Emiten un artículo sobre la política de ocupación de Armenia contra Azerbaiyán en el sitio web estadounidense “Medium”

  07 Julio 2020    Leído: 816
  Emiten un artículo sobre la política de ocupación de Armenia contra Azerbaiyán en el sitio web estadounidense “Medium”

El sitio web estadounidense “Medium” publicó un artículo del Cónsul General de la República de Azerbaiyán en Los Ángeles, Nasimi Agayev, titulado "Armenia: genocidio cultural, negación de reconocimiento y simulación ", en el que se hace referencia a la agresión armenia contra Azerbaiyán, la ocupación de la región de Nagorno-Karabaj y la depuración étnica por las fuerzas armadas armenias, reporta AZERTAC.

N. Agayev escribe en su artículo que la guerra siempre trae problemas, pero cuando implica la perpetración de crímenes de guerra, incluidos los ataques a civiles, la destrucción deliberada de asentamientos enteros o la ejecución de "genocidio cultural", es particularmente desastrosa para las generaciones futuras. Las acciones de DAESH en Siria e Irak han demostrado lo desastroso que podría ser una guerra de este tipo para las generaciones futuras.

El mismo escenario de acciones se está desarrollando en el Cáucaso, cuyos ecos se pueden sentir en los EE.UU., señala el autor. A principios del decenio de 1990, Armenia inició una guerra no anunciada contra Azerbaiyán, a raíz de la cual ocupó y limpió étnicamente la región de Karabaj de Azerbaiyán. Casi un millón de ciudadanos azerbaiyanos fueron expulsados de Karabaj y Armenia. Aunque el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha condenado repetidamente esta ocupación y ha exigido la retirada de las tropas armenias, Armenia ha desafiado estos llamamientos manteniendo alrededor del 20 por ciento del territorio del Azerbaiyán soberano bajo ocupación. Casi tres décadas después, los desplazados internos de Azerbaiyán siguen sin poder regresar a sus hogares y a sus tierras.

En un momento en que el mundo cuestiona cada vez más las acciones de Armenia, las asociaciones armenias de los Estados Unidos tratan de justificar los crímenes de Armenia contra cientos de miles de civiles inocentes y de reflejar la presión y los llamamientos de la comunidad internacional para que se retiren las tropas armenias de las regiones ocupadas.

Tales intentos de ocultar los crímenes de guerra armenios pueden verse en el Congreso de los Estados Unidos y en varias legislaturas estatales de todo el país, donde algunos legisladores presentan proyectos de ley y resoluciones proarmenios. El Lobby armenio también organiza visitas recreativas para algunos miembros del Congreso que visitan ilegalmente los territorios ocupados de Azerbaiyán y elogian a Armenia, apoyando plenamente la ocupación militar ilegal y la depuración étnica llevadas a cabo por los armenios. Este, a su vez, es un paso terrible que contradice la larga y prolongada política exterior de los Estados Unidos, e ignora la difícil situación de un millón de azerbaiyanos desplazados internamente, escribe Agayev.

Hay muchas evidencias de "genocidio cultural". Hay hechos evidentes que atestiguan la destrucción de la cultura azerbaiyana. Por ejemplo, la casi destruida ciudad azerbaiyana de Shusha y su famosa mezquita de Mamayi, que se transformó en una iglesia armenia, donde su placa conmemorativa islámica fue borrada y sustituida por una cruz armenia. También cabe destacar la antigua ciudad azerbaiyana de Agdam, donde vivieron 50.000 azerbaiyanos. Fue completamente destruida por las tropas armenias, y hasta tal punto que ahora se llamaba "Hiroshima del Cáucaso" o "Ciudad Fantasma".

El saqueo, la profanación y la destrucción del patrimonio cultural azerbaiyano en Armenia y en la región ocupada de Karabaj incluye 4.500 monumentos de la historia, la religión y la cultura. Tal vez lo más horroroso sea que gran parte de este "genocidio cultural" tuvo lugar después del acuerdo de cesación del fuego de 1994, señala un diplomático azerbaiyano.

Durante los pogromos de 1990 contra los azerbaiyanos étnicos que viven en Ereván, una mezquita azerbaiyana llamada “Demirbulag” fue demolida por una excavadora. La destrucción fue presenciada por Robert Cullen, periodista del periódico The New Yorker, y George Bournutyan, historiador armenio.

Los cementerios azerbaiyanos fueron destruidos y profanados en gran medida, como se describe en un vídeo de un periodista armenio en un cementerio azerbaiyano destruido en el distrito armenio de Vayots Dzor. Además, Armenia había trasladado ilegalmente a decenas de miles de armenios a los territorios ocupados de Azerbaiyán, a casas que antes eran propiedad de los azerbaiyanos, como lo confirmó la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Hay algo peor que cometer masacres y exterminio de miles de años de historia: es la negación de que estas atrocidades hayan tenido lugar, escribe el Cónsul General de Azerbaiyán en la conclusión del artículo.


Etiquetas: