La normalización con Israel y Rusia ayudará a la región

  03 Julio 2016    Leído: 263
La normalización con Israel y Rusia ayudará a la región
Esta semana vio dos iniciativas diplomáticas históricas que mejorarán las relaciones de Turquía tanto con Israel como con Rusia y el tiempo demostrará que ambos acuerdos tendrán impactos positivos en la región

Turquía dio esta semana dos pasos importantes para normalizar las relaciones con Israel y Rusia. Este importante desarrollo tendrá consecuencias importantes para la política exterior de Turquía y la paz y estabilidad regionales. El avance tiene un potencial para ayudar a los dos problemas prolongados de Palestina y Siria, así como a la lucha contra el terrorismo del PKK y DAESH.

Después de un largo proceso de negociaciones que se extienden a lo largo de casi seis años, los autorizados turcos e israelíes firmaron un acuerdo para normalizar las relaciones entre Turquía e Israel el 29 de junio de 2016. En cuanto a Turquía, el acuerdo cumple con su segunda y tercera condiciones, es decir, compensación para las familias de aquellos que murieron durante el ataque israelí contra el barco Mavi Marmara y la eliminación del bloqueo contra Gaza. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ya había pedido perdón al entonces primer ministro y actual presidente turco, Recep Tayyip Erdogan en una llamada telefónica que mantuvo en 2013 en presencia del presidente estadounidense, Barack Obama.

El acuerdo de normalización abre una nueva página en dos áreas sustanciales que tienen gran importancia geopolítica: las relaciones turco-israelíes y la situación en Gaza. Las dos partes acordaron iniciar el proceso de envío de embajadores y reiniciar las relaciones económicas y turísticas. Por lo tanto, vamos a presenciar una nueva actividad en las relaciones bilaterales.

Pero igualmente importante es el permiso a Turquía para enviar ayuda humanitaria y civil (alimentos, suministros médicos, etcétera) y la posible nueva situación en Gaza a consecuencia de ello. En el fondo, el primer buque de ayuda, enviado a la población de Gaza para la Fiesta de Ramadán en nombre del pueblo turco, ya se encuentra en su camino hacia el puerto de Ashdod.

Adicionalmente, la parte israelí garantizó mejorar las condiciones de vida en Gaza, como una parte del acuerdo alcanzado y Turquía lo consideró como una gran oportunidad. Principalmente se aumentará la cantidad de electricidad y agua dada diariamente al pueblo de Gaza. La limitada electricidad y agua son un gran problema en la Franja de Gaza que afecta a todo, desde la salud a la agricultura. Un equipo de expertos técnicos viajará a Gaza para estudiar la infraestructura existente de agua y electricidad y el trabajo comenzará en breve. Además, Turquía va a terminar sus proyectos en curso, incluyendo el Hospital de Gaza y la vivienda social a las personas cuyas casas fueron destruidas en el último ataque a Gaza.

Se espera que la población de Gaza vea los resultados concretos de este nuevo acuerdo turco-israelí en su vida diaria. Turquía está dispuesta a hacer esto y los autorizados israelíes verán la importancia de esto.

En el aspecto político, Turquía seguirá apoyando los derechos del pueblo palestino a tener un Estado independiente y poner fin a la ocupación, que fue la fuente única y más devastadora de la guerra, el conflicto y el sufrimiento. Turquía seguirá teniendo relaciones con todos los grupos palestinos y ayudando a todos los palestinos en Cisjordania y Gaza. Al normalizar las relaciones con Israel, Turquía también tendrá una mayor probabilidad de contribuir al proceso de paz y evitar tensiones innecesarias y pérdidas de vidas. Esto es válido también para la situación muy crítica y sensible en y alrededor de Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén.

La segunda noticia importante de esta semana fue el proceso de normalización con Rusia. Esta situación llegó como una sorpresa para muchos, pero el trabajo había estado en marcha durante varios meses para superar la crisis desde el derribo del avión ruso en noviembre de 2015. Se ejecutó una efectiva diplomacia de puerta trasera, y el presidente Erdogan envió una carta a su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la cual expresó su pesar y dolor por la muerte del piloto ruso. Ambos líderes dieron un paso valiente para normalizar las relaciones entre los dos países clave de la región.

Después de que el avión ruso fuera derribado, Turquía adoptó un enfoque constructivo y de reconciliación. Ahora bien, esto fue correspondido por veloz movimiento del presidente Putin al levantar todas las sanciones económicas y de turismo contra Turquía – esta buena noticia fue recibida con alegría por los ciudadanos comunes y círculos empresariales en ambos lados.

Además de la economía, el resultado clave de esta nueva página abierta en las relaciones turco-rusas será sobre el futuro de la guerra de Siria y la lucha contra el terrorismo. En su conversación telefónica el 29 de junio, los presidentes Erdogan y Putin acordaron estudiar ambas cuestiones e instruyeron a sus equipos para el seguimiento. Este es un desarrollo importante y tendrá importantes consecuencias para la situación que se empeora gradualmente en Siria, donde el alto el fuego no se puede alcanzar de ninguna manera y el régimen se niega a hablar de la transición política – ambos asuntos son los dos elementos clave de los procesos de Viena y Ginebra lideradas por la ONU.

La posición de Turquía en la guerra de Siria y en el futuro de Bashar Assad es bien conocida. Los esfuerzos renovados entre Turquía y Rusia tendrán el potencial de tomar bajo control la situación en Siria. Esto también ayudará a Turquía a luchar más eficazmente contra el terrorismo del DAESH, procedente de las tierras de Siria.

No es una coincidencia que el ataque terrorista contra el aeropuerto internacional Atatürk de Estambul se produjo solamente un día después de los acuerdos con Israel y Rusia. El DAESH está sin duda en contra de ambos acuerdos y ve a Turquía como un objetivo estratégico. Turquía continuará tomando medidas firmes contra esta organización terrorista y coordinar sus esfuerzos con Estados Unidos y ahora Rusia y tal vez incluso con Israel.

El paso de Turquía para normalizar las relaciones con Israel y Rusia es oportuna y basada en los principios de interés mutuo y el respeto, la cooperación regional, la paz y la seguridad.

Cuando se toma en cuenta la situación traumática en el Oriente Medio y en todo el mundo, tal paso, que nos permite respirar, era sin duda necesaria para que abordemos una serie de cuestiones urgentes y apremiantes.


Etiquetas: