El Jerusalem Post: “Azerbaiyán es verdadero y fiable socio estratégico de Israel en el mundo”

  05 Agosto 2020    Leído: 263
  El Jerusalem Post:   “Azerbaiyán es verdadero y fiable socio estratégico de Israel en el mundo”

El Jerusalem Post compartió un artículo "Azerbaiyán - verdadero y fiable socio estratégico de Israel en el mundo".

Escrito por el analista político Arye Gut, el artículo dice: "He visto el artículo de Alex Galitsky sobre la "falsa narrativa" sobre las relaciones entre Israel y Azerbaiyán y la tolerancia de Azerbaiyán. Este artículo es una manifestación de debilidad, pánico y gran envidia respecto a la relación estratégica entre Israel y Azerbaiyán.

Sin embargo, en contraste con la envidia y el odio que observamos en el artículo de Galitsky, tenemos hechos y pruebas graves.

La asociación entre Israel y Azerbaiyán ha evolucionado gracias a la sólida cooperación de ambos países en diversas dimensiones. Israel fue uno de los primeros países en reconocer a un Azerbaiyán soberano. Ningún país de Eurasia tiene lazos más estrechos o amistosos con Israel que Azerbaiyán. En primer lugar, las relaciones entre Israel y Azerbaiyán son de naturaleza de asociación estratégica y técnico-militar, mantenidas al más alto nivel intergubernamental de confianza y de diálogo mutuo permanente. En la actualidad, esta asociación estratégica se diversifica en otros sectores de la economía, como la agricultura, la alta tecnología, la atención de la salud y la asociación técnico-militar. Cabe destacar que en el mercado mundial, el Estado de Israel es uno de los principales compradores estratégicos de petróleo de Azerbaiyán.

Azerbaiyán, un país predominantemente chiíta, es también sede de otros grupos étnicos y religiosos, incluidas las antiguas comunidades zoroástrica, cristiana y judía. El respeto y la tolerancia hacia las minorías nacionales han desempeñado un papel fundamental en el desarrollo del país desde los días de la Ruta de la Seda hasta el presente.

Azerbaiyán experimentó la mayor prueba después del colapso de la URSS; fue durante este período que se puso a prueba la tolerancia del pueblo azerbaiyano. Armenia, consciente de la experiencia secular de tolerancia de Azerbaiyán hacia las minorías nacionales en su territorio, explotó el debilitamiento del gobierno central de la URSS y la inestabilidad política en Azerbaiyán, y desató una guerra contra el Azerbaiyán pacífico y tolerante. Como resultado de la guerra impuesta a Azerbaiyán, Armenia ocupó Nagorno-Karabaj y siete distritos adyacentes, y más de un millón de azerbaiyanos se convirtieron en desplazados internos y refugiados. Todo el territorio de las tierras invadidas es casi el equivalente a 13 veces la superficie de Los Ángeles, o más grande que el Estado de Connecticut de los Estados Unidos.

La invasión dio lugar a brutales matanzas y a una limpieza étnica contra la población civil azerbaiyana. La información sobre los hechos de violencia contra los azerbaiyanos se reflejó no sólo en los informes de la parte azerbaiyana, sino también en los informes de diversas organizaciones internacionales, incluidos los informes de periodistas extranjeros de periódicos occidentales autorizados.

Las misiones de investigación de la OSCE han informado permanentemente sobre la destrucción del patrimonio cultural en los territorios ocupados de Azerbaiyán. Ello incluye el saqueo de museos en Azerbaiyán, la destrucción de monumentos de importancia histórica, cultural y religiosa, y los intentos de cambiar los hechos sobre el terreno. El único objetivo de esta política, que continúa hasta la fecha, es reescribir la historia de los territorios ocupados sobre la base de fuentes falsificadas.

A pesar del terrible y sangriento conflicto, la sociedad azerbaiyana ha preservado e incluso reforzado los valores de tolerancia y multiculturalismo. La participación de Azerbaiyán en el proceso de negociaciones sobre la cuestión de Karabaj es una manifestación de tolerancia. El país, que ha perdido el 20% de su territorio, lleva más de 25 años sentado a la mesa de negociaciones con el país ocupante. ¿No es eso una señal de tolerancia? ¿No tiene este país el derecho de liberar sus territorios? Hoy en día, el sistema multicultural azerbaiyano ha podido resistir la prueba de la fuerza, mantener una verdadera armonía y el diálogo entre las religiones y los grupos étnicos de Azerbaiyán. Utilizando el ejemplo de los judíos, quiero decir que los azerbaiyanos nunca han considerado a los judíos como extranjeros.

Durante siglos, el pueblo judío nunca se ha enfrentado al acoso, los insultos, los pogromos y las acciones antisemitas en el territorio del Azerbaiyán moderno. Todo judío que haya estado alguna vez en Azerbaiyán puede confirmar que los judíos que viven allí pueden asistir con seguridad a la sinagoga sin pasar por el cordón de seguridad, caminando por la ciudad con ropas y sombreros nacionales. Hacer lo mismo incluso en algunos países occidentales desarrollados hoy en día, es casi imposible y muy peligroso.

No interferimos en los derechos soberanos de los pueblos a interpretar nuestra historia, nuestro pasado histórico y a perpetuar la memoria de nuestros héroes nacionales. Sin embargo, no debemos guardar silencio cuando las personas involucradas en los monstruosos crímenes del Holocausto se convierten en héroes nacionales. Desde mi punto de vista, la instalación de un monumento a Garagin Nzhdeh en Ereván confirma una vez más que en la Armenia moderna se ha creado un culto a gran escala a esos fascistas, que ha destruido tanto a los representantes de mi pueblo como a los soldados soviéticos.

Como ciudadano israelí, sólo puedo decir con orgullo que los dirigentes de Azerbaiyán y personalmente Aliyev demuestran un gran grado de respeto y reverencia por la comunidad judía. Bajo el patrocinio del presidente Ilham Aliyev, se han construido dos sinagogas y el mayor centro educativo judío del Cáucaso meridional. Se prevé la creación del primer museo judío azerbaiyano, que será el primer museo judío del Cáucaso meridional.

El mundialmente famoso pueblo de Krasnaya Sloboda en el distrito de Gubá - "Jerusalén caucásica" en el norte de Azerbaiyán, que se considera el único asentamiento de judíos de montaña compacta fuera de Israel, es el verdadero orgullo de Azerbaiyán. Los judíos y los azerbaiyanos han vivido pacíficamente, en armonía, como hermanos en esta región.

El Estado de Israel también aprecia enormemente el papel de los dirigentes azerbaiyanos en relación con la comunidad judía. Sin esta tradición de respeto y colaboración, no existirían relaciones bilaterales estrechas entre Azerbaiyán e Israel.

Los lazos entre ambos, así como entre Azerbaiyán y los judíos azerbaiyanos, no pueden explicarse por el simple interés mutuo. Los valores comunes y la historia común impregnan las relaciones interestatales modernas. Ambos países se enriquecen con los lazos humanos y la determinación de vivir en sociedades diversas y religiosamente tolerantes".


Etiquetas: