Emmanuel Macron bajará los impuestos y subirá las pensiones para cerrar la crisis de los chalecos amarillos

  25 Abril 2019    Leído: 160
Emmanuel Macron bajará los impuestos y subirá las pensiones para cerrar la crisis de los chalecos amarillos

El presidente francés presenta mañana una serie de medidas para relanzar su quinquenio. Se juega el ser o no ser.

Según 'Le Parisien', dejaron que terminara la grabación. 26 minutos de anuncios preparados en secreto para que ninguna filtración estropeara el efecto sorpresa. Macron ama el teatro. Y mantener el suspense.

La continuación es conocida. Alocución suspendida. Mensaje desde el pórtico de la catedral. Tregua política. Problema: los principales medios franceses conocían lo que iba a decir. Pasado el 'shock' del incendio, lo han contado, para cabreo cósmico del presidente. El discurso grabado, desde luego, no se emitirá.

El jueves, Macron dará una rueda de prensa. De momento ha perdido la baza de la sorpresa. 'Le Figaro' lo ha explicado en una cita del entorno presidencial: "Iba a ser un '¡guau!' y va a ser 'pschitt'".

'Le Monde', 'Le Figaro' y otros medios tuvieron acceso a "las 18 páginas" del discurso. Así que esto es lo que va a anunciar Macron. Fuentes del Elíseo citadas por AFP confirmaron la bajada de impuestos y la revalorización de las pensiones.Sobre el resto, "nada impide completar o añadir". Macron ha pedido nuevas ideas al Gobierno. Y podría sacarse algo más de la chistera. En busca del '¡guau!'.

1. BAJADA DEL IRPF
Bajada "significativa" del IRPF desde el próximo 1 de enero para las salarios más bajos. Cuantía por determinar. Probablemente, partiendo en dos el primer tramo. A compensar mediante la supresión de "nichos fiscales" que benefician a los más ricos.

Macron se iba a comprometer a una evaluación de la supresión del Impuesto de Patrimonio que él mismo decidió. Un guiño a los 'chalecos amarillos' que difícilmente se conformarán porque claman por restablecer este impuesto.

2. PENSIONES
Revalorizar las pensiones inferiores a 2.000 euros.Volverán a estar indexadas con la inflación. "Conozco los malentendidos sobre las pensiones en estos dos últimos años. Lo lamento...", le atribuye 'Le Figaro'. Rectificación en toda regla.

3. SANIDAD Y EDUCACIÓN
Ni un cierre más de escuelas ni hospitales en el resto de su mandato. Una demanda expresada mil veces en sus reuniones con alcaldes. En infantil y primaria, las clases acogerán un máximo de 24 alumnos. Dentro de una nueva descentralización a definir de aquí a fin de año. La idea con más fuerza es: "Más funcionarios sobre el terreno y menos en París escribiendo normas".

4. MATERNIDAD
Garantía de cobro de pensiones alimenticias a las madres separadas. Una idea importada de Canadá, donde han permitido que casi el 100% de éstas cobren, cuando antes no llegaba al 50%. Se articularía mediante un fondo público que pagaría la pensión si el ex no la abona.

5. REFORMA CONSTITUCIONAL
Reducción del número de parlamentarios e introducción de "una dosis de proporcionalidad" en las elecciones legislativas. Lo primero era una demanda popular. Lo segundo, de los perjudicados por el sistema actual, mayoritario a dos vueltas con circunscripciones uninominales. Uno de sus paladines es el centrista y aliado de primera hora François Bayrou que reclama que entre el 25 y el 30% de los diputados sean elegidos con escrutinio proporcional. Dentro del paquete de reforma constitucional que debería aprobarse antes de acabar el año.

6. REFERÉNDUM DE INICIATIVA COMPARTIDA MÁS ASEQUIBLE
Este referéndum ya existe, pero se requiere el apoyo de 185 diputados y senadores y 4,7 millones de firmantes para que se haga efectivo. No es exactamente lo que piden los 'chalecos amarillos' peo es otro guiño. Eso sí circunscrito a asuntos locales. Nada de que se pueda destituir al presidente a mitad de mandato.

Una "asamblea ciudadana" formada por 300 personas elegidas por sorteo reflexionará sobre medidas a tomar, incluida la reforma constitucional. Un experimento en la línea del Gran Debate que tan bien le ha salido a Macron.

7. ESCUELA NACIONAL DE LA ADMINISTRACIÓN
Supresión de la Escuela Nacional de la Administración (ENA). Creada en 1945 para unificar la formación y el acceso a los cuerpos de la administración se ha convertido en una "fábrica de ministros". Todos los presidentes que estudiaron después de la Guerra pasaron por ella: Giscard, Chirac, Sarkozy, Hollande y el propio Macron. Así como nueve de los últimos 18 primeros ministros.

Macron firmó con otros miembros de su promoción una petición de reforma y entró en la inspección de Finanzas, la 'crème de la crème'. No está claro si será suprimida o fusionada dentro de un nuevo centro de formación de funcionarios. En todo caso, debería abrirse socialmente el acceso.

Es la medida que más críticas ha encontrado en los medios, que la consideran una cesión a los 'chalecos amarillos', muy críticos con todo lo que huela a élite. "Una cabellera entregada a los 'chalecos amarillos'" se titulaba una columna en 'Le Figaro'. Este diario ha publicado un sondeo (realizado por Odexa) sobre "los anuncios que iba a realizar Macron". Todas las medidas son acogidas favorablemente salvo la supresión de la ENA (37% a favor 62% en contra) y la no recuperación del impuesto de Patrimonio.

CONCLUSIONES DEL GRAN DEBATE
Estas medidas son la síntesis presidencial del Gran Debate, lanzado en diciembre, en el momento más crítico de la mayor crisis política que ha vivido Francia desde Mayo del 68.

Macron sacó entonces de los bolsillos del Estado 10.000 millones de euros para subir el salario mínimo y otras medidas para calmar la cólera social.

Más de 1,5 millones franceses han participado en el Gran Debate: 1.932.881 contribuciones de 506.333 participantes en Internet, 10.134 reuniones locales con una media de 45 participantes y 16.337 cuadernos de quejas en comunas. Total, 629.220 páginas digitalizadas. 'Big data' recopilado por varias sociedades de consulta. Doce millones de euros invertidos en saber qué quieren los franceses...

... Para descubrir la gran contradicción: quieren más servicios sociales y menos impuestos. Ahí radica lo difícil de la respuesta de Macron. Y el escepticismo de los ciudadanos. Según un sondeo de IFOP publicado el 14 de abril, el 85% de los franceses opinan que Macron debe modificar su atención a las preocupaciones populares.

Macron es considerado un personaje altivo. Procede de la ENA y su paso por el sector privado (banca Rothschild) reforzó su imagen elitista.

Pero eso, como una penitencia autoimpuesta, ha hecho un Grand Tour de Francia. Decían que no escuchaba. Pues se ha pasado casi 100 horas encerrado en reuniones con 2.500 alcaldes de pueblos. Sin prisas. Tomando notas. Respondiendo a sus interlocutores. Con el entusiasmo de un opositor, preparando cada reunión con los ministros concernidos.

La oposición ha denunciado una operación de imagen. Una campaña electoral bis. Lo que mejor le sale, sin duda. Para remontar en las encuestas. Y su actuación tras el incendio de Notre Dame le ha dado otro 'empujoncito'. Con todo, cosecha un 33% de opiniones favorables (+3%) frente a un 67% de negativas según un sondeo BVA publicado el viernes. Su intervención tras el suceso es aprobada por un 62% de los franceses.

Pero tras la Pascua y la tregua política aceptada por todos a raíz de la catástrofe, llega la vuelta a la realidad. La crisis de los 'chalecos amarillos' no sólo ha sido un desafío callejero. Ha paralizado la acción del Gobierno. Las elecciones al Parlamento Europeo serán el primer test. De momento, su lista encabeza las encuestas seguida de cerca por la del RN de Marine Le Pen.

Por eso, tras el éxito del Gran Debate, la respuesta de Macron debe relanzar su mandato. Se anuncia un Macron, segundo acto. En definitiva, es una apuesta. A doble o nada. Si funciona, su mandato tendrá futuro y podrá contemplar una reelección en 2022, cuando concluye su primer quinquenio. A tiempo para inaugurar los Juegos de París y, si se cumple el plazo que él mismo ha marcado, reabrir Notre Dame rehabilitada.

elmundo.es

 


Etiquetas: EmmanuelMacron