La revista “Washington Examiner” emite un artículo sobre el 25º aniversario del Contrato del Siglo

  20 Septiembre 2019    Leído: 238
  La revista “Washington Examiner” emite un artículo sobre el 25º aniversario del Contrato del Siglo

La revista estadounidense “Washington Examiner” publicó un artículo del analista político Giovanni Vicente Romero dedicado al 25 aniversario de la firma del "Contrato del Siglo".

Según AZERTAC, el autor escribe que los ataques con aviones teledirigidos contra refinerías en Arabia Saudí la semana pasada demostraron el frágil vínculo entre la seguridad global, la política y la economía. En una era de competencia de gran potencia con acciones expansionistas y asimétricas, Romero escribe, vale la pena destacar la importancia de un acuerdo internacional que ha cambiado efectivamente la situación en la región del Cáucaso Sur, rica en energía. El 20 de septiembre se cumple el 25º aniversario de la firma de un importante acuerdo entre Azerbaiyán y 11 compañías petroleras internacionales que representan a siete países. Este acuerdo, llamado el "Contrato del Siglo", no sólo es un logro económico, sino que también ha cambiado las realidades políticas de la región. Los hidrocarburos desarrollados en los últimos 25 años sirven como fuente alternativa de recursos energéticos para varios países europeos.

El autor señala que la región del Caspio, con sus ricos recursos naturales, despertó interés en Washington a principios del siglo XX. El difunto diplomático estadounidense Zbigniew Brzezinski, ex asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, dijo una vez que Azerbaiyán era un "tapón de botella" que contenía las riquezas de la cuenca del Caspio y de Asia Central. Situado entre Rusia e Irán, Azerbaiyán era el centro de la producción soviética de petróleo. Fue el petróleo azerbaiyano el que llevó a los tanques soviéticos a los frentes de la Segunda Guerra Mundial, impidiendo así que los nazis se trasladaran al interior de la URSS. Dado que Azerbaiyán suministraba hasta el 75 por ciento del petróleo soviético en ese momento, la ocupación nazi de Bakú representaba una amenaza para la existencia del estado soviético, enfatiza Romero.

En los años de la posguerra se descubrieron numerosos yacimientos de petróleo y gas, pero la perla de la riqueza petrolífera azerbaiyana son los yacimientos “Azerí-Chirag-Guneshlí” descubiertos a mediados de la década de 1980. Sirven de base para el acuerdo "Contrato del Siglo". Debido a los equipos de producción obsoletos y a la falta de tecnología tras el colapso de la Unión Soviética, Azerbaiyán necesitaba inversión extranjera, conocimientos técnicos y tecnologías modernas para el desarrollo de los yacimientos. Las negociaciones de tres años de duración entre SOCAR y empresas internacionales dirigidas por BP y en las que participaron cuatro empresas americanas concluyeron con éxito bajo la dirección del presidente Heydar Aliyev. El autor señala que, en la etapa inicial del proyecto, los Estados Unidos, representados por la administración Clinton, proporcionaron un apoyo político significativo a Azerbaiyán. El artículo también proporciona información sobre el transporte de petróleo azerbaiyano a través del oleoducto Bakú-Supsa desde 1997 y la apertura del oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan en 2006. También se observa que el 40 por ciento del petróleo importado a Israel es azerbaiyano.

Romero escribe que el proyecto, que cuesta a los inversionistas 7.400 millones de dólares, ha traído miles de millones de dólares a Azerbaiyán y sus socios y ha creado miles de puestos de trabajo.

Los beneficios del Contrato del Siglo permitieron a Azerbaiyán invertir en la infraestructura del país, asegurar el desarrollo de la esfera social, fortalecer la seguridad y poner en marcha otros proyectos de energía y transporte, contribuyendo así al mantenimiento de la independencia política y económica de la región. El Corredor Meridional de Gas, que traerá el gas azerbaiyano al mercado europeo a finales de 2019, contribuirá a cambiar las realidades geopolíticas al reducir la dependencia de los países de Europa Oriental de los suministros de otros productores, señala el autor.

A lo largo de los años, sucesivas administraciones estadounidenses, tanto republicanas como demócratas, han enfatizado la importancia del Corredor Sur de Gas para la seguridad energética de Europa. El apoyo del presidente Trump a los proyectos energéticos del Caspio, a ejemplo del Contrato del Siglo, lo caracteriza como un proyecto americano que une los intereses nacionales e internacionales de los socios europeos. La base para una cooperación económica y política sostenible entre Occidente y los nuevos estados independientes cumple con los principales objetivos de la política exterior de Estados Unidos. "El Contrato del Siglo" continuará fortaleciendo este vínculo durante muchos años, concluye Romero.


Etiquetas: