El fútbol echa raíces en Estados Unidos

  02 Junio 2016    Leído: 305
El fútbol echa raíces en Estados Unidos
El Mundial de 1994 sembró una semilla que hoy da sus frutos con una joven generación de aficionados que sitúan a este deporte entre los más seguidos y practicados
“Este verano, las mayores superestrellas del mundo vienen a Estados Unidos para la Copa América”. Lo dice nada menos que Kobe Bryant en un anuncio en Fox Sports sobre el campeonato que comienza este viernes. “Viene Messi, Suárez, Rodríguez, Chicharito, Sánchez…”, afirma Bryant en el anuncio. Hace solo unos años, nadie habría sabido de qué estaba hablando la leyenda de la NBA.

La edición Centenario de la Copa América de fútbol es el campeonato futbolístico más importante que acoge Estados Unidos desde el Mundial de 1994. El torneo internacional más antiguo celebra un siglo en el país americano al que seguramente menos le interesa el fútbol. ¿O no? La realidad es que han cambiado muchas cosas en el fútbol de Estados Unidos desde aquel campeonato. En un país donde hay cuatro deportes hegemónicos —fútbol americano, baloncesto, béisbol y hóckey sobre hielo—, el fútbol ya ha puesto las bases para ser el quinto.

En aquel equipo de 1994, que llegó a los octavos de final, había un defensa que se hizo conocido por atreverse con remates de chilena. Marcelo Balboa recuerda que los jugadores de fútbol tenían que explicar a qué se dedicaban. “Había muchos que no sabían quiénes éramos”, cuenta Balboa por teléfono desde Denver, donde es comentarista deportivo. “No creo que la gente lo pillara hasta 2002”, cuando el equipo nacional llegó a los cuartos de final en el Mundial de Corea del Sur y Japón.

“La generación que nos vio jugar en aquel Mundial ahora tiene hijos y son gente que ya se ha educado viendo fútbol, eso es fantástico”, dice Balboa. Por primera vez, explica el exjugador, hay una generación de aficionados que no solo conoce el fútbol, sino que lo ha practicado en el instituto igual que los deportes dominantes. La cultura de fútbol es más profunda. Y eso solo puede crecer. “Hay ahora más niños practicando soccer que en toda la historia”, explica Balboa. Por primera vez de forma masiva, el fútbol es algo que se vive en familia.


Estados Unidos es el segundo país donde más gente juega al fútbol: 24,5 millones de personas, según la FIFA, solo por detrás de China (26,1) y por delante de India (20,5), Alemania (16,3) y Brasil (13,2). Además, es el segundo país con más jugadores federados, 4,2 millones, solo por detrás de Alemania (6,3).

La final de Brasil 2014 la vieron 26,5 millones de espectadores, el partido de fútbol más visto de la historia de ese país, un crecimiento exponencial frente a los 24,3 millones de estadounidenses que vieron la final de Sudáfrica 2010.

La televisión estadounidense es la que ofrece más horas de fútbol en directo del mundo, según un informe publicado en The Economist.

En algunas encuestas el fútbol aparece ya como el cuarto deporte más popular en televisión, por delante del hóckey, las carreras de coches, el tenis y el golf

Estados Unidos es el segundo país donde más gente juega al fútbol: 24,5 millones de personas según la FIFA, solo por detrás de China (26,1 millones) y por delante de India (20,5), Alemania (16,3) y Brasil (13,2). Es el segundo país con más jugadores federados, 4,2 millones, solo por detrás de Alemania (6,3). En el Mundial de Sudáfrica de 2010, la final la vieron 24,3 millones de espectadores. La final de Brasil 2014 la vieron 26,5 millones de espectadores en EE UU, el partido de fútbol más visto de la historia en este país. Todos son datos que indican un mercado en expansión para el fútbol, quizá el único que queda junto con China.

En una tradicional barbacoa del Memorial Day, el pasado lunes, la final de la Champions League del sábado entre el Real Madrid y el Atlético podía formar parte de la conversación tanto como las posibilidades de Golden State Warriors de llegar a la final de la NBA. El partido fue transmitido en directo por Fox, con gran despliegue previo y posterior. No había bar de deportes sin Champions en las pantallas. Todo aficionado al deporte en EE UU sabía que se jugaba algo muy importante. “La final de la Copa del Rey se transmitió en ESPN en directo”, explica Andy Markovits, politólogo de la Universidad de Michigan y estudioso del deporte. “Hace cinco años, ninguno de mis alumnos habría sabido lo que era”. De la misma forma, “hace cinco años nadie habría sabido quién es Mourinho” y ahora la noticia de su fichaje por el Manchester United es una más en los programas de deportes.



Alfonso Mondelo, director deportivo de la Major League Soccer (MLS), calcula que entre 10 y 15 millones de niños en el país practican el fútbol. Son niños, además, de “padres jóvenes que también han jugado al fútbol”. “Hoy día, de 40 años para abajo todo el mundo ha jugado al fútbol en este país”, afirma Mondelo. La liga norteamericana tiene también dos décadas y está entrando en su segunda generación de aficionados. Estados Unidos está construyendo su propia tradición de ver fútbol en familia. Los fundamentos ya están puestos.

Y además está la selección. Los estadounidenses pueden vivir la afición colectiva por el deporte de una forma que no permiten el fútbol americano o el béisbol. Por eso es fundamental para el despegue definitivo de la afición al fútbol a gran escala no solo hacer un buen papel en esta Copa América, sino clasificarse para Rusia 2018 y que los hombres empiecen a ilusionar tanto como el equipo femenino, que se ha convertido en estas dos décadas en el mejor del mundo, con victorias en el Mundial y los Juegos Olímpicos.

Como acontecimiento, la Copa América (del 3 al 26 de junio) tiene el problema de coincidir con la Eurocopa (del 10 de junio al 10 de julio), en Francia. La lucha por la audiencia norteamericana está servida. Alfonso Mondelo afirma que la Copa América va a ser el evento deportivo en Estados Unidos más importante de este verano, por delante de las carreras de Nascar, la temporada de béisbol y el US Open. En algunas encuestas el fútbol aparece ya como el cuarto deporte más popular en televisión, por delante del hóckey, las carreras de coches, el tenis y el golf.

“El soccer ha cambiado de verdad en Estados Unidos”, afirma el profesor Markovits. “Todo esto no habría pasado si no hubiera habido aquel Mundial y sin el éxito de las mujeres. Esto ha llevado décadas y ahora está despegando. No creo que sea en mi vida, pero en algún momento Estados Unidos ganará un Mundial”.

Etiquetas: