Así podrían las naves extraterrestres estar viajando por toda la galaxia

  18 Marzo 2019    Leído: 192
Así podrían las naves extraterrestres estar viajando por toda la galaxia

Un nuevo estudio considera la insólita posibilidad de que los alienígenas estén disparando rayos láser contra agujeros negros para extraer energía.

Un astrónomo de la Universidad de Columbia acaba de publicar en arxiv.orguna nueva suposición de cómo supuestascivilizaciones extraterrestres podrían estar recorriendo de un lado a otro la galaxia sin que nosotros nos demos cuenta: disparando láseres contra agujeros negros binarios (dos agujeros negros que se orbitan entre sí). Y lo mejor de todo es que la idea, en el fondo, no es más que una adaptación futurista de una técnica que la NASA lleva décadas utilizando en sus misiones a través del Sistema Solar.

En la actualidad, en efecto, las naves humanas se desplazan de un planeta a otro utilizando "pozos de gravedad" que las impulsan como si se tratara de enormes "tirachinas gravitacionales". La cosa funciona así: una nave entra en la órbita de un planeta, se acerca a él lo más posible para ganar velocidad y utiliza después toda esa energía extra para llegar más rápido a su destino. La física, además, nos dice que al hacerlo la nave absorbe una pequeña fracción del impulso del planeta a través del espacio, aunque el efecto es tan mínimo que resulta imposible de detectar.

Pero esos mismos principios básicos funcionan también en los pozos de gravedad alrededor de los agujeros negros. Por supuesto, esos pozos son muchísimo más intensos que los planetarios. Tanto, que consiguen no solo curvar las trayectorias de los objetos sólidos, como naves, sino también de la propia luz. De hecho, si un fotón (una partícula de luz), se aproxima mucho a un agujero negro (aunque no lo suficiente como para caer dentro), lo rodeará parcialmente y será después expulsado hacia atrás, exactamente en la misma dirección. Los físicos llaman a esas regiones "espejos gravitacionles", y a los fotones que rebotan "fotones boomerang".

Por supuesto, los fotones, que ya viajaban a la velocidad de la luz cuando llegaron al agujero, no aumentan su velocidad cuando salen rebotados de él (nada en el Universo puede moverse más deprisa que la velocidad de la luz), pero en el proceso sí que recogen una determinada cantidad extra de energía, que se manifiesta en forma de una longitud de onda mayor. En otras palabras, los fotones "salientes" transportan más energía de la que tenían cuando se acercaron al agujero negro.

Unidad de halo
De este modo, David Kipping, autor de esta nueva investigación, propone en su artículo que una hipotética nave espacial interestelarpodría disparar un láser directamente contra el espejo de gravedad de un agujero negro que se moviera muy deprisa alrededor de otro agujero negro (o lo que es lo mismo, un agujero negro binario). Cuando los fotones del láser volvieran sobre sus pasos, con mucha más energía que cuando fueron disparados, la nave alienígena podría volver a absorberlos y tansformar toda esa energía extra en impulso.

El sistema, que Kipping ha bautizado como "unidad de halo" tiene una gran ventaja con respecto a los métodos convencionales: no necesita una fuente masiva de combustible para acelerar y viajar a través del espacio. Las actuales propuestas de naves impulsadas por "velas de luz", al contrario, necesitan de mucha energía para alcanzar velocidades relativistas (fracciones importantes de la velocidad de la luz). De hecho, para ello necesitarían más energía de la que la Humanidad ha producido en toda su historia.

Pero con una "unidad de halo" las cosas serían muy diferentes. La energía necesaria podría, sencillamente, ser "extraída" del agujero negro en lugar de generarse a partir de una fuente de combustible.

Por supuesto, las unidades de halo también tendrían sus propios límites ya que, llegados a un cierto punto, las naves se alejarían tan deprisa del agujero negro que ya no podrían absorber suficiente energía luminosa como para seguir acelerando.

Paseo por la Vía Láctea
Para el investigador, una eventual civilización alienígena podría, en este mismo instante, estar utilizando un sistema similar para navegar a sus anchas por toda la Vía Láctea. Agujeros negros binarios, desde luego, no faltan. Y si el físico tiene razón, y esa supuesta práctica se utiliza de forma masiva, la contínua extracción de energía podría estar teniendo algún efecto en las órbitas de los agujeros negros. Es decir, que podríamos detectar signos de una civilización inteligente a partir de las órbitas excéntricas de los agujeros negros binarios que estuvieran utilizando para sus propósitos.

Claro que también es posible que no exista ninguna civilizaciónutilizando este ingenioso sistema para impulsar sus naves. Y en ese caso, razona Kipping, la Humanidad podría ser la primera en hacerlo.

Abc


Etiquetas: navesextraterrestres