Representante de Azerbaiyán ante la ONU brindó información sobre la política armenia de genocidio contra los azerbaiyanos

  09 Diciembre 2019    Leído: 926
  Representante de Azerbaiyán ante la ONU brindó información sobre la política armenia de genocidio contra los azerbaiyanos

El 9 de diciembre se celebrará en la Sede de las Naciones Unidas el 71º aniversario de la adopción de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio y el Día Internacional para la Conmemoración y Dignificación de la Víctimas del Crimen del Genocidio y para la Prevención de ese crimen. A este respecto, el representante de la República de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas, Yashar Aliyev, envió una carta oficial al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Según AZERTAC, en la carta enviada al jefe de las Naciones Unidas, el diplomático azerbaiyano afirmó que la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio es uno de los primeros tratados internacionales a los que se adhirió la República de Azerbaiyán tras el restablecimiento de su independencia y su adhesión a las Naciones Unidas. Según Y. Aliyev, la ratificación universal de la Convención será un importante compromiso consolidado de la comunidad internacional para erradicar el delito de genocidio. Subrayó la importancia del mandato de la ONU sobre la prevención del genocidio y el concepto de "responsabilidad de proteger" en la promoción de los esfuerzos nacionales e internacionales para proteger a la población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad.

Por su propia experiencia, Azerbaiyán es consciente del "flagelo atroz" del genocidio, dice la carta. El 31 de marzo, marcado como el Día del Genocidio de los azerbaiyanos, se rinde homenaje a la memoria de miles de civiles que murieron como resultado de las masacres cometidas por grupos armados armenios en 1918.

“Durante la guerra desatada por Armenia contra Azerbaiyán a finales del decenio de 1980 se cometieron graves violaciones del derecho internacional humanitario, así como crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y actos de genocidio. La guerra, que continúa hasta el día de hoy, ha cobrado la vida de decenas de miles de personas, ha provocado la destrucción de ciudades, asentamientos y aldeas; miles de personas han desaparecido; y todos los territorios capturados de Azerbaiyán han sido limpiados étnicamente de más de un millón de personas”, señaló Aliyev.

En febrero de 1992 se cometió la mayor masacre de civiles en la ciudad de Joyalí, en la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán, en toda la historia del conflicto. Como resultado del ataque y la captura de la ciudad por las fuerzas armenias, cientos de azerbaiyanos, entre ellos mujeres, niños y ancianos, murieron, resultaron heridos o fueron tomados como rehenes, y la ciudad fue destruida hasta los cimientos. El nivel de violencia en Joyalí es alarmante: seis familias quedaron completamente destruidas; 25 niños perdieron a ambos progenitores y 130 niños perdieron a uno de ellos; 56 hombres fueron quemados vivos, arrancados del cuero cabelludo, torturados, decapitados o cegados; y las mujeres embarazadas fueron apuñaladas con bayonetas automáticas para rifles.

El diplomático azerbaiyano subrayó que era importante que la comunidad internacional reflexionara sobre lo ocurrido en Joyalí y otras ciudades, pueblos y aldeas de Azerbaiyán. La obstinada negativa de Ereván a asumir su responsabilidad por los atroces crímenes cometidos durante la agresión contra Azerbaiyán constituye un desafío para el derecho internacional y los derechos humanos, así como un obstáculo directo para la paz duradera y la reconciliación genuina.

Si bien las normas y reglas internacionales, junto con las actividades institucionales, han evolucionado considerablemente a lo largo de los años, los civiles siguen pagando el precio más alto como resultado de los conflictos armados. Entre otras medidas esenciales necesarias para luchar eficazmente contra la impunidad, también es importante garantizar que los esfuerzos en materia de establecimiento de la paz y diplomacia preventiva contribuyan a asegurar la rendición de cuentas y, en ningún caso, a prevenir y contribuir al mantenimiento de situaciones resultantes del uso ilícito de la fuerza y otras violaciones graves del derecho internacional, como el genocidio, los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad y la depuración étnica.

También cabe destacar que la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio se aprobó en respuesta a las atrocidades generalizadas cometidas contra civiles durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, todavía hay casos de glorificación de los nazis y sus cómplices en algunos países, incluidos los que tratan de presentarse a sí mismos como apasionados defensores de la protección de los derechos humanos y de los programas de prevención del genocidio. Esta hipocresía descarada es inaceptable y representa una profunda falta de respeto por la memoria de los millones de personas de todo el mundo que dieron su vida por liberarse de la tiranía y la colonización durante la Segunda Guerra Mundial.

Por último, el Sr. Aliyev pide que la carta se distribuya como documento de la Asamblea General, en relación con los temas 31, 32, 37, 68, 75, 83 y 130 del programa, y del Consejo de Seguridad.

La Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 260 (III), de 9 de diciembre de 1948, en París. La Convención, que entró en vigor el 12 de enero de 1951, establece el estatuto jurídico internacional del concepto de genocidio como el crimen más grave contra la humanidad, así como su definición jurídica.


Etiquetas: