Azerbaiyán festeja el Novruz

  20 Marzo 2020    Leído: 514
  Azerbaiyán festeja el Novruz

Coincidiendo con la llegada del equinoccio de primavera, y de acuerdo con el calendario persa, llega la celebración del festival del Novruz o festividad de Año Nuevo.

Es una fiesta enmarcada en el calendario solar y que, aunque algunas comunidades la celebran exactamente el día 21 de marzo, otras la suelen hacer coincidir exactamente con el día de la entrada de la primavera, por lo que puede variar entre los días 20 y 22 de marzo.


Se celebra en Irán, donde es una de las fiestas más importantes, y en la mayoría de los territorios que recibieron influencia de la cultura persa, como Afganistán, India, Azerbaiyán, Georgia, Iraq, Kazakstán, Pakistán, Kirguizistán, Rusia, Siria, Tayikistán, Turquía, Turkmenistán y Uzbekistán, además de en otros lugares donde viven comunidades procedentes de estos países.

Su carácter secular hizo que tras la revolución iraní de 1979, el nuevo régimen intentase suprimirla, sin ningún éxito. Sencillamente, porque es una tradición que se ha venido celebrando durante unos ¡3000 años!

Novruz y la llegada de la primavera
Novruz, Nowrouz, Nooruz, Navruz, Nauroz o Nevruz son algunos de los nombres con que se conoce esta festividad, dependiendo de las diferentes lenguas de los países en donde se celebra.

Etimológicamente procede de una palabra avéstica (una de las dos lenguas más antiguas de Irán, junto al persa clásico), que significa Nava=nuevo y rəzaŋh=día/luz del día, y su significado se ha mantenido en el persa moderno como No=nuevo y rouz=día.

Festividad de raíces agrícolas
Las celebraciones de Año Nuevo son las más importantes y coloridas de los festivales persas. Son un compendio de ritos y costumbres antiguas que no se limitan a un solo grupo religioso, y simbolizan la continuidad y supervivencia de la antigua cultura persa.

Tiene raíces agrícolas y es una fiesta de culto a la fertilidad, cuyos rituales y tradiciones están fuertemente arraigados al zoroastrismo. En la lucha del bien y del mal, con la victoria del bien, la llegada del año nuevo representa el final de la oscuridad invernal y el renacimiento de la luz y la fertilidad. Entre los diferentes rituales, tal y como ocurre en Japón a principios de enero, es tradicional limpiar a consciencia las casas y prepararlas para recibir el nuevo ciclo anual.


Tradiciones y festejos
Las celebraciones se inician la víspera del último miércoles del año del calendario persa, con la celebración del Chahārshanbe-sūrí o Miércoles de fiesta (Chaharshanbé=miércoles y surí»=festivo). El ritual más tradicional de esa jornada consiste en encender hogueras, que los participantes saltan a la vez que piden gritando que se les quite la tez pálida invernal y la cambien por un color sonrojado y saludable. Con la luz del fuego se escenifica la llegada de días más largos, ya que es el momento en que se ecualiza la noche y el día.

También es tradicional que los niños recorran las calles golpeando cacerolas y sartenes, a la vez que van pidiendo que les den un aguinaldo. Tras consumirse las hogueras, las cenizas se recogen y se entierran con la finalidad de alejar la mala suerte de la época invernal.


Unos días antes de la llegada del Año Nuevo, en cada casa se prepara una mesa de ceremonia, en la que se colocan siete platos diferentes, conteniendo cada uno de ellos un alimento cuyo nombre comienza por la letra persa sin, y que tienen un determinado significado. Son:

Sabzeh. Brotes tiernos de trigo o lentejas, que simbolizan el renacimiento.
Samanu. Pudding elaborado con harina que simboliza la riqueza.
Senjed. Frutos secos de azufaifa que simbolizan el amor.
Seer. Ajo que simboliza la medicina.
Seeb. Manzanas que simbolizan la belleza y la salud.
Somaq. Bayas de zumaque que simbolizan el sol.
Serkeh. Vinagre simboliza la edad.

Junto a estos siete platos (en Persia, el siete ha sido un número sagrado desde la antigüedad) se colocan otros objetos para asegurar la llegada de la buena suerte. Monedas doradas, huevos pintados, una pecera con peces de colores, ramos de narcisos o de jacintos como símbolo de la primavera, una naranja en un recipiente con agua, un espejo y un Corán. Se suele encender una vela por cada niño de la familia.

Como portador de buenos augurios, también es tradicional que aparezca el Hajji Firuz, un personaje que anuncia la llegada del Año Nuevo cantando y danzando por las calles al son de una pandereta. Este personaje se dice que está inspirado en la antigua figura zoroástrica del “guardián del fuego”, por lo que lleva el rostro cubierto de hollín y va vestido con ropas y un sombrero de color rojo brillante.

Durante los trece días siguientes a la celebración del Nowruz es tradicional realizar visitas de cortesía a familiares, vecinos y amigos. Como las escuelas permanecen cerradas, es un periodo en que los más pequeños de las familias suelen ir a casa de los más mayores, que les obsequian con regalos y dinero.

El periodo festivo finaliza en la decimotercera jornada con la celebración del Sizdah Bedar, que significa «trece al aire libre», en el que las familias se van a pasar el día al campo y a disfrutar de la naturaleza. Ese día, el sabseh (los brotes tiernos que se han hecho crecer en un plato) se lanza en el campo para contribuir, simbólicamente, a que la naturaleza sea más verde y, además, ayude a deshacerse de la mala suerte que los brotes han ido absorbiendo mientras han permanecido en cada hogar.

El sabseh (los brotes tiernos que se han hecho crecer en un plato) se lanza en el campo para contribuir, simbólicamente, a que la naturaleza sea más verde
Patrimonio inmaterial de la Unesco
El 30 de septiembre de 2009, la festividad de Nowruz se incluyó en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, y en febrero de 2010, la Asamblea General de la ONU declaró el 21 de marzo como el Día Internacional de Nowruz.

Eventos de carácter cultural
Además de las celebraciones populares y familiares, también es habitual asistir a eventos de carácter cultural, donde la música y los bailes tradicionales tienen un protagonismo especial, así como la celebración de carreras de Buzkashi, concretamente en Afganistán, donde está considerado el deporte nacional.

 


Etiquetas: