“Ejecutivos” publica un artículo sobre la política agresiva de Armenia contra Azerbaiyán

  07 Agosto 2020    Leído: 224
  “Ejecutivos” publica un artículo sobre la política agresiva de Armenia contra Azerbaiyán

La versión electrónica de la revista española “Ejecutivos” publicó un artículo de Fernando Novo Lens, presidente de la Asociación Cultural Hispano-Argelina, sobre la política agresiva de Armenia contra Azerbaiyán.

 

El artículo proporciona información sobre la región donde se encuentra Azerbaiyán, su población, indicadores económicos, así como el establecimiento de la primera república parlamentaria en el este musulmán el 28 de mayo de 1918: la República Democrática de Azerbaiyán y sus logros durante 23 meses.

En el ensayo también se destaca que entre Azerbaiyán y Armenia existe el conflicto de Nagorno Karabaj. Este conflicto se remonta a la época del presidente Gorbachov (1988, antigua URSS) y culminó con la ocupación de Nagorno Karabaj y los 7 distritos adyacentes, por parte de Armenia.

En 1992 el conflicto se intensificó transformándose en una verdadera guerra. Vista la magnitud del enfrentamiento, el grupo de Minsk de la OSCE (cuya presidencia ostentan Estados Unidos, Francia y Rusia) negoció el alto el fuego con la firma del Protocolo de Biskek en 1994. Este conflicto ya ha causado más de 30.000 muertos y el desplazamiento de más de 1 millón de personas, principalmente, hacia otros lugares de Azerbaiyán.

4 resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en 1993 (822, 853, 874, 884) condenaron la ocupación de los territorios de Azerbaiyán por parte de Armenia y reafirmaron la soberanía e integridad territorial de las fronteras internacionales de Azerbaiyán, al tiempo que exhortaron a la retirada de las fuerzas armadas armenias de los territorios ocupados, así como el retorno de los desplazados internos a sus tierras de origen en condiciones de seguridad y dignidad.

Además, se añade que hace unas semanas parecía que las relaciones diplomáticas entre ambos países podrían entrar en una fase inicial de entendimiento, pero el pasado 12 de julio se produjeron unos episodios de enfrentamientos graves y continuados, con lo cual, la situación ha vuelto a niveles anteriores de tensión.

La estabilidad de la zona y, sobre todo, el desarrollo de sus sociedades en paz y armonía merecen que ambos países se centren en aquello que los une, que siempre será mucho más que aquello que los separa y ambos, de manera sostenible, podrán centrarse en sus respectivos desarrollos.

Sus ciudadanos se merecen, tal y como pretenden los ODS, un futuro digno y sostenible, en igualdad de oportunidades y sin dejar a nadie atrás.


Etiquetas: