Enfoque diferente hacia el patrimonio cultural: Azerbaiyán restaura, Armenia destruye

  20 Abril 2021    Leído: 902
  Enfoque diferente hacia el patrimonio cultural:  Azerbaiyán restaura, Armenia destruye

El 18 de abril se celebra en todo el mundo como el Día Internacional de los Monumentos y Sitios. Cada año en esta fecha la atención de todo el mundo se centra en la protección de los monumentos y lugares históricos, la protección del patrimonio cultural, los problemas observados en diferentes países se incluyen en la agenda.

Azerbaiyán, que es rico por sus monumentos históricos, demuestra un enfoque sensible en esta cuestión prestando siempre especial atención al patrimonio cultural mundial. En primer lugar, hay que mencionar los proyectos realizados en diversas partes del mundo por la Fundación Heydar Aliyev y sus contribuciones a la protección de los valores humanos.

Durante muchos años nuestros proyectos que sirven a la transmisión del patrimonio histórico, cultural y religioso a las futuras generaciones no solo se limitan con las fronteras de Azerbaiyán. Hasta el día, por iniciativa de la Fundación Heydar Aliyev muchos sitios históricos de Europa que se han enfrentado el riesgo del colapso, han sido restaurados. La Fundación que forma la buena imagen de Azerbaiyán en la arena internacional, no solo realiza la restauración de los sitios, monumentos históricos, sino también continúa su actividad en la construcción de nuevos objetos culturales.

El papel particular de la Fundación Heydar Aliyev en la protección del patrimonio cultural

La Fundación Heydar Aliyev, dirigida por la primera vicepresidenta Mehriban Aliyeva, ha contribuido a la restauración y protección de muchos monumentos en Azerbaiyán y en el extranjero. Entre las contribuciones de la Fundación Heydar Aliyev al patrimonio cultural mundial, podemos destacar la reconstrucción de las lápidas de destacados personajes históricos azerbaiyanos: Mirza Shafi Vazeh, Mirza FataliAkhundov, Hasan bey Agayev y Fatali khan Khoyski y la creación de un callejón en 2006 en Tbilisi, Georgia, la restauración de estatuas erigidas en el parque del Palacio de Versalles en 2007, la restauración del Museo del Louvre en 2008, la restauración del Palacio de Berlín incendiado y destruido durante la Segunda Guerra Mundial en 2011, elevación de un estatuto de Nizami Ganjavi en el parque de Villa Borghese en Roma en 2012, la restauración de las catacumbas romanas en el Vaticano, la erección de un monumento dedicado al eminente escritor, filósofo y humanista azerbaiyano Mirza Fatali Akhundov en la Biblioteca Nacional de Literatura Extranjera en Moscú, el establecimiento del Centro Cultural Azerbaiyano en París, la renovación de la Sala de Filósofos del Museo de Colina Capitolina en Roma en 2013 y otros. Por supuesto, el trabajo realizado no termina ahí. Podemos presentar decenas de ejemplos similares.

El ejemplo del Vaticano de Azerbaiyán

Especialmente los proyectos implementados por la Fundación Heydar Aliyev en el Vaticano atraen la atención de todo el mundo. Desde hace más de una década, con el apoyo de la Fundación se han restaurado allí determinados monumentos religiosos de importancia histórica. Cabe destacar que a principios de este año, la Fundación Heydar Aliyev y el Consejo de Sagrada Arqueología de la Santa Sede firmaron un nuevo convenio de cooperación para la restauración de las catacumbas de Santa Commodilla. Así, la cooperación entre la Fundación Heydar Aliyev, que promueve el patrimonio cultural de nuestro país en el mundo, y el Vaticano ha entrado en una nueva etapa.

Si prestamos atención a los proyectos implementados en el marco de la cooperación bilateral, podemos destacar 3 etapas importantes. En la primera etapa, se restauraron las catacumbas de los Santos Marcelino y Pietro, y después de la restauración, las catacumbas se abrieron al público con la participación del presidente de la Fundación Heydar Aliyev, Mehriban Aliyeva.

La segunda etapa comenzó con el museo en la Basílica de San Sebastián. La presidenta de la Fundación Mehriban Aliyeva apoyó de cerca la organización del museo, cuyos sarcófagos han sido restaurados y protegidos. En la actual tercera fase, el objetivo es restaurar las Catacumbas de Commodille, aún cerradas al público, y abrir sus puertas a los visitantes. Estos tres sitios se consideran un importante patrimonio cultural para el mundo cristiano.

En cuanto a la protección del patrimonio histórico-cultural de nuestro país, se han realizado trabajos suficientemente considerables en esta dirección, se han restaurado diferentes lugares pertinentes a diversas religiones o se han puesto en funcionamiento de nuevo tras ser restaurados. El número de los monumentos históricos restaurados es bastante elevado.

El mausoleo Molla Panah Vagif en Shusha está siendo restaurado actualmente por la Fundación Heydar Aliyev bajo el liderazgo de la Primera Vicepresidenta de Azerbaiyán, Mehriban Aliyeva. El mausoleo de Vagif, erigido por iniciativa de Heydar Aliyev, es restaurado por la Fundación que lleva el nombre del líder nacional.

Terror armenio contra monumentos históricos azerbaiyanos

Mientras que Azerbaiyán restaura el patrimonio cultural mundial a través de la Fundación Heydar Aliyev, lamentablemente Armenia, que hasta ahora ha seguido una política de agresión, ha adoptado un enfoque completamente diferente. El patrimonio cultural del pueblo azerbaiyano ha sido destruido casi por completo por Armenia en las tierras ocupadas durante unos 30 años. A diferencia de Azerbaiyán, que es conocido en todo el mundo como el iniciador de proyectos constructivos y de buena voluntad, Armenia se ha confirmado como un estado vándalo que ha destruido cientos de monumentos religiosos, culturales e históricos.

Los medios de comunicación mundiales ya no son indiferentes a las acciones bárbaras de los armenios, llamando la atención de la comunidad internacional sobre el hecho de que Armenia ha invadido el incomparable patrimonio cultural de los territorios liberados de Azerbaiyán. Cuando los periodistas extranjeros visitan los territorios liberados, ven con sus propios ojos la destrucción y el saqueo de nuestros monumentos históricos y culturales: museos, galerías de arte, mezquitas, cementerios.

En la actualidad, Azerbaiyán se enfrenta a una gran tarea, como la restauración de las tierras liberadas. Aunque está prevista la restauración de algunos monumentos, es imposible restaurar los cientos de sitios históricos completamente destruidos por los armenios. Cabe señalar que, como resultado del vandalismo armenio, solo quedó un edificio en Aghdam, llamado la Hiroshima del Cáucaso, que era una mezquita utilizada con fines militares: un puesto de observación. No se ha conservado ningún monumento religioso, histórico y cultural en la ciudad.

Además, como resultado de la agresión militar, las cuevas de Azykh y Taghlar, los montículos de Garakopek y Uzerliktepe, que fueron los primeros asentamientos humanos, fueron deliberadamente destruidos y se utilizaron con fines militares. Los túmulos funerarios en las regiones de Joyalí, Aghdere, Fuzuli, Jabraïl, cementerios antiguos, tumbas, lápidas, mezquitas, templos, monumentos y otros edificios pertenecientes a la Albania caucásica en Shusha, Lachin, Kalbajar, Gubadli, Zangilan, Fuzuli han sido destruidos por el enemigo salvaje.

El vandalismo armenio no ha pasado desapercibido en Shusha, que se ha convertido en la capital cultural del Cáucaso. Durante la ocupación, la mayoría de los monumentos históricos de Shusha fueron destruidos. Las mezquitas de Ashagi y Yukhari Govharagha, Kocherli, Merdinli, Juma , las casas-museo del genio compositor Uzeyir Hajibeyov y el fundador del arte vocal profesional Bulbul, el complejo palaciego de Khurshudbanu Natavan, las residencias de Firudin bey Kocherli y de Zohrabbeyov, la casa del famoso científico Mir Movsum Navvab, la tumba del gran poeta azerbaiyano, visir del khan de Karabaj, Molla Penah Vagif, también fueron objeto de vandalismo armenio. Además, otros bienes pertenecientes a Azerbaiyán han sido insultados y utilizados para diversos fines.

El Ministerio de Cultura de Azerbaiyán ha determinado hasta ahora que más de 400 monumentos han sido destruidos en las áreas liberadas. Antes de la ocupación, el número total de monumentos en estas áreas rondaba los 3.000.

Los bárbaros armenios no solo destruyeron cientos de edificios, palacios, mezquitas, santuarios y lugares de culto, sino que también robaron estatuas de piedra, tumbas antiguas, montículos y exhibiciones históricas y las llevaron a Ereván. Destruyeron lo que pudieron destruir y transportaron muestras de cultivo de material a Armenia que podrían ser transportadas. Solo en Shusha se han destruido y trasladado 8 museos y 31 bibliotecas.

Unas 5000 piezas del Museo de Historia de Shusha, unas 1000 piezas del Museo de Historia Nacional de Karabaj, más de 300 piezas del fundador de la música profesional azerbaiyana, el compositor Uzeyir Hajibeyov, unas 400 piezas del gran cantante Bulbul, más de 100 piezas del famoso músico y artista Mir Movsum Navvab, más de 2000 objetos del Museo de Historia y Etnografía de Aghdam, más de 3000 objetos del Museo de Historia y Etnografía Gubadli y alrededor de 6000 objetos del Museo de Historia y Etnografía y de la etnografía de Zangilan fueron saqueados. Según información oficial, 22 museos y sucursales de museos con más de 100.000 objetos culturales fueron destruidos en las áreas liberadas.

Los hechos que presentamos muestran claramente cómo el país ocupante ha causado un gran daño no solo a Azerbaiyán, sino al patrimonio cultural mundial en general. Desafortunadamente, muchos países de todo el mundo, que celebran el Día Internacional de los Monumentos y Sitios, aún tienen que evaluar adecuadamente el vandalismo armenio y, por alguna razón, ignoran los terribles crímenes en Ereván, el genocidio cometido contra nuestra herencia nacional y cultural.

AzVision Español


Etiquetas: