Tiré mi pistola y me entregué al Ejército de Azerbaiyán- Mayor armenio (VIDEO)

  23 Octubre 2020    Leído: 618
 Tiré mi pistola y me entregué al Ejército de Azerbaiyán-  Mayor armenio (VIDEO)

El prisionero armenio que se rindió al ejército azerbaiyano durante las batallas se dirigió a su pueblo.

El mayor de policía retirado Edik Solakovich Tonoyán nació en 1975 en el pueblo de Mestavan, región de Kalinino en Armenia, trabajó en el departamento de policía del distrito de Kalinin hasta 2018 y se retiró en 2018 con el rango de mayor.

"Después de eso, fui a Rusia durante dos años para ganar dinero. En 2020, no pude ir a Rusia con mi familia a ganar dinero debido al coronavirus. Me quedé en Armenia. Aquí también me dediqué a trabajos de construcción. Cuando estalló la guerra con Azerbaiyán el 27 de septiembre, mi hijo y yo fuimos arrestados en un sitio de construcción y llevados al comisariado militar. Acordamos en el comisariado militar enviarme al servicio militar en lugar de a mi hijo, y serviría en Armenia. No quería ir a Karabaj porque esta no es nuestra tierra. Si era necesario, dije que estaba listo para servir a Armenia, pero que no quería servir a Karabaj. Me enviaron al puesto de avanzada en el distrito de Alaverdi. Estuve patrullando allí durante unos días. Desde allí, los militares fueron enviados a servir en la frontera con Azerbaiyán para luchar allí. Allí me dijeron que tenía que servir en otra unidad militar en Armenia. Otra persona y yo fuimos llevados a Ereván, donde nos esperaba un KamAZ con gente adentro. Había 33 personas en el auto. Prometieron no llevarnos a Karabaj. Porque sabemos que no es nuestra tierra y no necesitamos ir allí. Ellos nuevamente prometieron que serviríamos en Armenia", dijo.

Según Tonoyán, cuando llegaron a Gorus, el auto se detuvo y les dieron una ametralladora: “No queríamos tomar el arma. Sin embargo, nos dijeron que esto podría ser necesario por motivos de seguridad y defensa propia. Entonces, nos llevaron al territorio de Azerbaiyán, a la región de Horadiz. Allí nos mostraron dónde cavar una zanja. Empezamos a cavar trincheras. Cuando comenzó el bombardeo, huimos. Las 33 personas que estaban conmigo, así como las 15 que estaban sirviendo allí cuando llegamos, eran todas jóvenes. Corrieron, yo no pude correr con ellos. Decidí rendirme. Tiré mi pistola y me entregué al ejército azerbaiyano".

E. Tonoyan se dirigió luego a todo el pueblo armenio: “Queridos compatriotas. No se debe permitir que nuestros niños peleen en Azerbaiyán y derramen sangre. Vivíamos muy bien, éramos muy cercanos, éramos pueblos fraternos, de buena vecindad".


Etiquetas: