PulseNewsMexico: Tierra de Fuego, Ciudad de Viento-Azerbaiyán

  21 Febrero 2020    Leído: 491
    PulseNewsMexico:   Tierra de Fuego, Ciudad de Viento-Azerbaiyán

Pulse News México que se dedica a servir a la comunidad anglófona e internacional en México mediante el suministro de cobertura mediática y comentarios oportunos y equilibrados a los lectores, emitió una amplia cobertura sobre Azerbaiyán.

“Cuando se trata de vientos que enfrían los huesos, Chicago no tiene nada que ver con Bakú.Situada en el lado sur de la punta de la península de Absheron en Azerbaiyán, la antigua capital azerbaiyana está casi constantemente azotada por escalofriantes ráfagas de tres dígitos de velocidad del Mar Caspio, templadas sólo por las cálidas brisas terrestres de las regiones interiores del país al oeste.

Bakú - “ la Ciudad de Vientos ” toma su nombre de los vientos de Bakú, que a veces sopla con fuerza de galaxias, y en persa significa “Vientos fuertes”.

La autora de renombre del “Pulse News Mexico”, Thérése Margolis, empezó el artículo con estas oraciones, reporta AZERTAC.

“Pero por muy fríos y brutales que sean los vientos de Bakú, son una parte crucial de la identidad de la ciudad y han jugado un papel importante en la extraordinaria y extraña historia de la nación. Porque no sólo Bakú es la "Ciudad de los Vientos", sino que Azerbaiyán es la "Tierra del Fuego", y es esta excepcional mezcla de viento y fuego lo que hizo del país el lugar de nacimiento de una de las civilizaciones más antiguas y avanzadas del mundo, con lo que se cree que es uno de los primeros ejemplos de arte rupestre en cualquier lugar de la Tierra” continua la autora.

Al tocar el relieve de Azerbaiyán Thérése Margolis enfatizó: “Más de la mitad de Azerbaiyán está compuesta por escarpadas crestas montañosas de piedra caliza, crestas de picos, altísimas formaciones rocosas y vastas mesetas casi de barro. Para comprender plenamente el papel del fuego en la historia de Azerbaiyán, primero hay que entender su singular geología física.

Y debajo de este desolado paisaje se encuentran cantidades masivas de luz, dulce petróleo crudo y gas natural - tanto gas natural que se abre paso a la superficie y sale a borbotones por las laderas de las montañas, donde las tormentas eléctricas y los esporádicos rayos lo convierten frecuentemente en fuego (de ahí el apodo de "Tierra de Fuego").

Agitadas por las ráfagas heladas del Mar Caspio, las "montañas ardientes" de Bakú y sus alrededores permitieron al hombre primitivo cultivar y dominar el fuego, permitiéndole cocinar sus alimentos, calentar sus cuevas y, sí, tener luz para producir esas primeras obras primitivas de la expresión humana ” .

Luego la autora narra del arte rupestre de Gobustán: “Los grabados de Gobustán incluyen figuras humanas, así como una variedad de animales y una percepción rudimentaria del arte dimensional.

El arte rupestre de Gobustán, una colección ahora árida y abandonada de cavernas y rocas situada a sólo una hora al suroeste de Bakú, incluye más de 6.000 grabados y pinturas que datan de entre el 20.000 y el 3.000 a.C.

Y aunque los petroglifos de Gobustán no son tan antiguos como los encontrados en la región franco-cantábrica de Europa occidental (que datan de hace unos 35.000 años), son mucho más sofisticados y complejos.

Los primeros colonos humanos de España y Francia sólo grabaron imágenes geométricas de figuras de palo de animales en las cuevas de Cantabria, pero los grabados de Gobustán incluyen figuras humanas (hombres, mujeres y niños), así como una variedad de animales y una percepción rudimentaria del arte de la perspectiva (las imágenes de personas que se supone que están más cerca se representan como más grandes, y las que se supone que están más lejos son más pequeñas).

En algunas de las pinturas rupestres de Gobustán, los hombres son vistos bailando y cazando, mientras que las mujeres son mostradas recogiendo plantas y cuidando de sus crías. Algunas de las mujeres son incluso representadas como embarazadas, tal vez como símbolos de fertilidad.

Y mientras que Gobustán - un sitio de Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2007 - fue la cuna de la civilización azerbaiyana, los incendios de la región azotados por el viento también dieron origen a la primera religión de la cultura, el zoroastrismo .

Fundado por el profeta Zoroastro unos seis siglos antes de Cristo, el zoroastrismo se basaba en los estatutos de los buenos pensamientos, las buenas palabras y las buenas acciones, y su núcleo era el fuego -el fuego purificador y eterno de la tierra, el fuego que, en el antiguo Azerbaiyán, se alimentaba del rico gas natural de la tierra y se intensificaba con los interminables vientos del cielo”.

Tras escribir detalladamente sobre Gobustán la periodista mexicana refiere a Ateshgah y subraya:“Ateshgah, a sólo 30 kilómetros del corazón de la antigua Bakú, en la ciudad del suburbio septentrional de Surajaní, fue uno de los templos zoroástricos más importantes, que data del año 200 d.C., y también se convirtió en una encrucijada de mercaderes y peregrinos que recorrían la Ruta de la Seda desde la India y China.

Muchos de esos viajeros se asentaron finalmente en Ateshgah, trayendo consigo su propia marca de culto al fuego y preparando el terreno para la extraordinaria identidad multiétnica de Azerbaiyán, su tendencia a la hospitalidad universal y su incomparable tolerancia religiosa, acogiendo a personas de casi todas las religiones y sectas imaginables.

Las llamas de Ateshgah todavía arden hoy en día (aunque ahora se alimentan de gas bombeado en lugar del hidrocarburo natural que durante siglos iluminó el templo)”.

La autora habla del ambiente multicultural existido en Azerbaiyán y destaca que en la actualidad, en Azerbaiyán, los suníes y los chiítas se casan libremente y rinden culto en los templos del otro, y aunque sigue siendo una nación predominantemente musulmana, hay tres comunidades separadas de judíos en todo el país, que representan a casi 17.000 personas, y sólo en Bakú hay tres sinagogas separadas.

Al tocar la Torre de la Doncella de Bakú, envuelta en el misterio, el símbolo moderno, la autora indica que según algunos, la estructura cilíndrica de 28 metros de altura es tan antigua como el propio zoroastrismo y, a lo largo de los siglos, ha servido de monumento religioso, fortaleza militar y faro improvisado para los marineros que se dirigen desde el Caspio y escribe sobre algunas leyendas y mitos existentes referentes a la torre.

Al final de la amplia cobertura Sra. Thérése Margolis hizo hincapié en los hechos: “Fue en Bakú, concretamente en Ateshgah, donde la compañía petrolera sueca Nobel Brothers, fundada por Ludvig Nobel y el barón Peter von Bilderling, empezó a construir su imperio comerciando con petróleo azerbaiyano.

En 1847, Nobel comenzó a perforar el suelo rico en petróleo de Azerbaiyán (estableciendo los primeros pozos industriales a gran escala del mundo) y abrió su primera refinería en Bakú en 1863.

En los años siguientes, Azerbaiyán se convirtió en un punto de inflexión en la tecnología petrolera, construyendo las primeras plataformas de perforación en alta mar y siendo pionera en los primeros conductos petroleros transnacionales.

Hoy en día, Azerbaiyán cuenta con una producción diaria de unos 873.260 barriles de petróleo crudo por día y 29.000 millones de metros cúbicos de gas por año”.

Cabe destacar que la autora del “Pulse News Mexico” , Thérése Margolis permaneció en Azerbaiyán para participar en las elecciones parlamentarias celebradas el 9 de febrero, en calidad de observadora de la parte de México.


Etiquetas: