La esposa de un terrorista de Daesh: "Mi marido me contó cómo quemaron vivo a un piloto"

  14 Octubre 2017    Leído: 313
La esposa de un terrorista de Daesh: "Mi marido me contó cómo quemaron vivo a un piloto"
Meyr Hisme es la cónyuge de un exterrorista de Daesh. Ella logró escapar de Al Raqa, asediada por las unidades de kurdos sirios. Un reportero de Sputnik visitó un campo de refugiados en la ciudad de Ayn Issa —norte de la provincia de Al Raqa—, donde habló con la mujer. La esposa del exyihadista relató historias verdaderamente espeluznantes.
El campo de refugiados de Ayn Issa está controlado por las Fuerzas Democráticas sirias, compuestas mayormente por las unidades kurdas. Allí están alojadas 18 esposas de yihadistas de Daesh —autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países—, que se entregaron a las FDS. Entre ellas, hay ciudadanas de Turquía, Francia, el Reino Unido, Túnez y Egipto.

Una de ellas se llama Meyr Hisme y está casada con el ciudadano de Francia de origen magrebí Bilal bin Mugdat. En una entrevista a Sputnik la mujer presentó los detalles de la vida en la Al Raqa yihadista y de su rendición a los kurdos. Según asevera la mujer, ella intentaba escapar de Al Raqa para reunirse con su familia, que vive en Turquía.
"Vivía en Damasco. Mi primer marido fue combatiente del Ejército Libre Sirio. Falleció a causa de un ataque aéreo. Cuando la guerra en Siria empezó, mis padres se mudaron a Turquía. Tras la muerte de mi primer marido, mis padres me enviaron dinero para que yo pudiera mudarme con ellos", declaró.

"Fui a Al Raqa para poder llegar a Turquía desde allí. Una amiga de la ciudad me invitó a vivir con ella en su casa hasta que partiera a Turquía. No sabía mucho de la situación en Al Raqa, así que decidí quedarme [en la ciudad] por un tiempo", prosiguió.
Según Hisme, ella necesitaba llegar a la ciudad de Tel Abyad, que está situada en el límite turco-sirio. No obstante, durante su viaje le cortaron el paso los terroristas de Daesh. Los radicales le dijeron que no tenía derecho a viajar sola y agregaron que Turquía es un 'país de infieles', por lo que le prohibieron seguir adelante. Como consecuencia, la mujer no tuvo ninguna otra opción que quedarse en Al Raqa, donde alquiló una vivienda.

"Pronto conocí a mi vecino, su nombre era Bilal bin Mugdat: provenía del Magreb, pero era ciudadano francés. Me relató que antes había sido terrorista de Daesh bajo el nombre Abu Omer, pero se había ido del grupo", explicó la entrevistada.

Hisme recordó que un poco después Bilal le propuso casarse y le aseguró que de esta manera podrían escapar al Magreb. La mujer aceptó su propuesta porque, según explica, "era la única oportunidad para ella".
Después de su boda, los recién casados decidieron fugarse de Al Raqa y pidieron ayuda a personas que se ocupaban del traslado de personas a través de la frontera. No obstante, la pareja no tenía suficiente dinero, por eso no pudieron hacer nada más que olvidar su plan y quedarse en Al Raqa.

"Queríamos escapar al Magreb, pero los traficantes nos pedían 10.000 dólares. No teníamos tanto dinero, por lo cual no pudimos irnos. Luego nació nuestro bebé, y decidimos abandonar nuestro plan de una vez por todas. Más tarde nos enteramos de que esas personas no eran traficantes, sino terroristas de Daesh. Si les hubiéramos entregado el dinero, nos habrían matado por haber intentado escapar del territorio controlado por Daesh", rememoró.

El marido de Hisme en varias ocasiones le relataba las torturas y asesinatos atroces practicados por Daesh.
"Mi marido me contó cómo quemaron vivo a un piloto jordano, y que sufrió mucho por haber participado en aquella ejecución. Él no estaba de acuerdo con los métodos usados por Daesh, decía que solo Alá tenía derecho a decidir el destino de una persona. [Mi marido] se decepcionó con el grupo y decidió irse de Daesh", remató la mujer.

La entrevistada relató que Bilal escribió una carta a un comandante de Daesh en Al Raqa pidiendo devolverle su pasaporte. Pero el último se negó a hacerlo diciendo que el hombre pudo dejar de ser miembro del grupo, pero no tenía derecho a salir del territorio controlado por Daesh.

De acuerdo con las palabras de Hisme, cuando las FDS empezaron la operación para liberar Al Raqa, sus esperanzas de escapar de la urbe se renovaron.

"La gente nos decía: "¡Váyanse y entréguense! Tu marido se fue de Daesh. Los soldados de las FDS no les harán nada malo". Seguimos su consejo y nos dirigimos al punto de control Havul Heva, en la frontera de Al Raqa, donde nos rendimos a las FDS", declaró Hisme.

La mujer contó que tras su rendición les enviaron a la ciudad de Kobaní, donde pasaron tres días. Allí los kurdos los alojaron junto con los yihadistas de Daesh de origen malasio y sus familias. Después de un tiempo los kurdos separaron los hombres de sus mujeres e hijos.
Según la entrevistada, los yihadistas de Daesh fueron encarcelados en Kobaní, mientras las mujeres con sus hijos fueron trasladados a Ayn Issa, donde viven desde hace un mes.

Etiquetas: #Daesh   #Siria