Enero Negro y un injustificado Premio Nobel de la Paz

  20 Enero 2018    Leído: 1991
Enero Negro y un injustificado Premio Nobel de la Paz
El 15 de octubre de 1990, el Comité del Premio Nobel de la Paz anunció probablemente una de sus decisiones más inusuales. Según él, Michael Gorbachev, entonces presidente de la Unión Soviética, fue galardonado con el muy codiciado Premio Nobel de la Paz.
El Comité justificó su posición haciendo hincapié en el "papel de liderazgo de Gorbachov en el proceso de paz" y sus "muchas y decisivas contribuciones" a la paz. El Comité y sus partidarios parecían estar tan "impresionados" por el líder soviético, que decidieron no darse cuenta de muchos crímenes atroces que cometió, que no tenían nada que ver con la noción de paz. Y nadie lo sabe mejor que la gente de Azerbaiyán.

Diez meses antes de la decisión del Comité, el 20 de enero de 1990, Gorbachov envió personalmente a 26,000 soldados soviéticos a la ciudad de Bakú, capital de Azerbaiyán, matando a cientos de civiles, incluidos niños, mujeres y ancianos, e hiriendo a mil. En un derramamiento de sangre llevado a cabo por los soldados fuertemente armados, que Human Rights Watch llamaría más tarde un "castigo colectivo", las tropas asaltaron la ciudad desde todas las direcciones y comenzaron a disparar indiscriminadamente contra los manifestantes pacíficos.

El único crimen de las víctimas era exigir libertad a Azerbaiyán de la Unión Soviética: prueba de que las autoridades soviéticas presidían un imperio que se derrumbaba y de que Azerbaiyán lideraba la lucha por la libertad. El levantamiento de Bakú fue la primera ocasión en la URSS en que una ciudad entera se levantó contra la ocupación soviética, y la primera en que las autoridades utilizaron una fuerza tan abrumadora, incluidos tanques y helicópteros, para matar manifestantes y civiles inocentes. A través de esta masacre, el régimen de Gorbachov estaba decidido a aplastar la lucha del pueblo azerbaiyano por la libertad e intimidar a los demás.

Sin embargo, el régimen brutal fracasó por completo. Después de la masacre, que entró en los libros de historia como Enero Negro, alrededor de un millón de azerbaiyanos -jóvenes y viejos, hombres y mujeres, musulmanes, judíos y cristianos- llenaron las calles para llorar a las víctimas y se celebró una huelga general en honor a los muertos por la ciudad por 40 días. Heydar Aliyev, quien más tarde sería el fundador del Azerbaiyán moderno, vino a la Misión Permanente de Azerbaiyán Soviético en Moscú y denunció ferozmente el derramamiento de sangre. Su desafío ayudó a inspirar al pueblo de Azerbaiyán y Aliyev se convirtió en un líder de la lucha por la libertad.

La fuerza no pudo evitar que el pueblo de Azerbaiyán buscara su libertad. De hecho, solo aumentó su resolución de restablecer un Azerbaiyán libre e independiente.

La independencia finalmente se restauró el 18 de octubre de 1991, cuando colapsó la URSS, en parte debido a la insensibilidad del Enero Negro y la consiguiente crisis de legitimidad para las autoridades soviéticas. Una masacre destinada a apuntalar el imperio terminó contribuyendo a su desaparición. Muchos historiadores ahora están de acuerdo en que el enero negro marcó el comienzo del fin de la Unión Soviética.

Desde la restauración de la independencia, Azerbaiyán siguió ganando fuerza cada vez más. Azerbaiyán es ahora económicamente dinámico, políticamente estable y un poder geopolítico importante. Es la mayor economía en el Cáucaso Sur, y una de las más grandes en el conjunto de la antigua Unión Soviética. Los inversores internacionales se han sentido atraídos por el clima de negocios del país, y Azerbaiyán es la pieza central de los desarrollos del gas y el petróleo del Caspio, vitales para la seguridad energética mundial, así como de otros megaproyectos regionales.

Bakú, que fue consumido por el sonido de los disparos en la tragedia del Enero Negro, ahora resuena con el sonido de la construcción a medida que la ciudad se transforma en una comunidad vibrante y moderna. Las calles que alguna vez vieron los tanques soviéticos ahora están llenas de azerbaiyanos apasionados y determinados por la libertad e independencia de su país.

Irónicamente, Alfred Nobel no habría podido establecer el Premio Nobel en 1901, de no haber sido por la inmensa fortuna que él y sus hermanos hicieron con el desarrollo del petróleo en Bakú. Y Alfred Nobel no habría podido siquiera soñar que su premio algún día se otorgaría a un hombre que convirtió a la misma ciudad de Bakú en un baño de sangre.

El 20 de enero, el pueblo de Azerbaiyán conmemora el 28. aniversario de la tragedia del Enero Negro y rinde homenaje a sus mártires. Pero también conmemora los logros en los años transcurridos desde que es una nación independiente, y reconocen que el 20 de enero, a pesar de su derramamiento de sangre, fue un primer y vital paso hacia la libertad de Azerbaiyán.

Por Nasimi Aghayev, Cónsul General de Azerbaiyán en el oeste de los Estados Unidos

Sevda Bakirova

Etiquetas: #Enero-Negro   #Azerbaiyan   #tragedia