Una encuesta revela que más de 80% de los mexicanos son felices

  21 Marzo 2019    Leído: 472
Una encuesta revela que más de 80% de los mexicanos son felices

Más de 80% de la población mexicana está satisfecha con su vida, centrada en la familia, según una encuesta divulgada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con motivo del Día Internacional de la Felicidad.

Más de 80% de la población mexicana está satisfecha con su vida, centrada en la familia, según una encuesta divulgada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con motivo del Día Internacional de la Felicidad.

En una escala del uno al 10, el promedio de satisfacción con la vida en general considerado como "felicidad" es de 8,53, concluye la investigación realizada por el Seminario Satisfacción Subjetiva con la Vida y la Sociedad de la UNAM, abierto desde 2015.

El estudio demoscópico, analizado por expertos en diversas materias, indica que "la vida familiar ocupa el promedio más alto de satisfacción".

Los investigadores de la UNAM compararon sus resultados con el World Happiness Report de 2018, en el cual México ocupa el sitio 24 entre 156 países, entre las naciones más felices del mundo (2015-2018).

Ese ránking mundial considera "la percepción de las personas sobre su calidad de vida, y variables como la expectativa de vida, la generosidad y la percepción de corrupción".

Este 20 de marzo se celebra el Día Internacional de la Felicidad, y la fecha sirvió a la institución para presentar el estudio centrado en tres preguntas: ¿qué es la felicidad?, ¿qué nos hace felices?, ¿para qué queremos ser felices?, que "son cuestionamientos subjetivos, personales, a veces sin respuesta".

Desde 2013, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dedica cada 20 de marzo a la felicidad, como reconocimiento del importante papel que desempeña en la vida de las personas.

En 2015, el foro mundial lanzó los 17 objetivos de desarrollo sostenible, que pretenden poner fin a la pobreza, reducir la desigualdad y proteger nuestro planeta, tres aspectos primordiales que contribuyen a garantizar el bienestar y la felicidad.

¿Qué es la felicidad?
"Comer lo que nos gusta, criar hijos, tener familia, relacionarnos de manera positiva con la gente que nos rodea, son sólo algunos elementos de los muchos que contribuyen a lograr ese estado grato de satisfacción", señala el equipo de investigadores.

"La felicidad está en mí y no en lo que adquiero de afuera: reputación, fama o dinero", explicó Paulina Rivero, directora del Programa Universitario de Bioética.

El problema aparece "cuando creemos que la felicidad debe permear toda nuestra vida, pues debemos transitar por cada emoción que existe: tristeza, ira, ansiedad, miedo, etcétera; eso nos permite tener una correcta adaptación al medio", contrastó.

Aunque sea una sensación de bienestar muy intensa, "la felicidad nos resta atención en el ambiente y minimizamos errores que pueden ser importantes; es un estado deseado, pero de poca ponderación de los eventos que suceden", señala Rivero.

Desde esa perspectiva, "es importante no mantenernos completamente felices todo el tiempo".

Lo normal es transitar entre todos los estados emocionales, y por ejemplo, ante la pérdida de un familiar no se puede estar feliz, por eso "se necesita una regulación de las emociones".

El lugar que ocupa México en el ránking de las naciones más felices se relaciona con la importancia que le da la gente de este país a la familia.

"Si los individuos se aíslan pueden presentar emociones negativas, se deprimen más; si se reúnen, disminuye la sintomatología, aquí la aproximación es evidente: nos saludamos, nos abrazamos, y eso nos permite percibirnos más felices", dice el estudio.

¿Para qué queremos ser felices?, es una pregunta sin respuesta, "es un fin en sí mismo, es lo que todos buscamos, a lo que todos aspiramos", señala la académica.

Lo más importante no es el dinero, la fama o el poder, "sino tratar de ser felices y ayudar a que los demás también lo sean", dijo la académica formada en filosofía.

En la actualidad, para la mayoría de la gente la felicidad viene dictada por la publicidad.

"Nos hacen creer que seremos felices si logramos cierto estatus económico, si tenemos ropa de determinada marca, coche o apariencia, y una vez que lo logramos, la promesa no se cumple, porque eso no nos da la felicidad", opinó la filósofa.

Ante ese entorno, "tenemos que abrir los ojos y darnos cuenta de que tenemos que dejar de ser consumistas y apreciar lo que tenemos: salud, hijos, familia, trabajo (…), eso es lo que se requiere, lo demás sobra", puntualizó.Sputnik 


Etiquetas: