Embajador de Azerbaiyán ante ONU manda carta al Secretario General

  07 Agosto 2020    Leído: 519
  Embajador de Azerbaiyán ante ONU manda carta al Secretario General

El secretario general de las Naciones Unidas recibió una carta del representante permanente de la República de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas, Yashar Aliyev, en relación con la actual provocación armenia contra Azerbaiyán.

Según AZERTAC, la carta reza que el 12 de julio de 2020 las fuerzas armadas armenias, en flagrante violación del derecho internacional, lanzaron una ofensiva en dirección al distrito Tovuz de Azerbaiyán con el uso de artillería y morteros. En los días siguientes se bombardearon las aldeas densamente pobladas de Agdam, Dondar Gushchu y Alibayli en el distrito Tovuz de Azerbaiyán. Como resultado de la agresión armenia, resultaron muertos un residente de 76 años de edad de la aldea de Agdam, Aziz Azizov, y 12 oficiales y soldados de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán, así como civiles heridos. Se causaron serios daños a los objetos civiles del distrito.

Cabe señalar que el propósito de esas acciones deliberadas era ampliar la agresión y obtener el control de las alturas en el territorio de Azerbaiyán, lo que habría permitido a las fuerzas armadas de Armenia amenazar los asentamientos azerbaiyanos y los oleoductos y gasoductos estratégicos, incluido el Corredor de Gas del Sur, y el ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars, situado cerca de la zona de escalada militar (15-25 km y 10-12 km, respectivamente).

Con este acto de agresión, los dirigentes de Armenia trataron de distraer la atención del público armenio de la creciente y profunda crisis económica, financiera y política agravada por la pandemia del coronavirus (COVID-19).

El diplomático señaló que el ataque de Armenia a Azerbaiyán va seguido de varias declaraciones y acciones incendiarias de Ereván contra la soberanía y la integridad territorial de Azerbaiyán. Aquí basta recordar algunos de ellos, que hablan por sí mismos como ejemplos claros de la coherencia de la política de agresión de este Estado miembro de las Naciones Unidas.

Respondiendo a la pregunta de si las fuerzas armadas armenias podrían dar el primer golpe en 2013, el entonces ministro de Defensa armenio Seyran Ohanyán recalcó: "No excluyo nada, porque la doctrina del uso de nuestras fuerzas armadas para la defensa del país prevé numerosas medidas que pueden ser no sólo protectoras, sino también preventivas. En una entrevista realizada en agosto de 2014, el entonces presidente de Armenia, Serzh Sargsyán, amenazó con lanzar misiles balísticos de corto alcance contra las principales ciudades de Azerbaiyán, afirmando que "los dirigentes azerbaiyanos conocen muy bien los recursos del arsenal de las fuerzas armadas armenias". Saben muy bien que tenemos misiles balísticos con un alcance efectivo de más de 300 km, y que pueden convertir cualquier asentamiento próspero en ruinas, así como las ruinas de Agdam". El 21 de septiembre de 2017, el jefe del Estado Mayor de Armenia, el teniente general Movses Akopyán, admitió que "realmente necesitamos más territorio para garantizar mejor la seguridad de nuestra república".

En una conferencia de prensa celebrada el 24 de julio de 2018, el Jefe Adjunto del Estado Mayor de Armenia, Teniente General Levon Mnatsakanyan, que dirigía las fuerzas de ocupación de Armenia, amenazó a Azerbaiyán con ataques con misiles contra la infraestructura civil: "Esto es definitivamente parte de nuestros planes tácticos. En general, el arte de la guerra requiere ataques a estas instalaciones, así como a objetivos militares en caso de que se reanuden las hostilidades, lo que perjudicaría la economía [del enemigo] y no garantizaría los suministros adecuados a las fuerzas armadas. No veo la necesidad de esto todavía... Pero si es necesario golpear [estos objetivos], no dudaremos ni un momento. El 30 de marzo de 2019, el ministro de Defensa de Armenia, David Tonoyán, declaró: "Como ministro de Defensa, declaro que este formato, el territorio para la paz, lo parafraseé. Estamos haciendo lo contrario - una nueva guerra por nuevos territorios". Añadió más: "Nos libraremos de este estado de zanjas, el estado de defensa permanente y añadiremos unidades que puedan transferir operaciones militares al territorio del enemigo". El ataque del 12 de julio se produjo dos días después de que Armenia adoptara su nueva estrategia de seguridad nacional, que confirmó su política de agresión y anexión. El 13 de julio de 2020, al día siguiente del inicio del ataque, el ministro de Defensa de Armenia, David Tonoyan, en una conversación telefónica con el presidente en ejercicio de la OSCE, Andrzej Kasprzyk, amenazó con tomar nuevas posiciones ventajosas.

Se observa además que ni siquiera el impacto devastador de la pandemia de COVID-19 impidió que Armenia cometiera una provocación armada. Obviamente, la declaración de Armenia de su supuesto apoyo y compromiso con el llamamiento del Secretario General de las Naciones Unidas a una cesación del fuego mundial no es más que una absoluta mentira. Sin duda, el objetivo de Armenia no es salvar vidas y aliviar el sufrimiento de las personas afectadas, sino ampliar y asegurar su agresión y anexión.

En lugar de preparar a la población para la paz, los actuales dirigentes de Armenia han repetido las políticas anexionistas de sus predecesores, tanto de palabra como, de hecho. La reciente escalada se produjo en el contexto de los continuos intentos de Armenia de cuestionar el formato de las negociaciones y de descarrilar el proceso de paz, de malinterpretar las normas y principios del derecho internacional, las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y otros documentos y decisiones sobre el conflicto. El asentamiento, la prolongación de la ocupación de los territorios de Azerbaiyán, el fortalecimiento de su acumulación militar en esos territorios y el cambio de sus características demográficas, culturales y físicas, todas esas acciones no tienen nada en común con el objetivo de la solución pacífica y negociada del conflicto.

La República de Azerbaiyán ha señalado repetidamente a la atención de la comunidad internacional el hecho de que la continua agresión de Armenia y su presencia ilegal en los territorios ocupados de Azerbaiyán son las principales causas de la guerra y la constante escalada sobre el terreno. "Hemos afirmado sistemáticamente que, como país que sufre la ocupación de sus territorios y el desplazamiento forzoso de cientos de miles de sus ciudadanos, Azerbaiyán es la parte más interesada en encontrar una solución pronta y duradera al conflicto", señala el diplomático azerbaiyano.

Sin embargo, Azerbaiyán no se quedará de brazos cruzados y responderá adecuadamente a las provocaciones y violaciones de la cesación del fuego por parte de Armenia. Así pues, a fin de reflejar los recientes ataques armados de Armenia, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán han adoptado las contramedidas necesarias para garantizar la seguridad de su población civil, neutralizar las posiciones de fuego y de apoyo de los armenios, disuadirlos de nuevos actos de agresión y controlar la situación. La determinación y el valor de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán han demostrado que Azerbaiyán no tolerará violaciones de su soberanía e integridad territorial y no aceptará la ocupación de sus territorios. A diferencia de Armenia, Azerbaiyán actúa únicamente en el marco de su derecho a la legítima defensa de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional consuetudinario.

Es apropiado repetir que la agresión y sus consecuencias militares no son una solución y nunca conducirán a los resultados políticos que busca Armenia. El conflicto sólo puede resolverse sobre la base de las normas y principios del derecho internacional con pleno respeto de la soberanía y la integridad territorial de la República de Azerbaiyán, concluye la carta.


Etiquetas: