El intercambio de reproches por pactos de gobierno marca el debate de los candidatos en España

  23 Abril 2019    Leído: 546
El intercambio de reproches por pactos de gobierno marca el debate de los candidatos en España

 Los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno por parte de los cuatro principales partidos políticos de España se enfrentaron en un debate organizado por la Radio Televisión Española (RTVE), marcado por el intercambio de reproches y acusaciones a cuenta de los posibles pactos postelectorales.

Los contendientes en el debate fueron el candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado; el líder de la coalición de izquierdas Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias y el candidato de la formación liberal Ciudadanos (Cs), Albert Rivera.


El primero en tomar la palabra fue Pablo Casado, que inició la discusión afirmando que "España ya no va bien" desde la llegada al poder de Pedro Sánchez, al que volvió a reprochar que su llegada a La Moncloa en julio se produjera gracias al apoyo parlamentario del independentismo catalán.

El reproche a Sánchez por parte de Casado y Rivera a cuenta del apoyo del independentismo se convirtió en una constante a lo largo del debate, monopolizando en algunos momentos la discusión por encima de los temas propuestos por los organizadores.

"Usted pacta con aquellos que quieren romper España", dijo Casado al líder socialista en varias ocasiones a lo largo del debate, un mensaje al que Rivera se adhirió no sólo con su discurso, sino también de forma escénica, colocando sobre su atril una foto de Pedro Sánchez reunido con el presidente del Gobierno catalán, el independentista Quim Torra.

En el uso de su tiempo, Pedro Sánchez respondió acusando a Casado y Rivera de "utilizar la crispación como forma de hacer política" y recordó en distintas ocasiones el pacto que PP y Cs alcanzaron en Andalucía junto a la ultraderecha de Vox.


Por su parte, el análisis de Pablo Iglesias en cuanto a la política de pactos se centró en destacar que "se acabó el tiempo de las mayorías en España", lo que llevará a los partidos a buscar pactos con otras fuerzas para poder llegar a La Moncloa.

En ese sentido, a lo largo del debate los candidatos, además de reproches con sus adversarios, también intercambiaron algunos guiños con sus potenciales socios.

Por ejemplo, Pablo Casado, tras un pequeño intercambio de pareceres con Rivera, rebajó la tensión dedicándole la frase "usted no es mi adversario", lo que confirma la intención de los conservadores de pactar con los liberales, una línea a la que se sumó el dirigente de Ciudadanos afirmando que su intención es entrar a un Gobierno "constitucionalista" y "sin nacionalismos".

Por otro lado, Pedro Sánchez agradeció públicamente a Pablo Iglesias el apoyo a sus medidas sociales durante la pasada legislatura, aunque insistió en que la intención de los socialistas es gobernar en solitario.

"Se acabaron los gobiernos de partido único", respondió Iglesias, que explicitó su voluntad de pactar con el PSOE, a quien repetidamente pidió explicar si va a pactar o no con Ciudadanos, una pregunta que fue eludida por Sánchez pero que Rivera utilizó para cerrar la puerta a esa posibilidad.

Sputnik


Etiquetas: