Novruz - Fiesta que se remonta a milenios

  27 Febrero 2024    Leído: 1577
  Novruz - Fiesta que se remonta a milenios

Hay una gran variedad de fiestas que celebran los pueblos de todo el mundo. Novruz, que se celebra desde hace varios milenios, es una de las fiestas más antiguas que han existido.

Cada fiesta nacional es interesante, ya que revela los rasgos distintivos de las naciones y demuestra el núcleo de sus costumbres y tradiciones significativas en un periodo de tiempo relativamente corto, junto con sus hábitos y preferencias. En general, si alguien se propone trazar una imagen general de un país representado con el uso de colores brillantes y festivos, sin duda debería visitarlo durante las fiestas.

Novruz es una ocasión especial en Azerbaiyán. Según los historiadores, esta fiesta tiene más de 5.000 años de historia. El equinoccio de primavera, es decir, el comienzo de la primavera y el despertar de la naturaleza, se celebraba ya en la antigua Babilonia. De hecho, habría que aplicar el pensamiento imaginativo a este respecto, ya que esta fiesta tiene la misma antigüedad que la civilización sumeria. Quizás, comenzó a celebrarse incluso antes, remontándose a los tiempos antiguos en los que la gente no adoraba a los dioses, sino a las fuerzas de la naturaleza, como la tierra, el aire, el fuego y el agua. Las costumbres, los ritos y las tradiciones pertinentes se han transmitido de generación en generación y se han observado en Azerbaiyán y los países vecinos durante los últimos cinco milenios.

La llegada de la primavera se celebra en todo el mundo de diferentes maneras. Por ello, no es casualidad que Novruz se incluyera en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO en una candidatura multinacional. La decisión se adoptó en la cuarta reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, celebrada del 28 de septiembre al 2 de octubre de 2009 (Azerbaiyán, India, Irán, Kirguistán, Pakistán, Türkiye y Uzbekistán). El 19 de febrero de 2010, en el 64º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se aprobó una resolución por la que se reconoce el 21 de marzo como Día Internacional de Novruz.

En Azerbaiyán, la gente es especialmente aficionada a las fiestas y comienza los preparativos unas semanas antes de Novruz, que significa "un nuevo día". Cada martes se celebra un ritual especial dedicado a uno de los cuatro elementos naturales, es decir, el agua, el fuego, el viento y la tierra, durante el mes que precede a Novruz.

El primer martes, la gente se acerca a un río o manantial, llena una jarra con agua fresca después del amanecer y la rocía por todas las habitaciones de la casa. El segundo martes se hace una limpieza con fuego. Se enciende una hoguera en el patio y la gente salta sobre ella por turnos. El tercer martes, se lanza al aire un manojo de hierba seca y la gente se dirige al viento diciendo: "Que tu fuerza sólo baste para disipar esta paja en el nuevo año".

El último martes antes de la fiesta se celebra solemnemente. Se observan de nuevo todos los ritos pertinentes y se prepara una mesa festiva. Un plato con samani, trigo verde germinado ceñido por una pequeña cinta roja, es el principal elemento decorativo de la mesa.

El espíritu festivo se percibe por la mañana del primer día de Novruz y se organizan marchas con gente disfrazada por calles engalanadas. En las plazas públicas de ciudades y pueblos se montan escenarios improvisados para cantantes y músicos, junto con antiguos espectáculos itinerantes programados para la popular actuación "Kos-Kosa". Acróbatas, magos y malabaristas actúan junto a luchadores que muestran su poder y destreza al público. La gente también lo celebra cantando y bailando.

Curiosamente, Novruz no termina el día en que se celebra. El primer día tras el inicio de Novruz simboliza la primavera, mientras que el segundo significa el verano y el tercero y el cuarto marcan las dos estaciones restantes del año en su debido orden. Tal vez no se trate de un método científico de predicción, pero en caso de tiempo soleado, la gente tiende a alegrarse, consciente de que una primavera amistosa y cálida está en camino.

Durante las vacaciones de primavera, los azerbaiyanos acostumbran a hacerse regalos unos a otros, según una tradición llamada "compartir el Novruz". En una gran bandeja de plata o cobre se coloca un plato con "samani" con dulces, frutos secos, huevos teñidos, así como velas, y se entrega a los vecinos. Esta bandeja con artículos festivos, llamada "khoncha", se devuelve tradicionalmente con regalos recíprocos para garantizar la abundancia de alimentos en todos los hogares.

En la festiva mesa de Novruz hay multitud de colores y fragancias. Las mujeres la decoran con diversos dulces, como baklava, shekerbura, badambura, sheker-chorek (galletas que se traducen como "pan de azúcar"), así como fruta y frutos secos.

Las fiestas siempre comienzan con un ambiente festivo. Sin duda, es maravilloso escuchar música alegre en la calle, disfrutar de comida deliciosa e intercambiar regalos navideños. Pero eso tampoco es todo. La gente suele contar los días en previsión de las fiestas, notando con agrado las señales de su inminente comienzo. La gente debe prepararse para la fiesta limpiando la casa y ordenando su ropa para elegir las mejores prendas para recibir a las visitas e ir de compras para adquirir artículos específicos que agraden al máximo a sus seres queridos. Después, se levantan por la mañana de buen humor, pensando: "¡Aquí estamos, ha llegado nuestra fiesta!". Pero, ante todo, todo el mundo debe divertirse en la mesa festiva. Al fin y al cabo, cuanto mejor celebre la gente el Novruz, mejor año le espera.


Etiquetas:


Noticias