Japoneses aprenderán desde primaria que islas disputadas son "tierras ancestrales"

  26 Marzo 2019    Leído: 231
Japoneses aprenderán desde primaria que islas disputadas son "tierras ancestrales"

 Varios archipiélagos que siguen siendo objeto de contenciosos territoriales entre Japón y sus vecinos –China, Corea del Sur y Rusia– figurarán como "territorios ancestrales" en libros de texto y mapas de escuelas primarias por decisión del Gobierno nipón, comunicó la agencia Kyodo.

El Gabinete alega que la decisión está "en línea con su política de defender la postura de Japón en relación con dichos territorios".


Hasta la fecha, los libros escolares catalogaban como "ancestrales" solo los llamados territorios del norte —Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai— del archipiélago sur de las Kuriles que Tokio reclama a Moscú desde 1945.

Japón se escuda en el Tratado Bilateral de Comercio y Fronteras que firmó con Rusia el 7 de febrero de 1855. Moscú, a su vez, subraya que esos territorios fueron traspasados a la Unión Soviética por acuerdos internacionales al término de la Segunda Guerra Mundialy que Rusia asumió la soberanía de dichos territorios como sucesora legal de la URSS.

La posición oficial con respecto a las islas Senkaku (Diaoyu, para los chinos), objeto de un litigio con Pekín, y las rocas de Liancourt, que Tokio reclama a Seúl, se explicaban hasta ahora a los alumnos de secundaria.

Desde los años 1970 Tokio y Pekín mantienen una disputa en el mar de la China Oriental por las islas Senkaku, como se conocen en Japón, o Diaoyu, según su denominación china.


Japón sostiene que las cinco islas son parte de su territorio desde 1895 y que antes no pertenecieron a nadie, a lo que Pekín contraargumenta que en los mapas japoneses de 1783 y 1785 se identificaban como territorio chino y habían estado bajo el dominio del Imperio Chino a lo largo de siglos.

El archipiélago, con una extensión de apenas seis kilómetros cuadrados, permaneció después de la Segunda Guerra Mundial bajo el control de EEUU que lo transfirió a Japón en 1972.

Tokio atribuye las reclamaciones chinas al descubrimiento de importantes reservas de hidrocarburos en la zona en los años 1970.


Las rocas de Liancourt se encuentran en el mar del Japón (mar del Este), a unos 200 kilómetros de la península coreana, en una zona de pesca y con reservas potenciales de gas natural y otros recursos. Tokio reclama a Seúl este archipiélago que los japoneses conocen como Takeshima y los surcoreanos, como Dokdo.

Seúl ya condenó en términos enérgicos la inclusión de "reclamaciones infundadas sobre las islas Dokdo" en libros de texto de primaria, al reafirmar que estos territorios "pertenecen a Corea del Sur geográfica e históricamente, así como acorde al derecho internacional".

"Exigimos que se cancele de inmediato esta decisión", manifestó el Ministerio de Exteriores surcoreano.


Etiquetas: