Multas a las compañías textiles por quemar la ropa que no venden

  26 Abril 2019    Leído: 778
Multas a las compañías textiles por quemar la ropa que no venden

Francia prepara un proyecto de Ley para imponer sanciones de 450 euros a las firmas de moda por cada prenda que destruyan.

El proyecto tiene flecos "ecologistas" y "friganistas", aspirando a "experimentar" un nuevo modelo económico, tras un largo proceso de reflexión que comenzó hace meses Édouard Philippe, primer ministro,intentando romper con el círculo vicioso de la quema o destrucción de artículos de lujo (ropa, esencialmente) que no se ha llegado a vender, durante una o dos temporadas. Según el primer esbozo del proyecto de Ley que debiera estudiarse esta primavera, el Gobierno francés podría imponer multas de hasta 450 euros por prenda quemada o destruida, para evitar la caída de los precios.

Las grandes marcas consideran un secreto empresarial las cifras exactas de su destrucción de artículos de lujo. Algunas fuentes estiman que marcas como Burberry podrían quemar o destruir anualmente excedente por un montante de 30 a 40 millones de euros. Marcas como H&M y Amazon han recurrido a la destrucción de productos nuevos, en proporciones considerables.

En el proyecto de Ley en curso de elaboración, el preámbulo invita a las grandes marcas a buscar alternativas a la quema y destrucción: reventa a empresas especializadas en la distribución de artículos en "desuso", regalo o donación pura y simple a organizaciones caritativas o reciclaje en unas condiciones por estudiar. El Gobierno francés ya puso en marcha hace un año la iniciativa Filière de Réemploi / Recyclage Industrielle des Vêtements Professionnels (FRIVEP, Filial para el reciclaje de ropa industrial para profesionales), que funciona con aparente éxito: la ropa usada por distintas profesiones es reciclada para fabricar otro tipo de ropas o productos de muy diversa naturaleza.

A 450 euros la prenda no vendida, las multas podrían alcanzar sumas considerables, con relativa facilidad, con un carácter disuasivo. El Gobierno francés espera justificar su proyecto avanzando razones muy diversas: reducir la polución y la contaminación, favorecer nuevos modos de consumo alternativo y "gratuito" (la moda "friganista": "Estilo de vida anticonsumismo, favorecido el consumo de comida y productos abandonados, fuera de las redes comerciales").

El proyecto gubernamental francés incluso tiene una dimensión menos "apocalíptica": "favorecer la economía circular". Una economía que permita reciclar productos usados creando algunos puestos de trabajo a través de "industrias" y comercio de nuevo cuño, intentando recortar el derroche improductivo. Hasta ahora, la quema o destrucción de invendidos era una táctica que permitía "mantener" algunos precios. Multando de manera disuasiva a las grandes marcas que recurran a esa táctica, el Gobierno francés intentaría favorecer la emergencia de "nuevos comportamientos sociales", no solo económicos. Vaya usted a saber.

Con esta medida buscan reducir la polución y favorecer nuevos modos de consumo.

Abc


Etiquetas: Multas   Moda