Shusha, símbolo de la liberación de Azerbaiyán

  27 Julio 2021    Leído: 159
 Shusha, símbolo de la liberación de Azerbaiyán

Jabrail, Shusha, Aghdam y Ganja, Azerbaiyán: La importancia estratégica de Shusha es su ubicación en una meseta de 1,400 metros sobre el nivel del mar que domina el valle donde se ubica Jankendi. Su liberación o “recuperación de nuestra territorialidad” como indicó el estudiante de Wuhan, China antes del 19 de diciembre y ciudadano de Ganja, Samir Mammadov (SM), “marcó un cambio crucial en la guerra de Karabaj y acercó su final”. Para el presidente Ilham Aliyev fue el “símbolo de la pronta liberación de todos los territorios ocupados de Azerbaiyán”.

Obstáculos: Previo cese al fuego resaltó el nuevo golpe armenio en la ciudad azerbaiyana de Ganja, la segunda más grande con bajas que incluyeron varias mujeres como la pequeñita Narin, además de centenares de heridos. “Ese capítulo no debió ocurrir y menos en un barrio residencial donde habita la gente común, desafortunadamente los armenios atacaron por la noche cuando dormía la gente en un lugar donde no existe ninguna base militar y con el único fin de aterrorizar a la población civil. El pueblo de Azerbaiyán aspira a vivir en paz”, concluyó el experto en geopolítica militar, quien recordó Ganjá “se ubica a unos 100 kilómetros de Jankendi.

Estrategias: En Jabrail y Aghdam los armenios practicaron “una política de tierra quemada o arrasada o táctica consistente en destruir absolutamente todo lo que pueda ser de utilidad al enemigo, cuando una fuerza se acerca o retira de un territorio. Frente a la desesperación armenia el gobierno de Bakú responde con la creación de ciudades verdes, Smart cities proclives al desarrollo industrial, para “así generar mejores empleos”, apuntó un representante del gobierno de Bakú en Aghdam” quien confirmó que el año 2020 quedó marcado en nuestra historia como un capítulo inigualable como resultado de la Guerra Patria de 44 días bajo el mando del presidente Ilham Aliyev por lo cual nuestra bandera ondea regiones como Aghdam, Gubadli, Jabrayil y otras comunidades, después de sufrir tres décadas de ocupación.

Retrospectiva: En nuestro tránsito por Aghdam y Jabrayil y con la explicación de SM se observa como los invasores armenios destruyeron ciudades, pueblos monumentos históricos y pese que en la aldea global se escenificaron diversos conflictos “ahora ya se conoce la crueldad y hostilidad de los armenios “. Ante la magnitud del vandalismo de las fuerzas invasoras en una conferencia con medios nacionales e internacionales el presidente Ilham Aliyev lamentó “en qué convirtieron los desorientados nuestras ciudades casas e infraestructura. El mundo debe conocer en que estado se encuentra Aghdam pues pareciera que una manada salvaje pasó por esta tierra”.

Solidaridad: El pasado 4 de junio en la ruta a Susuzlug Kalbajar cayeron por la explosión de una mina colegas de Televisión de Azerbaiyán y su Agencia de Noticias: quienes realizaban reportajes fotográficos en los territorios liberados. Lamentablemente desde la firma de la declaración trilateral noviembre 2020, las minas colocadas por Armenia desde la ocupación territorial 1994 -2020 propiciaron la muerte a centenares de civiles, no solo militares. Pese a ello, se mantuvo la negativa de políticos de Armenia a entregar los mapas de los campos de minas en el territorio de Azerbaiyán.

Horizonte: Pese a tres décadas de dolor como la masacre de 613 de sus ciudadanos en Joyalí cuando hace 21 años ingresaron los tropas soviéticas en su capital Bakú, con un saldo de 140 muertos, los habitantes del país de los fuegos no se dobló como en la reciente Guerra Patriótica ante los armenios que llamaban suya la zona de ocupación que no solo vandalizaron; sino convirtieron en pueblos fantasmas al sembrar en ellas más de 40,000 minas en una superficie de 94 millones de metros cuadrados.

¿Cuántos inocentes más, incluidos los colegas periodistas o la pequeñita Narín, perdieron la vida para acabar con un régimen de terror que ya no detendrá a los desplazados, que ya piensan en el retorno a sus hogares de Shushá, como Suleimán Musáev de 75 años o Yedder Razick quienes propusieron la cabeza de esta historia ¡Karabaj es del país de los Fuegos Azerbaiyán!

En tres décadas Armenia violó cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que borraron al derecho internacional como negó a proporcionar los mapas de las zonas minadas lo cual después de la captura de Shusha acabó con la guerra.

contrareplica.mx


Etiquetas: