El coñac francés que nubla el cerebro armenio: Es hora de despertar- Análisis

  24 Julio 2021    Leído: 988
 El coñac francés que nubla el cerebro armenio: Es hora de despertar-  Análisis

A principios de este mes, el primer ministro armenio en funciones, Nikol Pashinyan, visitó Rusia, seguida de la visita del presidente de la UE, Charles Michel, a Armenia, luego a Azerbaiyán y conversaciones con los líderes de los dos países, seguida de la visita del presidente Ilham Aliyev a Moscú para reunirse con su homólogo ruso. Vladímir Putin: es una indicación de la creciente atención internacional hacia el Cáucaso Sur después de la guerra y del hecho de que Occidente y Rusia están compitiendo para fortalecer su influencia en la región a la luz de las nuevas realidades.

La estrategia seguida por Ilham Aliyev en el contexto de la entrada de Moscú y Bruselas en la guerra por la influencia en el Cáucaso puede considerarse más exitosa para los intereses de nuestro país. El presidente explica por qué: "Tengo una idea muy clara de los pasos a seguir antes, durante y después de la guerra, y sé qué hacer, cuándo hacerlo y cómo hacerlo. Como en todos los ámbitos, existe un enfoque conceptual en este ámbito".

A diferencia de Azerbaiyán, el creciente enfoque en la región crea una presión internacional adicional sobre Ereván. Armenia, que quiere deshacerse de la presión, ha puesto todas sus esperanzas en Francia. Pashinyan cree que la visita de Macron a Ereván lo salvará de la presión de Moscú y Bruselas.

Lo más importante para Pashinyan ahora es crear la impresión de que el conflicto de Nagorno-Karabaj no ha terminado, involucrar al Grupo de Minsk de la OSCE en el proceso y reanudar las negociaciones de alguna forma. De esta manera, Pashinyan está tratando de ganar tiempo, creando la ilusión de que no han sido derrotados completamente en la guerra entre el público armenio. Dado el hecho de que la mitad de los votantes en Armenia no participó en las elecciones, y solo la mitad de los que votaron a favor de Pashinyan, está claro que el nuevo gobierno no tiene un apoyo público estable y puede enfrentar protestas masivas en cualquier momento. La sociedad armenia todavía es incapaz de aceptar las nuevas realidades. La reacción del presidente Ilham Aliyev a la situación psicológica en la sociedad armenia durante el período de posguerra muestra que este fue uno de los temas de discusión durante las reuniones. "La decepción de Armenia se debe al hecho de que todavía viven en fantasías. No pueden reconciliarse con las realidades de la posguerra. Creo que aquí también juega un papel el factor psicológico. Probablemente, necesiten tiempo para acostumbrarse a la nueva realidad desde un punto de vista psicológico. Porque nuestra victoria ha hecho añicos todos sus pilares ideológicos ”, agregó el presidente.“Por supuesto, no es fácil vivir con esta realidad y acostumbrarse a ella. Por tanto, debemos tener en cuenta este estado psicológico. Pero al mismo tiempo, Armenia no debe cometer los mismos errores. Porque sus pasos y declaraciones inapropiados e inaceptables cuestan mucho. La Segunda Guerra de Karabaj lo demostró".

Sin embargo, el hecho de que ni el presidente ruso Vladímir Putin ni el presidente de la UE, Charles Michel, hayan utilizado los términos "conflicto de Nagorno-Karabaj" y "estatus", muestra que ni Occidente ni Rusia han "tenido en cuenta la situación psicológica" y le han dado tiempo a Pashinyan para consolidar el poder. Hay razones objetivas para esto: Moscú y Bruselas compiten por la influencia en la región y estos intereses no pueden sacrificarse para proteger el poder de ningún político armenio. Europa puede compensar a los armenios por su "shock psicológico", que es el objetivo de la subvención de 2.600 millones de euros. Más precisamente, a Pashinyan se le da dinero para fortalecer su poder, para calmar a su gente, para prevenir una posible crisis política, para no obstaculizar la implementación de proyectos europeos en la región. Del mismo modo, se asigna una cantidad similar para Georgia, que todavía está luchando por recuperarse de la crisis política. Europa no quiere una crisis política en estos países.

Francia es el único país que apoya a Pashinyan para crear la impresión de que el "conflicto de Nagorno-Karabaj" no ha terminado. Las declaraciones del embajador francés sobre el Grupo de Minsk y el "estatus" durante su reunión con Pashinyan impulsaron la confianza del líder armenio en Macron. Es esta expectativa la que impulsa a Armenia a retrasar el proyecto del corredor Zangazur y evitar reuniones trilaterales. Incluso se puede decir que las provocaciones en la región se llevaron a cabo por decisión conjunta de París y Ereván. Porque, en la reunión en Moscú, el presidente Putin se dirigió a Ilham Aliyev, diciendo que el arreglo de la situación en la región sigue siendo uno de los temas más importantes, y luego agradeció al presidente de Azerbaiyán por "encontrar decisiones de compromiso" como continuación del tema. Putin, en un lenguaje diplomático muy sutil, agradeció a Ilham Aliyev por su indiferencia ante las provocaciones y por no acudir al juego de Armenia. Al parecer, el objetivo principal de las provocaciones era dañar las relaciones entre Rusia y Azerbaiyán, para formarse la opinión de que Moscú no es capaz de garantizar la seguridad en la región. Está claro que los intereses de Francia se esconden detrás de estos juegos.

¿Pueden cumplirse las esperanzas de Armenia sobre Francia? ¿O puede París ir en contra de la voluntad de la Unión Europea y dictar en la región?

Por supuesto, esta es la opción menos probable y un factor que dará lugar a serias diferencias entre los estados miembros de la Unión. No fue una coincidencia que el presidente Ilham Aliyev, tanto en la reunión con Charles Michel como más tarde en su entrevista con AzTV, recordara que las relaciones de Azerbaiyán con 9 países europeos están en el nivel de asociación estratégica: “Somos muy activos en las relaciones bilaterales con los miembros estados. Azerbaiyán ha firmado o adoptado documentos sobre asociación estratégica con nueve estados miembros de la UE. Así, un tercio de los estados miembros de la UE considera a Azerbaiyán un socio estratégico".

De esta manera, el presidente de Azerbaiyán apunta indirectamente al líder de la UE sobre la cooperación entre Armenia y Francia, que podría obstaculizar el establecimiento de la paz en la región. El mensaje es que o la Unión Europea tendrá que mostrar su voluntad contra esta cooperación, o Azerbaiyán tendrá que trabajar por separado con los nueve socios estratégicos europeos para frenar a París.

AzVision Español


Etiquetas: