Los primeros almendros ecológicos de Almería llegan a Bakú con Crisara

  10 Abril 2021    Leído: 711
  Los primeros almendros ecológicos de Almería llegan a Bakú con Crisara

Crisara es una de esas empresas almerienses relacionadas con el sector agroalimentario referente dentro de su ámbito, pero sobre todo, modelo por tener en su filosofía los valores más más importantes y que para todos son un modelo, como son: sostenibilidad medioambiental, impulso de la tradición y la cultura de los territorios, además del fomento del empleo.

Ubicada en Chirivel, presta servicios especializados en agricultura y medio ambiente, atendiendo a día de hoy una gran demanda de todo tipo de servicios agrícolas y que le ha llevado a ampliar su ámbito de actuación cubriendo desde la plantación a la recolección. Su fuerte apuesta por la agricultura ecológica, innegociable, o más bien regenerativa, porque siempre hace apología pedagógica de la necesidad de implantar este sistema en aras de un futuro sostenible, le ha llevado a abrir líneas de investigación y fomentar esta práctica entre sus clientes, ofreciendo además insumos para agricultura ecológica, fitosanitarios y fertilizantes adecuados y el asesoramiento técnico necesario; el cual realiza de manera integral.

Uno de sus grandes fuertes es su vivero dedicado al almendro, el más grande de España en variedades protegidas microinjertadas sobre híbrido, y con el que produce ya más de un millón de plantas anuales tanto para el mercado nacional como internacional, experimentando un fuerte crecimiento en los últimos tiempos. De hecho, la firma almeriense está de enhorabuena, y es que dentro de esa expansión y prospección de nuevos mercados, su almendro acaba de llegar a uno de esos mercados que parecen muy ajenos, pero que tienen una agricultura incipiente y donde la firma dirigida por Cristóbal Aránega ha llegado para quedarse, aportar la calidad de su almendro para el desarrollo de este país y, claro, sus valores basados en la agricultura regenerativa dentro de ese asesoramiento integral que ofrece a sus clientes.

Se trata de Azerbaiyán, donde Crisara ha llegado para desarrollar un gran proyecto en ese país con la plantación de las primeras 30.000 plantas que han viajado desde Chirivel hasta la zona de Bakú.No cabe duda que esta llegada al país caucásico es un paso muy importante dentro de la expansión de la empresa, y también, como no, para el sector agroalimentario almeriense. Además, recientemente, también puso su primera ‘pica’ en Marruecos y está totalmente integrada con sus almendros en países como Francia, Portugal e Italia.Dentro del ámbito nacional Crisara tiene una gran presencia en Castilla La Macha, Extremadura y Andalucía.

El modelo de producción de la empresa almeriense y su asesoramiento representan una oportunidad para consolidar la almendra ecológica española como una marca mundial y dejar de vendarla como una mercancía más. Y no solo por ser un producto saludable, también por representar los valores sociales y medioambientales de la microeconomía familiar del minifundio, del ahorro de agua y por complementarse con los espacios de mayor biodiversidad de Europa. El almendro ha pasado en poco tiempo de estar presente en zonas marginales, al escenario mundial. España es todo un referente en almendro. Es el tercer productor mundial y el primero del mundo en cultivo ecológico.

Crisara está abalada a día de hoy por 830 hectáreas en producción propia de almendro con agricultores asesorando de manera integral a todos ellos y donde las colaboraciones con los principales centros de investigación, obtención y desarrollo de patrones y variedades del mundo.

Comercialización mayoritaria en planta desnuda

El almendro de Crisara está ya por toda España. El vivero de esta empresa afincada en Chirivel dedicado a almendro es el más grande de España en variedades protegidas microinjertadas sobre híbrido, con el que produce ya un millón de plantas anuales para el mercado nacional, aunque también para el internacional. La firma comercializa la mayor parte de sus almendros, en torno al 90% en planta desnuda, y el otro 10% en maceta. La demanda es tal, que la producción para 2022 también está ya comprometida antes de que le lleguen a Crisara las plantas desde Italia.

diariodealmeria.es


Etiquetas: