Modern Diplomacy: “Implicaciones externas de las reformas internas en Azerbaiyán”

  17 Enero 2020    Leído: 688
    Modern Diplomacy:   “Implicaciones externas de las reformas internas en Azerbaiyán”

La revista online líder en Europa "Modern Diplomacy" ha publicado un artículo de Vasif Huseynov, investigador principal del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (AIR Center), titulado "Implicaciones externas de las reformas internas en Azerbaiyán".

El artículo reza: "La reestructuración del sistema de gobernanza, el nombramiento de jóvenes profesionales con formación occidental en los puestos de dirección y una lucha más decisiva contra la corrupción en un Azerbaiyán rico en energía prometen una mejora más rápida de la situación sociopolítica interna y permiten al país superar los desafíos que plantea la volatilidad de los precios de la energía en el mercado mundial. Sin embargo, estos acontecimientos en el país del Cáucaso Sur tienen algunas implicaciones para la región en general y para su vecindario inmediato en particular.

El sistema político de Azerbaiyán ha atravesado un período notablemente estable desde 1993, cuando Heydar Aliyev fue elegido presidente de la entonces joven república de sólo dos años de antigüedad, en tiempos muy problemáticos para el país en medio de la guerra con Armenia y la tensa situación interna. En un corto período de tiempo, el presidente Aliyev logró alcanzar un alto el fuego con Armenia, sofocar el movimiento separatista en el sur, firmar importantes contratos con compañías petroleras occidentales y navegar por el país a través de aguas geopolíticas turbulentas. Se han producido pocos cambios en el sistema político establecido en ese momento, ya que éste, apoyado por los lucrativos ingresos procedentes de las exportaciones de petróleo y gas, proporcionó las condiciones necesarias para poner en práctica las prioridades generales del país. Como observó acertadamente un experto estadounidense, "Simplemente había suficiente dinero para mantener a casi todos contentos".

Sin embargo, los últimos desafíos políticos y económicos que el país enfrentó debido a las nuevas realidades en las relaciones internacionales revelaron algunas deficiencias de este sistema y requirieron reformas integrales. Es importante señalar que este proceso había comenzado incluso antes del inicio de las fuertes fluctuaciones de los precios del petróleo desde 2014. La optimización de los servicios públicos a un ritmo sin precedentes, ejemplificada por el establecimiento del Servicio y Evaluación de Azerbaiyán (ASAN) en 2012, redujo estrictamente los procedimientos burocráticos de estilo soviético empañados por una corrupción desenfrenada. Estas medidas fueron elogiadas en aquel entonces por muchos observadores internacionales, principalmente por "eliminar las condiciones que [eran] propicias para la corrupción".

La existencia de un fuerte gobierno centralizado ha permitido a las autoridades iniciar e implementar tales enmiendas con efecto inmediato en todos los niveles del establecimiento político. El pasado año 2019 marcó el cenit de estos cambios en Azerbaiyán. La sustitución de los antiguos cuadros, algunos de los cuales ocupaban los puestos más altos del gobierno desde la década de 1990, por personas más jóvenes y en su mayoría con formación occidental, la disolución del impopular parlamento debido a su incapacidad para ponerse al día con el proceso de reforma y la convocatoria de elecciones parlamentarias rápidas fueron algunos de los cambios realizados en 2019. En el transcurso de este proceso, en diciembre, por primera vez en la historia del Azerbaiyán postsoviético, un jefe ejecutivo regional fue arrestado bajo cargos de corrupción y robo cometidos durante su servicio.

Sin embargo, las reformas no se han limitado a la rama política del gobierno. En los últimos años, el país ha hecho inmensos esfuerzos para diversificar la economía y reducir la dependencia de las reservas de petróleo y gas que aún abastecen a un importante segmento de los ingresos nacionales. El gobierno apunta a un rápido desarrollo del llamado sector no petrolero que incluye principalmente el turismo, la agricultura, la industria nacional, el transporte, la logística y las comunicaciones. El Presidente Ilham Aliyev destacó repetidamente en el último año que las reformas se ampliarían, y que son inevitables e irreversibles.

La creación de un entorno empresarial favorable y de un sistema judicial independiente ha sido una de las prioridades de la agenda. Los logros alcanzados también se han reflejado en el informe sobre la libertad económica de la Fundación Heritage, en el que la clasificación de Azerbaiyán pasó del puesto 91 al 60 en 2019. De acuerdo con el informe, "el puntaje general de Azerbaiyán se ha incrementado..., liderado por un aumento dramático en la efectividad judicial y mayores puntajes en los derechos de propiedad e integridad del gobierno que compensan las disminuciones en la libertad laboral y la salud fiscal". La nueva situación hace posible que el país se recupere de los shocks económicos de 2015, cuando sufrió una devaluación dos veces en un año.

Sin embargo, estos acontecimientos en Azerbaiyán tienen algunas implicaciones para la región en general y para el vecindario inmediato del país en particular.

En primer lugar, como las reformas prometen que el país mantendrá su papel de líder en el mapa económico del Cáucaso Sur, es probable que Azerbaiyán siga disponiendo de los recursos financieros necesarios para invertir en proyectos económicos y de transporte a gran escala. La nueva generación de tecnócratas, la transparencia en la gestión financiera y un sistema judicial justo son otros factores que auguran un buen futuro para la economía de Azerbaiyán. Esto es muy importante para el Cáucaso Sur, ya que la mayoría de los proyectos monumentales de la región no habrían sido posibles sin el respaldo financiero de Azerbaiyán.

Por ejemplo, la construcción del ferrocarril Bakú-Tiflis-Kars, que conecta Azerbaiyán con Georgia y Turquía y que potencia el atractivo de la región como centro de la ruta de transporte entre Europa y China, ha sido financiada únicamente por la parte azerbaiyana. Asimismo, gracias a la recuperación económica del país, se completará la construcción en curso de un nuevo puerto comercial internacional de Bakú (Alat), que aspira a ser el mayor puerto polivalente del Mar Caspio, con una capacidad potencial para manejar 25 millones de toneladas de carga al año.

Mientras tanto, Bakú continuó expandiendo sus relaciones en la vecindad con socios importantes como Turquía, Rusia, Kazajstán, Bielorrusia y Ucrania, embarcándose en 2019 en ambiciosos proyectos de transporte y energía, comenzando por la Iniciativa del Cinturón y la Carretera de China, y hasta el lanzamiento del gasoducto TANAP el 30 de noviembre de 2019, con destino al mercado europeo. Estos proyectos tienen un significado regional y son tan importantes para la economía de los países participantes de la región como para la de Azerbaiyán.

La situación política y económica interna de Azerbaiyán tiene también un vínculo muy crítico con la seguridad regional en el Cáucaso Sur. La relación multifacética del país con su vecino noroccidental, Georgia, ha demostrado ser de suma importancia para este último en los períodos más problemáticos. Azerbaiyán proporcionó a Georgia un apoyo crucial en 2008, que ayudó a su vecino a superar los retos que planteaba la repentina interrupción del comercio con el principal socio del país, Rusia. Azerbaiyán, con sus exportaciones e inversiones en petróleo y gas, ha desempeñado a menudo un papel indispensable para la economía georgiana. En 2019, los azerbaiyanos ocuparon el primer lugar en cuanto al número de extranjeros que visitan Georgia, lo que supone una importante contribución a sus ingresos por turismo. La estabilidad política y el bienestar económico de Azerbaiyán que se pretende mantener con las recientes reformas impulsará la dinámica existente entre los dos países, que es vital para su seguridad nacional en general.

Las reformas internas en Azerbaiyán también ofrecen una oportunidad útil para revitalizar la relación del país con sus socios occidentales. La optimización de los servicios públicos, el rejuvenecimiento del gobierno y la nueva atmósfera política construida por los cambios recientes están en línea con los objetivos declarados por el programa de la Asociación Oriental de la UE y necesitan ser apoyados. La nueva situación también promete un impulso a las relaciones de Azerbaiyán con Estados Unidos, tal como sugirió Svante Cornell, Director del Instituto del Cáucaso y Asia Central del Consejo Americano de Política Exterior, en octubre de 2019: "El esfuerzo de reforma en Azerbaiyán proporciona una oportunidad para que el diálogo político entre Estados Unidos y Azerbaiyán se centre en la cooperación positiva y, por lo tanto, fortalezca en lugar de debilitar el diálogo estratégico bilateral".


Etiquetas: