido arrestados. También ha sido detenido el coronel Muharrem Kose, considerado uno de los supuestos cabecillas golpists. Pero Fethullah Gülen, quien sería el mayor trofeo de caza del Gobierno turco, sigue fuera del país.A última hora de la tarde del martes, horas después de que Yildirim confirmara que Turquía había enviado a EEUU cuatro dosieres con pruebas de la implicación de Gülen en la asonada fracasada, la Casa Blanca confirmó haber recibido la documentación, pero no una petición formal de extradición. Recep Tayyip Erdogan y Barack Obama conversaron también por teléfono. El norteamericano se comprometió a respaldar a su homólogo, al que pidió "respeto a los valores democráticos".El clérigo pidió a Washington horas después que rechace cualquier petición turca de extraditarlo. "Insto al gobierno de EEUU a rechazar cualquier intento de abusar del proceso de extradición para llevar a cabo venganzas políticas", dijo Gülen, quien ha negado cualquier tipo de participación en el intento de golpe de Estado, en un comunicado.



Un día antes, y ante reiteradas llamadas durante el fin de semana por parte de Erdogan para que EEUU arreste y entregue al líder del Hizmet, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, había exigido a los turcos pruebas explícitas de su ligazón con el golpe. La coyuntura motivó incluso un agresivo texto de opinión en el Yeni Safak, uno de los principales periódicos turcos, en el que el articulista acusó a Estados Unidos de "trabajar para asesinar a Erdogan".Para el ejecutivo turco, la implicación de Fethullah Gülen está fuera de duda. Considera que, durante los últimos años, numerosos fieles del Hizmet se habían ido encaramando a puestos destacados del cuerpo castrense hasta conseguir cierto nivel de operatividad. Un alto funcionario turco, hablando bajo preceptiva condición de anonimato, asegura que la facción golpista del ejército "probó sus opciones" una vez "fue consciente de que las autoridades iban tras ella".Esta versión del lanzamiento del golpe antes de lo previsto inicialmente explicaría, por lo tanto, lo que varios expertos han destacado como "chapuzas" en la ejecución de la asonada, por otra parte repleta de episodios salvajes. Refuerza esta interpretación unas declaraciones del Fiscal de Esmirna Okan Bato, quien asegura que recientemente había solicitado la detención inminente de una serie de mandos de las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) por sospechas de relación con el Hizmet.En esa misma línea, se ha recordado estos días que estaba previsto que el próximo mes de agosto se reuniera el Alto Consejo Militar (YAS), que anualmente decide el relevo de importantes cargos castrenses. Varios medios turcos han informado de que precisamente uno de sus miembros y considerado director de la asonada, el ex general de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea Akin Özturk, iba a perder su asiento tras esa cita.AFP

Etiquetas: