La tercera ronda de consultas con el Rey

  25 Abril 2016    Leído: 447
La tercera ronda de consultas con el Rey
Un mes para buscar candidatos y socios políticos si Felipe VI no designa un candidato a presidente

La tercera ronda de consultas con el Rey que comienza este lunes nace -si un movimiento de última hora no lo remedia- marcada por su fracaso y encamina a España hacia la convocatoria de las elecciones más peculiares de la democracia.

Peculiares por su propia naturaleza, ya que será la primera ocasión en la que, más que una celebración de comicios, se producirá una repetición de los mismos.De no salir el martes el nombre de un candidato del Palacio de la Zarzuela que cuente con los apoyos necesarios para ser investido presidente, Felipe VI procederá a la disolución de las Cortes y el 3 de mayo quedarán convocadas las elecciones generales.

Cincuenta y cuatro días después, el 26 de junio, los españoles acudirán de nuevo a las urnas. Ése es el tiempo que tendrán los partidos para poner en marcha su maquinaria electoral, presentar los programas, trazar las alianzas con otras fuerzas, presentar sus listas y realizar la campaña.Basta una rápida comparación con los anteriores comicios para percibir lo apretados que irán esta vez los tiempos.

Para las elecciones del pasado 20 de diciembre, Podemos y Ciudadanos realizaron un proceso de primarias para elegir a sus candidatos que se inició en julio, cinco meses antes de la cita con las urnas. El PSOE presentó sus listas a mediados de octubre, con dos meses y medio de antelación. Y el PP, que fue el más tardío en desvelar los nombres de sus candidatos, informó de ello a comienzos de noviembre. Nada de esto será ahora posible.Según marca la Ley Electoral, los partidos tendrán de plazo hasta el 22 de mayo para presentar sus listas. En ese tiempo, ningún proceso de primarias como el que se realizó para el 20-D puede repetirse. Habría que optar por un sistema mucho más rápido y sencillo, pero Podemos y C`s, que tienen en sus estatutos la elección de sus candidatos mediante votación interna, ya han anunciado que renuncian a ello. Aunque es seguro que habrá algún cambio en sus listas, es de suponer que serán decididos directamente por las direcciones de las formaciones.En la misma línea, los otros dos grandes partidos, PSOE y PP, tenderán a repetir las mismas candidaturas. Para las pasadas elecciones, los socialistas fueron los primeros en anunciar sus listas, refrendadas por un Comité Federal que se celebró el 17 de octubre. En esta ocasión el proceso será el mismo, pero tendrá que realizarse de forma exprés, incluyendo la introducción de los candidatos independientes, un elemento que en los pasados comicios dio bastante juego al PSOE, con anuncios como el de la ex militar Zaida Cantera o la ex diputada de UPyD Irene Lozano.En el caso del PP, para el 20-D anunció sus listas mediante un comunicado remitido el 6 de noviembre. La renovación de los cabezas de lista de la que entonces se presumió (61,5% respecto a 2011) se mantendrá, aunque habrá que introducir cambios obligados, como el del número uno por Las Palmas, puesto que en la pasada convocatoria electoral ocupó José Manuel Soria, que ha dimitido como ministro de Industria tras aparecer en los papeles de Panamá y ha anunciado su retirada de la política.

Y si los plazos para elaborar las listas son reducidos, más aún lo van a ser los que hay para cerrar coaliciones. Según la Ley Electoral, el plazo para comunicarlas a la Junta Electoral finaliza el 13 de mayo. Es menos de un mes, con el problema de que, estando aún en el periodo en el que oficialmente los partidos deben intentar formar Gobierno, sus líderes no pueden negociar abiertamente alianzas para unas elecciones que aún no se han convocado.

El caso de Podemos e IU es paradigmático. Se están produciendo negociaciones, pero de forma soterrada, y hay avances hacia una alianza a nivel nacional, aunque los partidos insistan en que no empezarán a dialogar hasta el 3 de mayo, cuando los comicios ya estén convocados. Más aún, la formación emergente debe en este tiempo renovar las confluencias con las que acudió a las pasadas elecciones (En Común en Cataluña, Compromís en la Comunidad Valenciana y En Marea en Galicia), algo que quizá no sea tan sencillo.Igualmente, PP y PSOE deben renovar sus pactos electorales. En el caso del primero, con UPN en Navarra, con el PAR en Aragón y con Foro Asturias en Asturias. En el caso de los socialistas, con Nueva Canarias en la comunidad insular.

Etiquetas:  


Noticias