La contemplación geopolítica PashMac, o sea la mano francesa en el hombro armenio - Análisis

  04 Junio 2021    Leído: 229
  La contemplación geopolítica PashMac,  o sea la mano francesa en el hombro armenio -  Análisis

La visita del primer ministro interino armenio Nikol Pashinián a Francia y Bélgica no quedó en memorias con cualquier “logro” recordable para Ereván. El propio presidente galo Emmanuel Macron no presentó ningún material en su discurso  que Pashinián pudiera aprovechar en la propaganda preelectoral .

Aunque en su discurso Macron expresara su solidaridad con los armenios y las comunes frases acerca del respaldo de los armenios, lo pronunciado por el presidente de Francia en torno al asunto de Karabaj y la importancia de la agenda actual sobre las relaciones armenio-azerbaiyanas es casi igual a lo dicho por el canciller ruso Serguéi Lavrov en Ereván. Al igual que Lavrov, Macron hizo hincapié tanto en el asunto de “los detenidos militares armenios”, como en la importancia “del desminado de las tierras”.

La primordial diferencia conceptual entre los discursos de Lavrov y Macron consta de que como si abordara por un diálogo entre Azerbaiyán y Armenia por intermediación de su país y un diálogo directo sin mediadores. Esto quiere decir que es posible la realización de la fórmula de la liberación de los saboteadores a cambio de los mapas de minas. Sin embargo, la tarea principal de Francia es conseguir un diálogo directo entre Azerbaiyán y Francia, no la solución del problema, para que reduzcan el papel de Rusia y su influencia en la región. La balanceada posición de Macron que corresponde a los intereses tanto de Rusia como de Azerbaiyán está ligada al intento de Paris de de conseguir el mandato para intervenir en los procesos del Cáucaso Sur como el copresidente del Grupo de Minsk de la OSCE.

Estos pasos corresponden a los intereses de la administración del presidente estadounidense Joe Biden que ha reconocido el llamado “genocidio” armenio. No es ningún secreto que los Estados Unidos intervendrán de alguna manera en la región y Rusia tendrá algún “comercio” en este asunto. Lo más importante es quién media en estos procesos, actualmente Francia intenta quitar este rol a Turquía. En realidad, existe lucha entre Turquía y Francia por el prestigio regional. Como esta lucha se realizaba en Libia, ahora continúa en Ucrania y el Cáucaso Sur.

Pashinián viajó a París teniendo en cuenta estas realidades y su principal meta es obtener el apoyo del Oeste antes de las elecciones. Naturalmente, Pashinián debe crear posibilidad para la intervención del Oeste en la región a cambio del apoyo político. La propuesta sobre el despliegue de los observadores de los Estados Unidos y Francia como los países que copresiden el grupo de Minsk de la OSCE junto con Rusia para prevenir el enfrentamiento en la región fronteriza, en realidad, es una oferta al Oeste por parte de Ereván para su intervención. La estúpida declaración de Macron de que “Azerbaiyán debe retirar sus fuerzas militares” es una opinión expresada con el fin de crear la impresión en la comunidad mundial de que exista algún conflicto en la región para que en la etapa posterior el grupo de Minsk de la OSCE pueda tomar cartas en su arreglo.

A pesar de que los sabotajes en la frontera se organizaron para demostrar la debilidad de las autoridades actuales de Armenia ante Azerbaiyán por los partidarios de Kocharián prorrusos, la invitación de Pashinián a EEUU y Francia a la región frustró todos los planes de los prorrusos. Las fronteras de Armenia están bajo control de Rusia y la entrada de los miembros de la OTAN a este territorio no es en absoluto del agrado de Moscú.

Uno de los principales propósitos de la visita preelectoral de Pashinián a París consiste en obtener no solo el apoyo político occidental, sino también la asistencia militar. No está claro si Rusia se reconciliará con los resultados de las elecciones. Este puede ser el punto principal que preocupa a Pashinián. Rusia, que cuenta con una base militar dentro de Armenia, podría organizar un golpe militar en el país en cualquier momento o dar un paso impredecible con el fin de cambiar el gobierno a su medida. Con el motivo de asegurarse contra estos pasos, Pashinián se apresuró a ir a la recepción de Macron para recibir alguna asistencia militar. La declaración de Macron de que se requería una resolución de la ONU para alguna asistencia militar fue una negativa diplomática de París. Sin embargo, no hay duda de que París analizará este asunto con Washington, y se puede esperar que el presidente de Estados Unidos apoye la posición de Ereván en la cumbre Biden-Putin el 16 de junio.

Asimismo la visita de Pashinián a París tiene el carácter muy importante en términos de propaganda preelectoral. El primer ministro armenio en funciones trata de crear la impresión de que los líderes mundiales ya lo reconocen y aceptan como el líder de Armenia, lo que afectará la elección del ciudadano. Al mismo tiempo, con esta visita, Pashinián promete al armenio estadístico promedio, asado con esperanzas de integración europea, las esperanzas que el prorruso Kocharián no podía prometer.


Etiquetas: